Por Gustavo Segovia*

Gustavo Segovia 3 FADELI San Martín ONG Para todos Espacio Cultural Antonio Gramsci

¿Podríamos decir que el Instituto Almafuerte es un establecimiento educativo, un club de barrio, un instituto para el deporte y la cultura, donde se desarrollan actividades para formar y capacitar a los jóvenes en la cultura del trabajo y la formación intelectual? No señoras y señores lectores. Nada que ver. Es todo lo contrario a lo que pensábamos y presuponíamos. Es un lugar de encierro de jóvenes en conflicto con la ley penal.

Que entendemos cuando nombramos al instituto almafuerte foto interna Nunca másA continuación una breve reseña de ese lugar siniestro y fabrica de potenciales delincuentes. Todo esto gracias a la ausencia de un Estado que está acéfalo de ideas en materia de restricciones a los jóvenes; es un Estado inerte.

El Instituto de Máxima Seguridad “Almafuerte”, dependiente de la Subsecretaría de Minoridad del Ministerio de Desarrollo Humano, está ubicado en la localidad de Melchor Romero, a unos 20 kms del centro geográfico de la ciudad de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires.

Aloja a 42 adolescentes institucionalizados por conflictos con la Ley Penal, que deben cumplir una medida judicial. La estructura física de este establecimiento tiene la siguiente disposición: un pabellón central de buena conducta, que alberga a 12 jóvenes dispuestos en dormitorios compartidos, y 2 pabellones, que por su ubicación son llamados “pabellón derecho” y “pabellón izquierdo”, los cuales albergan a 15 jóvenes cada uno, dispuestos en celdas individuales.

Que entendemos cuando nombramos al instituto almafuerte foto interna pequeñaLos adolescentes alojados en un instituto de menores, en su mayoría provienen de escenarios con grandes carencias afectivas, muchas privaciones, ausencias y en muchas ocasiones con signos terribles de violencia. Allí se desarrollan y crecen, marginados, sin educación ni salud, sin contención familiar, y donde hoy más que nunca son víctimas de violencia social y familiar, siendo mal considerados “los enemigos de la sociedad”.

Actualmente, en el marco de la Convención Internacional de los Derechos del Niño (CIDN), estos niños y adolescentes son considerados como sujetos de derecho, aunque éste moderno concepto, en sí mismo, no garantice de ninguna manera un mejoramiento de sus condiciones de vida. Teniendo en cuenta las condiciones particulares de estos adolescentes, podemos identificar en ellos aspectos muy significativos, que marcan su conducta y su actitud frente a la sociedad.

Que entendemos cuando nombramos al instituto almafuerte foto interna Nunca más pequeñaAlgunos de estos aspectos podrían ser: falta de expectativas laborales y educativas, falta de marco afectivo familiar, nulas expectativas de progreso y visión de futuro, corta esperanza de vida. Todos estos aspectos, y muchos otros más, relacionados con el desempleo y las injustas desigualdades económicas, unidas al subempleo, burocracia y corrupción, crean un ambiente hostil, en el cual nuestros jóvenes son los más perjudicados, cayendo sobre ellos y llevándolos a un estado de desesperanza que los deja impotentes.

Por ello, no debemos olvidar que estos jóvenes son el producto directo de nuestros errores y fracasos como adultos; jóvenes que piden a gritos una nueva oportunidad, una oportunidad real de ser considerados, escuchados, comprendidos, incluidos… Hoy estos chicos están privados de su libertad en un Instituto de Máxima Seguridad, por delitos que cometieron, y que seguramente como sociedad forzamos a que los cometieran.

Pero aún así, en muchos casos demuestran día a día que tienen ganas de cambiar realmente, que sólo necesitan una oportunidad real, y no un nuevo abandono, un nuevo desprecio de la sociedad, sino una oportunidad real que puedan aprovechar, demostrando en el compromiso y la responsabilidad de las tareas que se les asignan, todo el potencial que poseen.

* Referente y miembro fundador de FADELI  Familiares de Detenidos y Liberados La Gramsci dentro de la Red de Familiares Víctimas de Violencia Institucional. 
Anuncios