Con críticas a medios de comunicación masiva y a dirigentes del gobierno nacional la familia de Santiago Maldonado expresó su tristeza y frustración por la desaparición del joven y los pocos aportes, sobre todo del ministerio de Seguridad y la Justicia, para esclarecer el caso. La manifestación en Plaza de Mayo fue a plena luz del día, y sin incidentes. De manera totalmente aislada un grupo de tres, o cuatro encapuchados, agredió a periodistas de Crónica y C5N, luego, durante la desconcentración, cerca de la catedral. Participaron más de 100.000 personas, solo en la CABA. No hubo operativos ni presencia policial evidente.

La manifestación pacífica, por Santiago Maldonado, a dos meses de su desaparición forzada, fue masiva en Plaza de Mayo, pese a la jornada lluviosa. Los únicos oradores fueron familiares de Santiago, sus hermanos y cuñadas, que dejaron ver su sentimiento de tristeza y frustración por cómo el gobierno lleva la causa.

Antes de los discursos de Carolina, Germán, Andrea y Sergio, varios cantantes y actrices y actores -entre los que se destacaron Teresa Parodi, Liliana Herrero y Alejandra Darín- leyeron poemas alusivos a Maldonado y su desaparición forzada, también se proyectó un video con música alusiva a cargo de cantantes populares.

plaza de mayo 1.10 santiago maldonado
Alejandra Darín, Teresa Parodi y Liliana Herrera leyeron poemas en el acto por Santiago Maldonado

“No es odio es dolor” explicó sus sentimientos Andrea con críticas a medios masivos y al Estado. Le siguió Germán Maldonado que también cuestionó el accionar de medios masivos: “no se imaginan el daño que causan al crear noticias inverosímiles (…) con el único fin de generar discusiones, controversias y animosidad en la población (…)”.

Luego, entre aplausos, exhortó a los periodistas empleados en esas empresas de noticias a que “Tengan un poco de amor propio por la profesión y por ustedes mismos. No se dejen usar como marionetas por un par de billetes (…).  Y les reclamó “un poco más” de lógica “respeto y profesionalismo periodístico”.

 De parásitos y zánganos del Estado

Germán luego cuestionó a “todos los políticos que se llenan la boca hablando de democracia, transparencia, verdad y honestidad” y  “después salen”  en medios y otros ámbitos “diciendo ´la familia Maldonado politiza la desaparición de Santiago´ o ´hay partidos u organismos de derechos humanos que no quieren que Santiago aparezca´”.  

 “A esos zánganos del Estado y parásitos del proletariado –les aclaró- la familia Maldonado no milita en ningún partido político, y el tema es político desde su inicio cuando la Gendarmería se lleva a mi hermano, ya que esa institución está supeditada al gobierno y a ustedes, políticos de turno, y principales responsables de la desaparición”.

 “Esa es la verdadera politización –sostuvo Germán- Ellos los que deben aclarar ante la sociedad Argentina ¿Dónde están que no los veo (…)?:  ¿Vieron a (la diputada oficialista Elisa) Carrio? Yo no la vi. A (jefe de Gabinete Marcos) Peña, a Michetti, a Macri, a Vidal, a Bullrich. Nunca vienen a apoyar acá, ni a ningún lado, y nunca llaman (…)” reveló.

“Los que no quieren que aparezcan son ustedes mangas de…mentirosos e infames políticos de cuarta, que lo único que hacen es desacreditar a toda la gente que apoya y pide una respuesta (…)” denunció el hermano de Santiago y exhortó: “Ustedes son los responsables, son cara de piedra, dejen de tirarle el fardo a los demás”.

 Germán fue muy duro también con la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, a la que acusó de encubrir a la Gendarmería: “Queremos que aparezca Santiago (…) Es vergonzoso lo que pasa en esta sociedad en relación a los derechos humanos, que después de 40 años tengamos que decir Santiago Maldonado presente ahora y siempre”.

Germán habló con dolor. “Estamos retrocediendo en la historia –le advirtió a la sociedad- si seguimos así vamos a terminar arrodillados besando la mano de los señores feudales. Si queremos una sociedad más justa, tendremos que tomarnos un tiempo y plantearnos que sociedad queremos para nosotros y nuestros hijos (…)”. Y agradeció.

Con el mismo dolor de Germán, de Carolina, su otra cuñada, Andrea expresó: “(…) Comprenderán  que para nosotros, más allá de toda consigna, Santiago es hijo, hermano, cuñado, amigo. Es el dolor constante (…) de no saber dónde está, que aumenta con solo pensar en que los responsables pueden quedar impunes”.

 Andrea reveló que aunque anhelaban lo mejor de la Justicia “fuimos testigos y víctimas de una Justicia parcial, lenta e ineficaz”. La mujer expresó esperanza tras la designación de un nuevo juez. “(…) Nuestra familia, nuestro país necesitan comprobar que el Poder Judicial puede resolver el caso sin interferencias ni presiones de ningún tipo” sostuvo.     

 La cuñada de Santiago denunció que el ministerio de Seguridad “no hizo más que entorpecer el proceso para llegar a la verdad” de la desaparición forzada de Santiago, y como hace un mes en la primera marcha, Sergio, el hermano del joven, ella volvió a pedir la renuncia de la ministra Bullrich.

Además cuestionó “el destrato para con la familia” del titular de Derechos Humanos, Claudio Avruj. La mujer acusó al funcionario de “distraer el correcto devenir de la causa” y de no haber contenido a la familia ante la situación de desaparición de Santiago; luego afirmó que “aún con esta mochila de dolor no vamos a bajar los brazos”.

 Sergio, al final, leyó otra sentida carta para Santiago, donde le expresó su amor filial, y dio cuenta de la masividad del reclamo de aparición por su hermano. Luego recordó la carta de su hermano Germán, “a un gendarme bueno”, donde pedía la colaboración de esa fuerza, pero reconoció que no tuvo el efecto buscado.

El hermano de Santiago cargó contra “ministros, jueces y fiscales que solo cuidan sus intereses” y le preguntó “a la autoridad máxima de nuestro país, al señor presidente Mauricio Macri y a todos sus ministros ¿Dónde está Santiago Maldonado?”.  Luego agradeció la masiva presencia de público en la manifestación.

Tras la finalización del acto, a dos meses de la desaparición forzada de Maldonado, los organizadores llamaron a la desconcentración pacífica de la plaza, sin aceptar provocaciones, algo que los manifestantes acataron naturalmente. El acto concluyó pacíficamente pasadas las 17,30.

La excepción que confirmó la regla fue el censurado accionar de tres o cuatro jóvenes encapuchados que, aisladamente, y sin la aceptación de los manifestantes que se retiraban  cerca de ellos, la arremetieron contra una periodista y un camarógrafo, cerca de la catedral. Las fotos de los desubicados están en redes digitales y medios varios.

Gustavo Camps

Anuncios