Tras la poda anual, la municipalidad recicló las ramas podadas de 40.000 árboles del distrito. Las ramas fueron trituradas y serán utilizadas como abono en huertas y espacio públicos, se informó en un comunicado de prensa.   El distrito tiene, según cálculos de la comuna, 180.000 árboles en la vía pública. La poda se planifica en ciclos de cuatro años.

Durante el año que se acaba de ir el servicio municipal de poda incluyó los barrios de Martínez centro y oeste, Villa Adelina, Boulogne, Barrio Jardín y Beccar. El ciclo de poda dura cuatro años, informó la comuna y explicó que eso equivale a que tras cada periodo  se vuelve a ralear el mismo árbol.

“Fueron trabajos intensivos de mantenimiento en el arbolado urbano de todo el partido” señaló Tomás Rodríguez, de la Subsecretaria de Espacio Público, y destacó que la tarea apunta a que los follajes en exceso “no afecten el desarrollo de la vida en la ciudad”. El funcionario calculó en 180.000 la cantidad de árboles en la vía pública.

 “Las tareas de mantenimiento del arbolado son planificadas y cada cuatro años vuelven a pasar por la misma zona” especificó el funcionario y explicó que en los operativos “el Municipio desplegó un equipo de ingenieros agrónomos, hidrogrúas y máquinas de chipeo que trituran ramas para liberar la calle lo antes posible”.

“Ese reciclado verde que resulta de la trituración de ramas –agregó- lo reutilizamos en abono para huertas y espacios públicos, donde crece el pasto sin necesidad de tener que ir a comprar panes de pasto. Esto también permite llevar menos residuos a los rellenos sanitarios y colaborar con el cuidado del medioambiente”, aseguró Rodríguez.

Anuncios