El Colectivo de Mujeres de Lamultiforme organizó un encuentro con organizaciones de la sociedad civil que defienden y promocionan los espacios públicos en el distrito, para analizar la situación de las mujeres en el debate público, el lugar que ocupan y el que reclaman en las demostraciones masivas y qué escenarios se les presentan cuando deciden hacer visibles sus consignas y perspectivas sobre sus temáticas de interés.

Para Susana Ackerman, licenciada en educación, especialista en integración, y referente del Colectivo de Mujeres Lamultiforme, “cada tanto se gana la calle y eso el poder no lo puede permitir, y menos de las mujeres”.

“Si las mujeres circulamos debe ser de determinada manera y en un determinado horario, no es como ellos” dice una mujer y otra reafirma el comentario: “a las mujeres se nos penaliza fuertemente en la calle”.

Fue durante el encuentro que organizó el Colectivo de Mujeres de Lamultiforme con organizaciones sociales que defienden el espacio público, la semana última, con el fin de analizar cuál es la situación del género en movilizaciones y demostraciones públicas.

El momento elegido para la reunión no resulta casual. Entidades que suelen tomar la calle para hacer visibilizar sus reclamos, y organizaciones de derechos humanos, coinciden en que la violencia institucional, en este tipo de acciones, se hace común.

Por citar, durante la última marcha por la aparición de Santiago Maldonado, se viralizó en las redes digitales la imagen de un efectivo policial que literalmente pateaba, a la altura del pecho, a una mujer que intentaba fotografiar a un grupo policial de cerca.

Aquella imagen, además de revelar que entre los uniformados iban elementos de civil y que el camarógrafo que la filmaba, de un canal masivo, al toparse con el hecho giró la cámara para eludir mostrarlo cabalmente, expuso flagrante la violencia de género.

El encuentro

El lugar del encuentro tampoco es azaroso. Desde mediados de 2009 el Centro Cultural Lamultiforme propone un lugar de encuentro, arte, cultura, y un espacio de reflexión y coordinación de buenas prácticas sociales, para los vecinos de Munro y aledaños.

“Actualmente –explicó Ackerman– las mujeres nos preguntamos mucho por el espacio público, que justamente es donde se gestiona el poder: ¿Cómo y de qué manera ganamos la calle y tenemos más decisiones?

Entre los participantes había referentes y militantes de la Asamblea Unidos por el rio, del espacio La Galpona, de Villa Martelli y de otras organizaciones sociales que defienden las áreas públicas locales –costa, plazas- de avances inmobiliarios y otras amenazas.

“Es muy importante que las asambleas –propuso entonces, Carolina Luna, del Colectivo- tengan temáticas de género, así podrán ver hacia adentro la propia situación”, y Camila Lencinas enumeró cuestiones organizativas “difíciles de visualizar” para los varones.

Se refería a cuestiones personales como la vestimenta, de logística como el acceso a un baño, o las maneras de manifestar: los aerosoles para pintar consignas, o el uso del cuerpo, por ej., los desnudos de Fuerza Artística de Choque Comunicativo (FACC).

Sobre la recordada manifestación de la FACC, a las puertas del Congreso Nacional, que se viralizó en las redes digitales, recordaron que no pocos la criticaron por los desnudos. “A la mujer le buscan el pelo al huevo cuando se moviliza” graficó Lencinas.

¿Ir solas o acompañadas a las marchas? es otro de los interrogantes que surgieron y Silvia Mazzoni aportó: “Desde chicas nos dicen ´no salgas sola´ porque si vas sola ´no está bien visto´ o ´ahí a esa hora no tenés que estar´ nos dicen”.

 “Si lo haces sos una puta” afirmó una joven; Lara Guevara del Colectivo lo reafirmó: “Puta siempre y por cualquier cosa”, y Berenice Martorelli evaluó crítica: “Si estamos afuera ´tenemos menos tiempo´ para ´hacer las cosas de la casa´ adentro”.

 Cristina Ventura, otra de las mujeres del colectivo, en esta línea recordó que “la mayoría de los femicidios, abusos y violencias de género son dentro de casa ¿por qué deberíamos temer más el estar afuera?” se preguntó.

 “Pasa que en lo privado –explicó Ackerman entonces- se da la máxima expresión de lo que está legitimado en lo público”  y Berenice resumió el estado de situación: “Es arriesgado  para las mujeres poner el cuerpo”.

Para quienes lo conforman, el Colectivo de Mujeres Lamultiforme “es un espacio de participación y construcción de una mirada género, desde donde actuar para transformarnos y transformar la realidad que nos rodea”.

Entre sus objetivos está “identificar líneas de acción por la justicia y equidad de género”. Las interesadas en contactarse pueden hacerlo por Facebook en: Colectivo de Mujeres Lamultiforme, o en la sede del espacio, Sargento Baigorria 2433, Munro.

Gustavo Camps

Anuncios