En un documento público el colectivo de religiosos católicos criticó la oportunidad en la que el oficialismo presentó un proyecto de ley para debatir la despenalización del borto, al compararla con medidas concretas de apoyo a embarazadas durante el último gobierno. Además denunció: “La lógica de los poderosos, de los fuertes, que deciden sobre los que menos posibilidades tienen, es la lógica dominante.” Entre los firmantes hay curas de las diócesis de San Martín y San Isidro.

 “No necesitamos agregar más muertes. Nuestros barrios necesitan propuestas de vida digna. Y una sociedad que proteja al más débil” manifestó el colectivo de Curas Villeros en un documento que puede leerse como una crítica al gobierno nacional por promover el debate parlamentario respecto de la despenalización del aborto.

En la región curas villeros (Foto AICA Agencia católica de noticias)
El padre Pepe Di Paola, (izq.) del movimiento de curas villeros

Entre los firmantes están el P. José María “Pepe” Di Paola de Villa La Carcova, 13 de Julio y Villa Curita; P. Domingo Rehin, de Villa Lanzone y Villa Costa Esperanza; el P. Nibaldo Leal de Villa Hidalgo, los tres de la  Diócesis de San Martin; y el P. Dante Delia. del Barrio La Loma de Roca, en Olivos, Diócesis de San Isidro.

En el documento señalaron: “El Poder Ejecutivo ha propuesto el debate acerca de la despenalización del aborto (…) El Ejecutivo anterior no solo no propició este debate, sino que incluyó a las mujeres embarazadas en la Asignación Universal por Hijo” y evaluaron que este “es un gesto concreto de una política pública a favor de la vida”.

 Y enfatizaron: “Nuestras opciones son por “la vida como viene”, sin grises. Especialmente la vida amenazada en cualquiera de sus formas. Por eso hemos hablado a favor de los inmigrantes, de la lucha por la justicia, de que nadie a raíz de la desnutrición tenga su futuro hipotecado, que nadie muera por enfermedades que podrían curarse (…)”.

En esta línea los curas destacaron que “Por eso estamos en contra del gatillo fácil. Por eso hemos apoyado las manifestaciones de “Ni una menos” contra los femicidios. Y a esta opción la confirmamos con acciones comunitarias concretas, que realizamos en nuestros barrios para que se viva bien, se viva con dignidad.

En la región curas-villeros (Foto Asamblea La Alameda)
Curas Villeros (Foto Asamblea La Alameda)

El documento también es crítico de “algunos planteos de otros sectores sociales” diferentes al de las villas,  que de acuerdo a la visión de los curas villeros “toman a los pobres como justificativo para sus argumentos. Se habla de la tasa de mortalidad por aborto de las mujeres de los barrios más pobres”.

Para el colectivo de religiosos: “Lo primero que hay que hacer en nuestros barrios es luchar contra la pobreza con firme determinación y en esto el Estado tiene las mejores herramientas. Con casi un 30% de pobres —detrás de los cuales hay rostros e historias— hay discusiones que debieran priorizarse.”.

El documento, hacia el final, sostiene que el movimiento de curas, en su trayectoria de más de cincuenta años, incluso en la provincia, “ha sido testigo de muchas propuestas de muerte. Han muerto catequistas, religiosos y sacerdotes por la dictadura. Por el tráfico de armas y de drogas continúan las muertes de adolescentes y jóvenes”.

En esta línea, los religiosos del movimiento de curas villeros enfatiza: “No necesitamos agregar más muertes. Nuestros barrios necesitan propuestas de vida digna. Y una sociedad que proteja al más débil”. Y piden: “Que la Virgen de Luján, Madre del Pueblo, nos enseñe a cuidar de nuestra Patria, comenzando por los más frágiles”.

GC

Anuncios