por Héctor Rodríguez* 

Héctor RodrigueZ

¿La “libertad” de expresión de las redes sociales digitales es tan libre como dice el mito? ¿En las redes digitales se respira tanta libertad como dice el mito? En esta columna, donde relata lo acontecido con la periodista y locutora feminista, Liliana Daunes,  el vecino sanisidrense, Héctor Rodríguez, miembro siempre activo de la comisión por Memoria Verdad y Justicia Zona Norte pone en tela de juicio el mentado “laissez faire, laissez passer” de las redes sociales.

Resulta que hace poco esta red social, FB, la plataforma virtual más grande del mundo con 2100 millones de usuarios, de acuerdo a su particular política de normas restrictivas le suspendió la cuenta por 30 días a la periodista Liliana Daunes. ¿El pecado? Haber divulgado en su muro la reciente Marcha del Orgullo Lgttbiq donde una imagen en la vía pública mostraba a una joven con sus tetas al aire. ¿Y el pecado mortal? Que en la imagen se distinguían claramente sus pezones. ¡No! Dios nos libre y nos guarde. Tras devolverle la cuenta a Daunes, acaba de ocurrir un episodio similar con Mariana Carbajal, a quien le bloquearon su cuenta durante 24 horas.

Uno puede publicar la foto de un niño hambriento en el sur africano, de un migrante moribundo yaciendo en alguna playa europea o a una manga de energúmenos con trajes de robocops gaseando y baleando a mansalva a jubilados en la puerta del Congreso. Es más, puede subir el video de un discurso del presidente argentino, plagado de cinismos, mentiras y falsedades. Pocas cosas existen más violentas y pornográficas que ésa.

Sin embargo, con eso no hay problemas. Eso sí: ni se les ocurra mostrar a una joven amamantando a su niño o pezones femeninos al aire (prácticamente iguales a los masculinos, mirá vos) pues corren el grave riesgo de caer bajo el imperio y la censura de quien domina a su antojo los contenidos, como lo es esta popular red social. Feo. Nena mala. Caca. Eso no se hace. ¡Pida perdón!

Facebook, ese monstruo virtual que crece y pisa fuerte, seguirá decidiendo como le venga en gana sus políticas arbitrarias hasta que millones de ignotos como vos y como yo busquemos la mejor manera de imponer reglas claras (donde ahora hay un agujero legal) que echen por tierra definitivamente la discriminación de género.

HR

  • Comisión Memoria Verdad y Justicia Zona Norte
Anuncios