Es por el conflicto del sistema jubilatorio del Banco, derogado por una ley provincial, en diciembre último,  que subió la edad jubilatoria de 57 a 65 años y achicó de 82% a 70% el porcentaje del salario que se reconoce para la jubilación. Concluyó sin soluciones la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo. La medida se repetirá también jueves y viernes de la semana que viene.

El 18 de diciembre fue tumultuoso a nivel nacional  por el ajuste a jubilados,  amparado por una ley del Congreso Nacional, pero paralelamente, en la Provincia de Buenos Aires el Congreso Provincial aprobó un ajuste para jubilados y pensionados bancarios que también fue conflictivo, aunque pasara inadvertido

La ley provincial, entre sus medidas más polémicas, sube de 57 años a 65 años la edad jubilatoria, con 35 años de servicio, a partir de un sistema gradual que se completará entre 2020 y 2028, y comenzará con 61 años; y baja en 12 puntos el porcentaje de equivalencia entre un sueldo activo y el jubilatorio, del 82% al 70%.

congreso14-11
Los bancarios movilizados contra el ajuste en su régimen jubilatorio

Con esta medida, que la oposición no acompañó con sus votos, y solo aportó con el quórum un bloque minoritario de peronistas, la gobernación bonaerense –del Poder Ejecutivo, a cargo de María Eugenia Vidal, salió el proyecto que aprobó la legislatura- le apuntó al déficit de la Caja de Jubilaciones sin anestesia ni políticas alternativas.

De allí que Otro punto conflictivo es el que dispone que el déficit de la Caja quede a cargo del Banco, pero hasta donde el Directorio lo disponga, con lo cual, es verosímil suponer que si no se hace cargo de la totalidad del déficit, por decisión de sus directores o porque no tiene recursos para eso, no se asegura el pago de las jubilaciones.

En un comunicado público, que está colgado de su página institucional, la Bancaria anunció: “1. PARO DE 48 HORAS, los días 1 y 2 de febrero, comenzando a partir de las 00,00 hs. del jueves 1 (…) sin concurrencia a los lugares de trabajo”; y lo mismo para la semana siguiente del jueves 8 y viernes 9 de febrero.

En la comunicación firmada por el secretario, Sergio Palazzo, y la comisión directiva, se explica que se va al paro tras una conciliación obligatoria “respetada en todos sus términos por la Asociación Bancaria (…) En ella tuvieron lugar diversas reuniones técnicas. No se llegó a un resultado favorable debido la negativa gubernamental”.

Gustavo Camps

Anuncios