El Partido Justicialista bonaerense presentó la plataforma de capacitación política, INCLUIR, con la presencia de intendentes como Gabriel Katopodis, de San Martín, y Leonardo Nardini, de Malvinas Argentinas; así como legisladores y referentes como Felipe Solá y Agustín Rossi. Fue la semana antes del feriado largo, con miras a llegar a 2019 solventes para la contienda electoral. En esta nota Andrés Pavón relaciona el lanzamiento con otras estrategias contundentes, a la hora de pensar en la batalla, que figuran en la historia del mundo por lo efectivas.

Por Andrés Pavón*

Pavón

Todo nos hace pensar que en 2019, la provincia de Buenos Aires  será nuevamente el lugar donde se desarrollará la “madre de las batallas” electorales. Tuve la oportunidad de ser testigo del lanzamiento del programa INCLUIR, presentado días atrás por el actual presidente electo del Partido Justicialista provincial, el compañero Intendente de Merlo, Gustavo Menéndez.

Entre las propuestas del programa INCLUIR está la utilización (como una herramienta más) de las “redes sociales”. El oficialismo, como todos sabemos, es “habitué” en el uso de este medio en su estrategia. Lo utilizó (como principal herramienta) para acceder al gobierno, para las últimas elecciones y para instalar “agenda”. Como lo ha hecho con algo tan sensible como el aborto, generando discrepancias entre “tropa propia”.

De estrategias y batallas

San Martín Anibal busto de Publio Escipión
Busto de Escipión “El Africano” (Foto Wikipedia)

En 202 AC se enfrentaron los dos imperios más poderosos de la época, por la hegemonía del Mediterráneo en la Segunda Guerra Púnica. Al mando del poderoso ejército de Cartago estaba el Gral. Aníbal Barca “El estratega”. Al frente del disciplinado ejército de  Roma, el político (devenido en Gral) Publio Cornelio Escipión “El africano”.

Trataré (muy a mí pesar) de ser breve. Aníbal había invadido la península itálica, destrozado en la batalla de Cannas al numeroso y experimentando ejército romano y a punto estuvo de tomar Roma. Se rearma Roma y Escipión “El africano” decide estratégicamente, llevar la contienda a Cartago; allí logró que se le unan tribus, ciudades, pequeños reinos, eternos enemigos de Cartago, y nuevos adversarios surgidos ante el temor de ser invadidos por Aníbal. Aquí me detengo.

El lugar elegido por Escipión para la batalla fue Zama. Allí los dos generales se enfrentaron. Aníbal puso al frente (tal como era su táctica) unos 80 elefantes, cual tanques en batallas modernas. La idea era que, en la embestida, aplastarían a las primeras filas enemigas, y en el desbande, la estupenda caballería “númida”(aliada de Cartago) arremetería primero y luego la infantería terminaría la matanza.

Pero, sin embargo, no fue así. El romano Escipión desarrolló una simple, pero genial estrategia. Ante la arremetida de los paquidermos de Anibal, el disciplinado ejército romano abrió surcos por donde los animales pasaron sin ocasionar ningún daño. Luego, ante el asombro de Anibal, Escipión atacó y lo derrotó ¿La moraleja?: La organización vence al tiempo… y también a los elefantes. Gracias.

* militante social referente del PJ San Martín
Anuncios