Ayer jueves las clases comenzaron en el arroyo Caracoles. En una polémica y rechazada medida, la gobernación bonaerense había dispuesto el cierre con el argumento de que el arroyo no estaba dragado (lo tenía que dragar, justamente Provincia). La comunidad puso el grito en el cielo, las municipalidades de Tigre y San Fernando apoyaron, igual que el Concejo Deliberante de San Fernando –jurisdicción donde está la escuela- y los sindicatos docentes.

“Hoy la historia del Caracoles ya es otra” dijo, Amelia Torrilla,  la directora de la EP 25, del arroyo Caracoles, ayer jueves, antes de inaugurar el ciclo lectivo. No era para menos. La Gobernación había intentado cerrar el establecimiento y fue tal el rechazo de la comunidad y todo el arco social, político y sindical, que tuvo que dar marcha atrás.

San Fernando caracoles 2
La movilización fue en varios frentes contra el cierre

“El martes (13-3) a las 6 de la tarde nos dieron la noticia; fueron más de 15 días de lucha, así que estar hoy (ayer) acá, poder abrir la escuela, haber ingresado sin ningún inconveniente, la verdad que (estamos) muy contentos esperando realizar el acto de inicio” expresó la docente conmovida por los días de incertidumbre que le toco vivir.

Y resumió lo acontecido: Hoy lo destacaré cuando diga mis palabras, los gremios, ATE, los concejales, el Intendente Andreotti, los maestros, los profesores y las familias que estuvieron una semana y media resistiendo, esperando, armando asambleas, pensando qué hacer, así que estoy muy feliz por ellos; es sumamente gratificante”.

La escuela 25 es una entidad, que en esa zona de la segunda sección de islas, cumple una función social de integración y de referencia institucional que excede lo educativo. La incomprensible medida no tuvo un solo apoyo, más que entre algunos de los partidarios y funcionarios de la Gobernación, ni siquiera en todos, según trascendió.

San Fernando caracoles andreotti
Andreotti, el intendente de San Fernando, es recibido por, Amelia Torrilla, la directora de la EP 25 del Caracoles

También, Griselda Cánepa, la auxiliar del establecimiento –en rigor allí funcionan dos escuelas, también el jardín de infantes de matricula reducida Jirim N° 1-  que trabaja allí hace treinta años, de chica concurrió como alumna y recordaba que su mamá la llevaba en su bote, valoró el acuerdo comunitario para defender la escuela.

 “Mi sueño era cumplir los 100 años del establecimiento antes de retirarme, eso estaba muy lejos, pero hoy estoy muy contenta porque lo estamos haciendo realidad con toda la gente y los que apoyaron, la comunidad de las otras escuelas, todos unidos para lograr esto: que la escuela no se cierre”, expresó.

El Intendente sanfernandino, Luis Andreotti, que también estuvo presente en el primer día de clases, reconoció el compromiso comunitario que hizo revertir la medida y evaluó: “(…) Siempre estamos al lado de la comunidad escolar, apoyando la educación pública tanto municipal como provincial. Aunque esta última no nos corresponde, invertimos mucho.”.

“Todo el apoyo de las familias isleñas, los trabajadores de la educación y la comunidad educativa en general, y toda la fuerza que han hecho para que se revierta esto, hoy da sus frutos (…) Esto es realmente un logro de toda la comunidad (…) y esa medida arbitraria que se tomó, hoy podemos dejarla en el olvido.” resumió el intendente.

GC

Anuncios