La Comisión Memoria Verdad y Justicia Zona Norte y el Centro de Estudios Laborales CEL repudiaron los hechos acaecidos el martes último contra “Juan Grabois, Jaqueline Flores, Rafael Kletjer, y otros compañeros del MTE (Movimiento de Trabajadores excluidos) cuando pedían la libertad de trabajadores detenidos en la vía pública”. La Pastoral Social, de la Iglesia Católica, expresó su preocupación por la detención de los dirigentes sociales; llamó “a garantizar la paz social en toda circunstancia” y pidió que “se respete la dignidad de los migrantes y su derecho a trabajar” difundió la agencia católica de noticias AICA.

Grabois preso CEL Foto
La CTEP en una marcha religiosa (Foto CEL). Grabois, uno de los dirigentes sociales reprimidos y detenidos el martes último, es consultor del Pontificio Consejo Justicia y Paz, difundió la agencia católica AICA

La Comisión Episcopal de Pastoral Social (Cepas) expresó su preocupación por la detención de dirigentes sociales el último martes en una manifestación de vendedores ambulantes, en su mayoría africanos, difundió la agencia católica de noticias AICA. Por la misma razón La Comisión Memoria Verdad y Justicia Zona Norte y el centro Cel manifestaron su repudio al hecho.

En el despacho de prensa AICA informó que uno de los detenidos, luego liberado, Juan Grabois, -uno de los fundadores de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP)- es además, consultor del Pontificio Consejo Justicia y Paz. Como es de público conocimiento las detenciones se produjeron solo por el hecho de la manifestación pacífica.

En este sentido, el CEPAS en su comunicado de prensa, difundió la agencia AICA, explicó que la preocupación es mayor “porque estos dirigentes han manifestado una conducta respetuosa de la paz social” y “En las circunstancias que vive el país resulta imprescindible hacer todo lo que esté de nuestra parte para garantizar esa paz social”.

Grabois preso CEL
El comunicado del CEL el martes último

Grabois, Jaqueline Flores, Rafael Kletjer, y otros miembros del MTE fueron reprimidos y arrestados cuando pedían la libertad de trabajadores detenidos meramente por trabajar en la vía pública. En este sentido la Comisión de zona norte calificó como “arbitraria” la privación de la libertad y se solidarizó “con todos los trabajadores, vendedores y referentes sociales detenidos”.

Estas prácticas -advirtió la Comisión Memoria Verdad y Justicia Zona Norte- violatorias de derechos, maltrato, hostigamiento que acostumbran desplegar la policía de CABA y las fuerzas de seguridad, son repudiables e ilegales”. El CEPAS también pidió “se respete la dignidad de los migrantes y su derecho a trabajar”, difundió la agencia AICA.

El día de la represión el Centro de Estudios Laborales CEL fue una de las organizaciones que convocó a manifestar a las puertas de la Comisaría N° 18 de la CABA, donde estaban detenidos los trabajadores migrantes y los dirigentes sociales (luego liberados), asimismo, la organización advirtió que ese tipo de práctica represiva también “castiga la solidaridad entre trabajadores”.

                                               GC