Una poetiza, un filósofo, una actriz, una profesora de literatura y Juan Martín Guevara (75), hermano del Che Guevara y divulgador de sus ideas, reflexionaron en el Centro Universitario Tigre (CUT), sobre los 50 años del Mayo francés –la revuelta de estudiantes universitarios y obreros que convulsionó la Francia de los años ´60 y prendió en la juventud mundial de la época- invitados por la Dirección de Juventud del municipio.

Tigre mayo francés juan Martín Guevara
Juan Martín Guevara

“La imaginación al poder”. “Prohibido prohibir”. Son dos consignas paradigmáticas, junto a otras muchas, del mayo de 1968 francés, cuando los estudiantes universitarios de Nanterre, y luego los obreros, se manifestaron en las calles francesas con huelgas, marchas, consignas y acciones varias, contra los valores capitalistas de la época.

A 50 años de la acción que quedó establecida como uno de los momentos fundantes de la historia del activismo en pos de la liberación de los pueblos, la Dirección de Juventud de Tigre le rindió homenaje con una obra de teatro, y una disertación que encabezó, Juan Martín Guevara, hermano del emblemático Che Guevara, en el CUT Tigre.

Acompañaron a Juan Martín -gran difusor de las ideas de su hermano el revolucionario Ernesto Che Guevara- la actriz, Mónica Spelzini, que al inició formó parte del elenco Ismobabon, del Teatro Aparecidas, de Gral. Pacheco, que puso en escena un párrafo de “Marcha” la mítica obra contestataria de Alberto Adellach (1933-1996).

Tigre mayo francés ismobabón
Mónica Spelzini, del Teatro Aparecidas, de Gral. Pacheco, en “Marcha”, de Adellach (1933-1996), antes de las charlas

También acompañaron y expusieron, Virginia Baldo, profesora de literatura y secretaria de Derechos Humanos de SUTEBA Tigre; Guillermo Meana Morales, filósofo (UBA) y docente local; y Florencia Piedrabuena, poetiza, docente y activista del feminismo. La moderación estuvo a cargo del director de Juventud, de Tigre, Santiago Castillo.

Mayo del ´68

Mona Spelzini reveló que puso en tela de juicio para si el hecho de que se hable de revolucionarios europeos en el mes de mayo, de la Revolución de Mayo (25 de mayo 1810) de los argentinos, pero reconoció que ella misma no se referenciaba en revolucionarios del mayo nacional como Castelli o Monteagudo, por citar.

En esta línea también reveló que sus carreras paralelas a las tablas son la historia y la docencia, y como profesora de historia cuestionó que “lo que se enseña en las escuelas me borró el ideario de los revolucionarios argentinos  por otro que se centraba en el libre comercio” y cuestiones  por el estilo.

Tigre mayo francés Florencia de el talar
La poetiza Piedrabuena lee sus textos

Juan Martín Guevara intervino en dos oportunidades, primero luego de la actriz y al final de las disertaciones contestó preguntas del público en su mayoría jóvenes del centro universitario de Tigre (CUT). Juan Martín Habló del proceso que desembocó en la revolución cubana y lo tuvo como testigo cercano, por su hermano.

La figura del Che sobrevoló Francia del ´68. El anfiteatro de la universidad de Nanterre, epicentro de la revuelta estudiantil, se había renombrado Che Guevara (este dato lo dará la prof. Baldo). Para Juan Martín el Che y Cuba eran “el faro de América” pues desmentían la idea de que un país pobre “no pueda hacerse cargo de su historia”.

Baldo recordó que un periodista de la época definió al mayo francés como “un largo poema” que comenzó en la universidad. Leyó un poema del Che.  Y mostró como el evento influyó en el cura mártir, Carlos Mugica, que reclamó el cuerpo del Che asesinado en Bolivia; o el escritor, Julio Cortázar, que recopiló afiches del Mayo del ´68.

Lemas

La joven poetiza Piedrabuena, vecina de El Talar, leyó poemas de su autoría  imbuidos de espíritu revolucionario actual, feminista –“Legitima Defensa”, entre otros-; de autoras trans; y  se refirió al deseo femenino y a la militancia, en clave del pensarse a sí mismos con creatividad,  que proponía el mayo francés hace 50 años.

Tigre mayo francés Virginia B
Baldo, con el micrófono

Meana Morales analizó cinco lemas del mayo del ´68. El paradigmático, La imaginación al poder.  Siguió con, La acción no debe ser reacción sino creación, que llamaba a “romper el orden establecido”;  luego, La acción está en la calle, como acuerdo colectivo. El, No me liberen yo basto para eso, que apuntaba a “cuestionar las vanguardias” explicó.

También el inclusivo, “Nuestra esperanza solo puede venir de los sin esperanza”, que impulsaba a buscar a los excluidos sociales, y a los más vulnerables. Sobre la esperanza, asimismo, exhortó a los jóvenes a no perderla y los  persuadió con una pregunta retórica: “¿Acaso pueden los jóvenes dejar morir la esperanza?”.

En diálogo con Denorteanorte.com el director de Juventud, Castillo explicó: “el encuentro nos permite mirar en retrospectiva un hecho que pasó hace 50 años, cuyas consignas siguen teniendo una vigencia absoluta (…) sobre todo en este momento en que el gobierno nacional toma tantas medidas antipopulares que repercuten en los jóvenes”.

 Para Castillo “es fundamental recorrer la historia para entender que es un proceso, que continuará más allá de nosotros; y rescatar valores y a los jóvenes como transformadores, como agentes del cambio social. Este tipo de actividades pone en valor sus fortalezas y su formación para organizarse y generar transformaciones”.

Gustavo Camps