La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, disertó en una conferencia en la universidad UADE junto a los diputados nacionales del espacio Cambiemos, Waldo Wolf, vecino de Vicente López; Lucas Incicco, por Santa Fe y Cornelia Schmidt Liermann, por la CABA.  Moderó, Silvia Toscano, decana de la Facultad de derecho de la institución. La conferencia se tituló “Seguridad y Narcotráfico en la Argentina”.  y dio un pantallazo sobre la política gubernamental en la temática.

El diputado nacional,  Waldo Wolf, vecino de Vicente López, se quejó de que al encarar la labor legislativa se encontró con “un apagón de estadísticas (…) de un montón de datos que necesitábamos para legislar”. Fue en la conferencia   “Seguridad y Narcotráfico en la Argentina” que compartió junto  la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Wolf, Bullrich, y los diputados nacionales, Lucas Incicco, por Santa Fe y Cornelia Schmidt Liermann, por la CABA –los tres del espacio Cambiemos- disertaron en el edificio 1 de la universidad UADE, en la CABA, con la moderación de, Silvia Toscano, decana de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la casa de estudios privada.

nsrcos
El diputado por Buenos Aires Waldo Wolf, vecino de Vicente López, pasó revista por los proyectos de Cambiemos en la Cámara baja referidos a la seguridad

Wolf pasó revista por una serie de leyes que encaró el oficialismo sobre el tema –las de flagrancia; protección civil (ante catástrofes y desastres); precursores químicos; ley del arrepentido; de informantes y de ejecución de pena íntegra- y criticó “el amarillismo” con el que, según su visión, el periodismo trata las noticias referidas al narcotráfico.

Su colega Incicco se refirió a la ley de “narcomenudeo” que da a las provincias la competencia penal sobre estupefacientes para los delitos de menor cuantía. El legislador advirtió que el narcotráfico tiene capacidad para corromper a los políticos pero también a la policía y la justicia, lo cual constituye “la principal amenaza” sobre el Estado.

Si bien valoró el trabajo conjunto entre Nación y las provincias; y ponderó que las provincias adhieran a la ley, reconoció que “no puede decirse que haya sido positiva” en todas las jurisdicciones, así, si en Salta lo fue, en la de Buenos Aires no lo es pues falta que los sistemas federal y provincial trabajen “en articulación y cooperación” evaluó.

Schimidt Lierman, que se incorporó tarde a la mesa de disertaciones, se abocó a un proyecto de adicciones en el ámbito laboral, pero primero reclamó  “una comunicación responsable de los medios” de prensa sobre el narcotráfico en general, debido a que en algunos casos  “usan vocabulario erróneo” y en otros banalizan la temática, evaluó.

Así, por ejemplo,  dio el caso del tratamiento de noticias sobre las drogas sintéticas, llamadas “de diseño”, como si fueran “algo fashion” cuando en rigor son tan nocivas como las producidas con sustancias naturales. Sobre su tema específico reveló que “existe un vacío legal sobre adicciones en el ámbito laboral”.

La diputada nacional por capital valoró el hecho de que el propio lugar de trabajo sirva para recuperar a los trabajadores con problemas de adicciones –destacó que el tema no solo abarca sustancias nocivas sino el juego, celulares y otros- y dio como ejemplo positivo la experiencia en la empresa petrolera YPF.

Bullrich

La ministra Bullrich cerró las alocuciones, y en un lapso, luego, respondió preguntas escritas que pasó el auditorio conformado por alumnos de la casa, profesionales y púbico en general. La funcionaria aseguró primero que “la lucha contra el narcotráfico es uno de los ejes del gobierno”  y dio algunos datos de interés.

Bullrich señaló que la estrategia gubernamental de operación se apoya fundamentalmente en la investigación y la inteligencia criminal  realizada desde el Estado -80% esto, 20% el azar y la casualidad-. También sostuvo que es en las fronteras donde nacen los problemas de narcotráfico para la Argentina.

Por este motivo,  explicó que su cartera sigue la “teoría del hormiguero” que implica focalizar la intervención en las fronteras (70% allí 30% en otros lugares)   por grandes cantidades y desmenuzar desde allí la investigación. “Tenemos dos países productores en una frontera de 3.000 Km” dijo por Bolivia y  Paraguay.

En esta línea, tras evaluar que, en Bolivia y Perú, se encuentran los principales productores de cocaína en la región, y en Paraguay de marihuana, comparó la situación local con Canadá, en el norte, que solo limita con los EEUU. Así, reveló que la Argentina decomisa el 35% del tráfico que ingresa; EEUU decomisa el 20% y Canadá el 70%.

La ministra también calculó que del total de estupefacientes que se secuestran, el 95% de los operativos los realizan fuerzas federales, y de este alto porcentaje el 90% se realizan en las zonas fronterizas. La ministra aseguró que una decisión concreta del gobierno es que los narcotraficantes “no dominen el territorio”.

Otra de las líneas de trabajo que nombró la ministra es el de control de los estamentos estatales, y evaluó que “el narcotráfico tiene un poder “comprador” de las estructuras del Estado”. En esta línea aseguró que el uno de los objetivos de su cartera es “lograr que el Estado no sea cómplice” del narcotráfico.

Bullrich defendió el accionar de las fuerzas de seguridad. Más templada que en otras ocasiones, dijo que el único límite era que los efectivos cumplan con las leyes. Para Bullrich existió en el pasado “desprecio” por la tarea policial, y consideró que al revertirse esta visión “realizan sus tareas con mucha más productividad”.   

La ministra se mostró contraria a la despenalización del consumo de estupefacientes pues consideró que “baja el sentido del riesgo” que implica el consumir. Ante una pregunta contestó que en relación a la educación, en las escuelas ”es importante trabajar sobre el riesgo” al que se somete quien consume.

Gustavo Camps

.