Fue en la parroquia Ntra. Señora de Carupá. En la homilía, el padre José Luis Quijano, leyó una carta de otro sacerdote con una semblanza del Padre Pancho. Antes, los abogados, Martín Sánchez, del Obispado de San Isidro, y Pablo Llonto, especialista en derechos humanos, expusieron sobre la causa judicial que investiga desde 2012 el asesinato del cura obrero. Estuvieron, entre otros, el intendente de Tigre, Julio Zamora, y el sacerdote, Eduardo de la Serna, de Curas en Opción por los Pobres.

El cura párroco de Ntra. Señora de Carupá, Jorge Marenco, estaba atento aunque tranquilo. Los presentes en el homenaje al Padre Pancho Soares fueron muchos. Familiares de víctimas de la última dictadura, militantes de diversas causas y feligreses asiduos de otras parroquias también acompañaron el martes último el recuerdo.

También dijeron presente la Comisión Memoria Verdad y Justicia Zona Norte (CMVJ) y el Grupo de Curas en la Opción por los Pobres –estuvieron el padre, Eduardo de la Serna, entre otros- dos entidades de las que el padre Jorge, como lo conocen sus feligreses, forma parte activa. Además, estuvo el intendente de Tigre, Julio Zamora.

Padre Pancho 42 años 2
Testimonios sobre el querido Padre Pancho

Durante la celebración religiosa, a 42 años del asesinato, el padre José Luis Quijano leyó párrafos de una carta del padre Osvaldo Graciani (ya fallecido) -que lo sucedió tras su asesinato- con una emotiva semblanza. Varios trabajadores y Rufina Gastón, de la CMVJ, que lo conoció y tuvo trato con él, también dieron testimonio.

Antes los abogados, Martín Sánchez, del Obispado de San Isidro, y Pablo Llonto, especialista a cargo de varias causas, y que hiciera la denuncia por el asesinato de Pancho, en noviembre de 2012, pasaron revista por la situación judicial del caso. El Obispado de San Isidro en querellante en la causa desde noviembre último.

La causa

En dialogo con Denorteanorte.com el abogado Sánchez explicó que la importancia de la acción del Obispado de San Isidro radica en que “hasta ahora no había ninguna parte procesal presentada, que tenga como objetivo la investigación concreta del asesinato del padre Pancho”. Es decir, la Justicia investigaba de oficio.

Padre Pancho 42 años Los abogados Sanchez y Llonto
Los abogados, Sánchez y Llonto

“Como explicó mi colega Pablo Llonto -agregó luego- cualquier particular puede presentar una denuncia. Pero cuando se investigan, homicidios, secuestros, delitos de este tipo, y más cuando son de lesa humanidad, el Estado, a través de sus órganos judiciales, tienen la obligación de investigar de oficio (los fiscales por ejemplo)”.

Y señaló: “No obstante, también la ley permite la figura del “querellante” para que ayudando al fiscal  se pueda avanzar en la investigación. Esto repercute en que hay una mirada más concreta, más específica en el legajo del Padre Pancho  y bueno, de alguna manera permite un avance, esperemos, más eficaz”.

Sobre los avances en la causa Sánchez sostuvo: “Uno es la presentación del Obispado. Solamente hay dos obispados que se presentaron como querellantes en una causa, uno es el obispo de La Rioja, investigando el crimen del obispo Angelelli, y el otro ahora es el obispo de San Isidro (Mons. Oscar Ojea). Esto es un avance en sí mismo”.

Padre Pancho 42 años Ruffi y el padre Marenco
Ruffi Gastón y el padre Marenco, párroco de Ntra. Señora de Carupá, en Tigre (Foto Marisu Hernández)

“Después –reveló el letrado del Obispado- ha habido una declaración testimonial de un testigo que expuso hechos conocidos por él y que antes no se habían acreditado al momento del asesinato del Padre Pancho. Este también es un avance importante” evaluó Sánchez.

 Llonto, avezado en las causas judiciales por derechos humanos, varias de las cuales lleva y llevó adelante en representación de víctimas y sus familiares,  ponderó el paso del Obispado y se mostró optimista: “(…) el crimen perfecto no existe; se encontrará a los genocidas, queden uno, dos, y seguramente llegará el juicio oral” sostuvo.

 Luego consideró que el ingreso del Obispado en la causa puede deparar un nuevo escenario: “Como muchas cosas en la vida, las cosas empiezan a definirse mejor a partir del ingreso de otros protagonistas, que por el nombre o lo que representan como institución tienen más peso que un familiar”.

 Y ejemplificó: “Es lo que vivimos como ciudadanos cuando tenemos que hacer un trámite, sea administrativo, judicial o legislativo. Sabés que si aparecen “determinadas” representaciones la cosa cambia. La llegada del Obispado sin duda va a impulsar más el caso del Padre Pancho” .

“Yo lo he visto en algunas causas en las que empujando, empujando –reveló el abogado- llega como querellante una embajada europea y ves que lo que vos (un abogado) pedías y te decían “espere tres o cuatro meses la audiencia, por ejemplo” con la embajada sale “para quince días. No debería ser así pero es así”

 Y puntualizó: “Desde el inicio se tomaron algunas medidas, se buscaron testigos que pudiera haber y aparecieron algunas documentaciones, bueno, que empiezan a indicar la presencia de personal policial de la Policía de la Provincia, se busca por ese lado. Hoy apareció una testigo acá, vamos a ver qué puede aportar”.

Gustavo Camps

Anuncios