Es por el despido de 258 trabajadores en enero último, algunos de los cuales la Justicia ordenó reincorporar. El sindicato ATE INTI reveló que días atrás el instituto despidió a siete trabajadores más. El jueves último los trabajadores, en asamblea, mantenerse dentro del organismo el fin de semana. Hoy lunes a primera hora fueron diputados nacionales a hablar con la dirección pero no fueron recibidos, informó el sindicato.

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial, presidido por el ingeniero Javier Ibañez, continua en un ríspido conflicto laboral, luego del despido de 258 trabajadores, en enero último, algunos de los cuales la justicia ordenó reincorporar, lo que ahora se agrava con la desvinculación de 7 más, según denunció el sindicato ATE INTI.

San Martín INTI interna
El portón de ingreso al Instituto Nacional de Tecnología Industrial, con el muro policial

La ausencia de diálogo entre autoridades y trabajadores es tal que la entidad suspendió  en dos oportunidades –una en el ministerio de Hacienda y otra en el propio campo tecnológico Miguelete- la presentación de una nueva estructura, que finalmente se presentó en Parque Norte en medio de desmanes y acusaciones mutuas.

San Martín INTI interna 2La entrada al campo tecnológico, en San Martín, un predio amplísimo con sedes de varias áreas y la dirección, se mantiene custodiada férreamente por fuerzas policiales armadas y con escudos y móviles. El sindicato ATE INTI denunció en un comunicado de prensa que la firma volvió a despedir trabajadores -en este caso serían siete agentes-.

En este contexto hoy lunes a primera hora una comitiva de sindicalistas y diputados nacionales, entre los que se  encontraban Claudio Lozano (UP), Roberto Salvarezza (Unidad Ciudadana); Luis Zamora (AyL) y Gabriel Solano, Marcelo Ramal y Néstor Pitrola (PO-FIT), fueron al campo de San Martín para reunirse con autoridades.

La comitiva no fue recibida por las autoridades, pero además, el sindicato ATE INTI denunció que la policía apostada en el organismo de apoyo a la industria cerró los portones principales, con frente a la avenida Gral. Paz, y no pudieron ingresar ni siquiera los trabajadores que cotidianamente concurren a prestar servicios.