Bajo el lema “A tus pies renovamos la esperanza #ValeTodaVida”, la Conferencia Episcopal Argentina convocó ayer domingo a una celebración en la Basílica de Luján, informó un cable de la agencia federal de noticias INFOGEI. Fue una demostración para oponerse al proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo que se discutirá en el Senado Nacional y ya fue aprobado en Diputados. Hubo contingentes de Mendoza, Salta y Misiones, entre otras provincias, destacó la información.

La Misa estuvo presidida por Mons. Oscar Ojea, obispo de la Diócesis de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA). Los concelebrantes principales fueron el Cardenal Primado de la Argentina, Mario Poli y el Nuncio Apostólico -recién llegado a la Argentina- Monseñor León Kalenga Badikebele.

Monseñor Ojea encabezó el rezo del Ángelus, que fue seguido por la multitud que se encontraba fuera del templo, a través de las pantallas. Al finalizar ese momento, informó INFOGEI, los mismos Obispos tomaron las andas de la Virgen y la llevaron a la plaza, donde fue recibida por todos los fieles con cantos y alegría.

Misa en Luján TAPA
Fieles y religiosos en Luján (Fotos de Guillermo Galeano y Enrique Cangas/Prensa CEA/InfoGEI )

En su homilía Ojea destacó que: “Hemos venido para pedirle a la Virgen que nos enseñe los caminos para aprender a respetar la vida, a cuidarla, a defenderla y a servirla. A respetarla, porque la vida es puro don de Dios, por eso es sagrada. Nosotros no somos sus dueños. Somos administradores de este gran bien”.

También estuvieron el arzobispo de Mercedes-Lujan, Mons. Agustín Radrizzani, su obispo auxiliar Mons. Jorge Eduardo Scheinig (ex párroco de San Fernando); Mons. Pedro Laxague, obispo de Zárate-Campana y titular de la CE de Laicos y Familia, y Mons. Carlos Malfa, Obispo de Chascomús y Secretario General de la CEA.

En una parte de su mensaje, destacó INFOGEI, el Obispo se dirigió a los jóvenes y les dijo: “Hemos recibido nuestra vida como don, por eso debemos cuidarla, tampoco somos dueños de otra vida humana. Es otro cuerpo, otra vida sobre la que no tenemos poder. Chicos y chicas, el aborto no es un derecho sino un drama”

Finalmente invitó a todos los presentes a rezar y exhortó: “Pidámosle a la Virgen también que a través nuestro mire a todos los hogares del país, especialmente a nuestros jóvenes, a nuestros niños y niñas que crecen en el vientre de sus madres y que son nuestra mayor riqueza, nuestro mayor tesoro”.

El Pbro. Máximo Jurcinovic, responsable de prensa de la CEA, puso de relieve la tarea conjunta de la CE de Comunicación, la CE de Laicos y Familia, los sacerdotes y servidores de la Basílica de Luján, y destacó que “se trabajó para vivir una verdadera fiesta de la Fe y el amor a la vida”.

Anuncios