Tras una viralización en Whatsapp y en redes sociales sobre el supuesto “cierre permanente” de la guardia y la terapia intensiva (UTI) del Hospital provincial del Tórax Cetrángolo,  el administrador de la reconocida entidad, Ubaldo Fernández, aclaró que “se había decidido cerrar provisoriamente la UTI por falta de 4 médicos de guardia” (…) “a la espera de una respuesta favorable del ministerio”, que finalmente llegó y desde ayer sábado el servicio es normal. Además, la guardia (otro servicio diferente a la UTI) nunca cerró.

Las redes sociales y la tecnología de los celulares hacen que las palabras se difundan muy rápido. Difundir es muy fácil, pero no es informar. Tal vez esto es lo que diferencia el periodismo de lo que es solamente la tenencia de buena tecnología.

Ante la viralización de un supuesto “cierre permanente” de la guardia y terapia intensiva (UTI) del Hospital provincial del Tórax Cetrángolo, en Vicente López, el administrador, Ubaldo Fernández, tuvo que salir a aclarar cómo fue la situación en realidad.

hospital Cetrángolo
El administrador Fernandez pidió a la sociedad “estar atentos”

Fernández lo aclaró desde su Facebook: “muchas publicaciones que salieron en los medios son falsas”;  y reveló que si bien existió la decisión de “cerrar provisoriamente la UTI por falta de 4 médicos de guardia” la semana próxima, esta no se llevó a cabo.

Fernández publicó en mayúsculas su mensaje, para que se tenga en cuenta. Allí destacó que  “En ningún momento se cerró la guardia y quedamos a la espera de una solución que aparentemente llego en unas horas reabriendo el servicio el día sábado a la mañana”.

 En resumen, el problema fue en la UTI, que funciona desde el sábado a la mañana, pero la guardia –un servicio distinto a la UTI, y muy usado por pacientes de toda la provincia, además- con sus aciertos y deficiencias de siempre, nunca se cerró.

Fernández aclaró también algo que es muy conocido por el periodismo, las administraciones municipales y los interesados: “es bueno saber que hace más de un año  ponemos avisos clasificados” pero no hay aspirantes por los bajos salarios.

Y reveló algo que también influye en la falta de cargos profesionales: “cuando conseguimos alguno no tenemos el nombramiento correspondiente”. Y señaló que estos problemas son en todos los hospitales provinciales, no solo del Cetrángolo.

Así las cosas también es bueno aclarar que Fernández le pide a la sociedad atención, pues si esta vez el cierre fue por unas horas y se reabrió luego, o en definitiva no ocurrió lo peor, el cierre permanente, nada asegura el futuro.

“Estemos atentos por el bien de la salud pública y por una cantidad enorme de derivaciones de casos muy complejos que nos llegan de todos los lugares de Buenos Aires, y de todas las provincias” exhortó el administrador del Cetrángolo.

Luego destacó: “(…) la mayoría de los casos se resuelven exitosamente en nuestro hospital y con el cierre de la terapia se perdería esta atención de excelencia y al permanecer cerrada, arrastraría a muchos otros servicios (cirugía, endoscopias, internación, etc.) y podría correr peligro nuestra fuente de trabajo”.

Fernández, asimismo, reconoció el hecho de que al viralizarse la información errónea el hospital recibió un cúmulo de adhesiones, entre ellas, las de otros sindicatos que sufren despidos y avances de la actual gestión de gobierno.

Y volvió a exhortar: “pedimos que enérgicamente pidan una remuneración justa para todos los empleados de hospitales provinciales y que se regularice la situación de muchos compañeros que tienen becas hace más de cinco años y nunca llegan sus nombramientos”.

Gustavo Camps