“En Argentina el Gobierno del Presidente Macri está utilizando al Poder Judicial para perseguir a los dirigentes opositores” denunció en un comunicado de prensa el espacio Unidad Ciudadana liderado por la ex presidenta y senadora nacional electa, Cristina Kirchner. De esta manera salió al cruce de una serie de decisiones del Poder judicial y del Ejecutivo mismo, que ostensiblemente pusieron en la mira a ex funcionarios del gobierno anterior.

Unidad Ciudadana denunció en un comunicado de prensa lo que caracterizó como  “la delicada situación que atraviesa la democracia argentina, donde se ha vulnerado (o se ha terminado) el Estado de Derecho y la división de poderes”.

Fue días atrás, el línea con la detención del ex vicepresidente, Amado Boudou, por decisión del juez Ariel Lijo, pero también en el contexto de la renuncia de la procuradora Gils Carbó, impulsado abiertamente por el gobierno desde que asumió.

Asimismo, fue suspendido el juez platense, Luis Arias, que venía fallando contra el tarifazo en servicios públicos promovido desde el gobierno. Para el espacio se trata de “una maniobra de disciplinamiento como pocas veces se ha visto en la historia del país”.

 “El objetivo de esta persecución judicial –explicó el espacio en el comunicado- es precisamente atemorizar a los dirigentes de la oposición para que sean sumisos ante la segunda fase del ajuste que se busca implementar”.

El comunicado hace notar que Lijo es el mismo juez que investiga la causa Correo Argentino, donde “está imputado el presidente, Mauricio Macri, y su familia, como dueños de la empresa SOCMA” con “una deuda de 70.000 millones de pesos” con el Correo.

Debido proceso

El espacio kirchnerista centró las críticas en el caso del ex vicepresidente, y en esta línea consideró que “Esta más que claro que la privación de la libertad del ex vicepresidente no tiene nada que ver con la causa por la que se lo investiga”.

Así, Unidad Ciudadana aseveró que “es claro que la actual situación procesal del presidente Macri, en cuanto a la posibilidad de obstrucción de la justicia en la causa propia es infinitamente más grave, por cierta, concreta y efectiva, que la del ex vicepresidente”.

El espacio también denunció “un gran show político, mediático y judicial digitado desde el Gobierno, que consta de dos claros objetivos: “atemorizar a cualquier dirigente opositor (…)” y “distraer a la ciudadanía argentina” con una “agenda judicial”.

Para el espacio opositor, en definitiva, lo denunciado es una “maniobra intimidatoria y extorsiva” para “disciplinar” a dirigentes sindicales y opositores, especialmente legisladores, “para que voten precarización laboral e impuestazo”.

Unidad Ciudadana reafirmó, asimismo, que “nunca nos opusimos ni nos opondremos” a investigaciones judiciales a funcionarios del anterior o del actual gobierno , pero aclararon “en el marco del debido proceso y del respeto a las garantías constitucionales,

El miércoles de esta semana que se va, además, personalidades de campos de la cultura, las ciencias sociales, las leyes y los derechos humanos encabezaron una convocatoria en el propio Congreso para denunciar una situación similar.

 

Anuncios