En un multitudinario acto frente a la explanada del Congreso Nacional, las centrales de trabajadores exhortaron a los legisladores a no aprobar las leyes de las reformas de flexibilización laboral, tributaria y previsional, que propone el gobierno para ajustar salarios y jubilaciones. Hablaron, Hugo Yasky, de la CTA; Pablo Micheli, de la CTA Autónoma; Pablo Moyano, secretario general de la CGT  y Sergio Omar Palazzo, de bancarios y líder de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT).

Cientos de miles de trabajadores sindicalizados, militantes y cooperativistas de los movimientos sociales se congregaron en la plaza Congreso para que se haga visible su desaprobación a la reformas del gobierno –flexibilización laboral, tributaria, y previsional- y exhortar a los legisladores a que no las aprueben.

Hoy se trataba en el Congreso la reforma previsional que baja los índices de aumento de las jubilaciones, en tanto propone que solo se aumenten por inflación. Días atrás Diputados pateo para diciembre la reforma que apuntaba a la flexibilización laboral, según el curioso argumento del gobierno nacional, para  “bajar” el desempleo.

Marcha CGT
El palco en la plaza del Congreso

Hugo Yasky, de la CTA; Pablo Micheli, de la CTA Autónoma; Pablo Moyano, secretario general de la CGT  y Sergio Omar Palazzo, de bancarios y líder de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT), llamaron a la unidad de la clase trabajadora y exhortaron a los legisladores a no votar las reformas propuestas por el gobierno

El primero en dirigirse a los manifestantes, cuyas columnas no dejaban de llegar tras el comienzo del acto, fue Yasky, que sobre su rol sindical afirmó: “no queremos entregar las conquistas del movimiento obrero”; y advirtió a los senadores, que se aprestaban a tratar la reforma previsional, que la aprobación “no es el mandato” que les dio el pueblo.

“Las pymes están con nosotros” destacó también el dirigente para diferenciar a los pequeños empresarios de “los parásitos que viven de la teta del Estado” y que son las que “quieren la reforma laboral” –se entendió que aludía, entre otras, a las empresas de la familia Macri que ha negociado con el Estado por años- afirmó.

Marcha CGT 5
Los maestros pararon hoy por 24 horas

Yaski ponderó que había en las calles camioneros, bancarios, cooperativistas de los movimientos sociales –dos veces los nombró en su discurso, seguramente porque representan a los más desposeídos- trabajadores estatales y maestros, en una clara señal de unidad en la que se alistó.

El dirigente de la CTA señaló que el ajuste “no está en la mesa de los debates y advirtió que “empieza la cuenta regresiva para el ajuste” en alusión a que si el gobierno mantiene el avance sobre los derechos de los trabajadores va a encontrar oposición. Luego habló Micheli y también apeló a la unidad de los trabajadores.

Sobre la multitudinaria marcha señaló que “es el producto de la unidad que multiplica”. Luego sobre el ajuste del gobierno explicó que “acá hay una decisión política” para avanzar sobre los derechos; puso de relieve que “ya no son los gerentes, están los dueños en el gobierno”, y advirtió la represión que implica la imposición del modelo.

Agradecimiento a Mons. Ojea

Luego el camionero Moyano agradeció al obispo de San Isidro, Mons. Oscar Ojea, que días atrás, al presentar a la nueva Comisión Episcopal Argentina, que él preside, había pedido que “no se vulneren los derechos laborales” en tanto “para la doctrina social de la Iglesia el trabajo no es una mercancía sino un ordenador de la vida”.

Marcha CGT 3
Banderas sindicales diversas en la plaza del Congreso

 Moyano aseguró que la CGT asumirá la meta de las unidad de los trabajadores “ese es el compromiso, siempre y cuando este gobierno quiera quitarle derechos a los trabajadores” afirmó; y  aseguró que desde la CGT “Vamos a dar pelea cada vez que el Gobierno intente llevarse por delante a los trabajadores”.

 El último orador fue el bancario Palazzo que igual que el resto llamó a la unidad y como para que no queden dudas afirmó: “rechazamos, repudiamos y le decimos no a la reforma laboral, a la reforma tributaria y mucho más a la reforma previsional”. Palazzo puntualizó críticas a la refrma laboral cuyo tratamiento quedó postergado.

Sobre la flexibilización laboral señaló que “busca suprimir derechos”; destacó que “afecta a los trabajadores y a sus organizaciones” y criticó la teoría de que “crea empleo” al recordar la pérdida de puestos de trabajo en los años ´90. “Señor Macri, señores legisladores: basta de ajuste, basta de miseria” exhortó el dirigente bancario.

A la par del acto de los trabajadores, en el Congreso se debatía la reforma previsional. Luego seguirá la reforma tributaria. Como se recordará, el oficialismo (Pro, UCR, etc) no logró el quórum necesario  para tratar la reforma laboral que será tratada luego del 10 de Diciembre, cuando se haya completado el recambio legislativo.

Gustavo Camps