Por “falta de apoyo en tiempo y forma” del INCAA -el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales- los organizadores tuvieron que suspender la realización del 16 Festival Internacional de Cine Nueva Mirada para la Infancia y la Juventud, cuya fecha estaba prevista del 14 al 21 de Setiembre. Lo informaron en un comunicado de prensa firmado por, Susana Velleggia, directora de la entidad promotora, Asociación Civil Nueva Mirada. La muestra es la única en su temática del país.

El Festival Internacional de Cine Nueva Mirada para la Infancia y la Juventud suspendió sin fecha cierta la su edición 16, cuya proyección estaba prevista del 14 al 21 de setiembre del corriente año, por “falta de apoyo en tiempo y forma” del INCAA.

La mala nueva se dio a conocer en un comunicado de prensa firmado por Susana Velleggia, directora de la entidad promotora, Asociación Civil Nueva Mirada, donde explica detalladamente la “nueva normativa” del INCAA que coartó la realización.

En la comunicación, fechada el ultimo 18 de setiembre, se aclara que “No hubiera sido posible sostener este exitoso Festival durante 15 años sin el apoyo del INCAA y la cooperación de los auspiciantes institucionales y embajadas de varios países (…)”.

Pero respecto del INCAA, se señala que los requisitos de la normativa actual “generan condiciones de inviabilidad” para festivales sin financiamiento de gobierno provincial o municipal, y de privados que no se adapten a condiciones férreas de auspicio.

Sobre esto último explica que deben ser “instituciones y empresas que puedan cubrir la casi totalidad del presupuesto y emitir cartas-compromiso en las que consten sus aportes económicos, antes de que el INCAA expida la resolución aprobatoria del evento”.

 Además revela que “Entre otras exigencias debemos presentar la carpeta del Proyecto recién en Mayo e incluir en la misma la programación detallada del Festival junto con la carta de la CAEC (calificadora oficial de filmes) con la calificación de los filmes”.

Esto, explica la carta, “suele estar disponible 15 días antes de la inauguración para lo cual la organización del Festival debe comenzar, a más tardar, a fines de Mayo -aprobación del expediente por el INCAA mediante-” tal como fue entre 1999 y 2015.

Nueva mirada

El Festival, como es conocido, programa cortos y largometrajes de animación y ficción de diversos países, estrenos sin pantalla en los circuitos comerciales. Las funciones, y actividades paralelas,  son con entrada libre y gratuita.

La concurrencia calculada es de alrededor de 30.000 chicos, chicas y maestros anualmente. La muestra es la única en su temática del país, y el más importante de América Latina por la cantidad y calidad de los filmes programados.

La pregunta que surge de esta suspensión es sobre quién se beneficia de que no se difundan producciones infantiles, como las que propone el festival, fuera de lo que los grandes estudios venden en el circuito comercial conocido.

La cuestión es, como explica la carta, que “Casi no se producen películas para los niños en la Argentina. Más del 90% del audiovisual para el público infantil proviene de un solo país que, ofertan “4 ó 5 películas”, en los primeros lugares entre las más taquilleras.

Estas películas comerciales exclusivamente, “cuentan con una profusa promoción y una merchandising que exacerba el consumismo de los niños, niñas y adolescentes y forman su capacidad de apreciación audiovisual conforme a un modelo único” se advierte.

Por ende, en la comunicación también se advierte que el público infantil “no goza del derecho a su propia identidad, cuya contracara es el derecho a la diversidad cultural. Ambos consagrados por varias convenciones internacionales de derechos humanos”.

GC

Anuncios