El embajador de Nicaragua, José Luis Villavicencio Ordoñez, estuvo en el Instituto de Estudios Políticos y Económicos Prisma para hablar de la situación de su país, la revolución sandinista y la actualidad política latinoamericana. Ordoñez aseguró que la violencia en su país, a mediados de abril, fue producto de un intento de golpe de Estado y no represión orquestada por el gobierno de Daniel Ortega. El embajador explicó cómo funcionan los golpes “blandos” en la actualidad, para voltear gobiernos con armas no convencionales, leasé redes sociales, desinformación y desestabilización.

José Luis Villavicencio Ordoñez viaja en colectivo, gusta de sentarse en un bar y parar la oreja para escuchar qué dicen los comensales, qué les preocupa o qué los hace felices, de qué hablan; cuando tenía 14 años fue activo partícipe de la, Revolución de los poetas, que derrocó la dictador Somoza en su país. Actualmente es embajador de Nicaragua en la Argentina.

San Martín V. Ordoñez 2
Conversador, el embajador Villavicencio Ordoñez habló más de tres horas y nadie se movía para seguir escuchándolo

El embajador nicaragüense estuvo en el Instituto de Estudios Políticos y Económicos Prisma, de San Martín, para hablar del intento de golpe de Estado que en abril último sufrió el gobierno de Daniel Ortega, al estilo actual: “autoconvocados”, redes sociales, empresas mediáticas, posverdad, violencia, un cocktail "para crear alarma social con fines políticos", como él lo caracterizó.

San Martín V. Ordoñez 3
El embajador nicaragüense advirtió sobre la posverdad, las redes sociales y la desinformación, las armas letales de los golpistas actuales

Conversador, V. Ordoñez comenzó a hablar cerca de las 19, pasó diapositivas, videos, explicó en detalle como fue el proceso tras el derrocamiento de Somoza hasta la actualidad, relató anécdotas. A las 22,30 seguía la conversación y contestaba preguntas a un público al que no había manera de sacarlo de sus asientos para que vuelva a sus casas.

V. Ordoñez destacó que el gobierno revolucionario, algo inédito en la historia política, obtuvo el poder por medio de la revolución, en 1984, y aceptó entregarlo por la vía del sufragio cuando perdió las elecciones en 1990. Luego siguieron 16 años de gobierno neoliberal y esta vez, elecciones de por medio, el sandinismo volvió al poder en 2007.

El detonante

El embajador reconoció que varios revolucionarios se convirtieron en opositores, “se fueron a la derecha” afirmó; y también reconoció que en la primera etapa de la revolución se ocuparon en distribuir riqueza sin capacitar -el famoso entregar pescado vs. Enseñar a pescar- algo que, según su visión, esta vez si hicieron; relató que también integraron opositores, al gobierno.

Describió las políticas desde 2007 para volver sobre el camino del neoliberalismo -privatizaciones, desorden económico, deuda externa (cualquier parecido con la Argentina tal vez no sea casualidad)-. Y mostró declaraciones del economista del Banco Mundial, Luis Constantino, que indican una reducción de la pobreza del orden del 48%, durante la gestión Ortega.

San Martín V. Ordoñez PINEDA VA ESTA
En un video, Amada Pineda, una de las Mujeres del Cua, relató su trágica historia

Lo cierto es que para distribuir, sostuvo V. Ordoñez, en abril anunciaron recortes en sueldos e ingresos del 5% a jubilados, 19% a empresarios y 7% a trabajadores. Esto fue una chispa, que aprovecharon las fuerzas de derecha, para llevar a cabo un golpe de Estado contra el gobierno de Ortega, que finalmente no prosperó pero hizo blanco de críticas al país, por el desorden social.

V. Ordoñez explicó que la baja en ingresos fue una alternativa a la propuesta del FMI de subir la edad jubilatoria. También sostuvo que varios de los “autoconvocados” fueron estudiantes universitarios coptados por fuerzas de derecha a los cuáles se capacitó en países como Colombia y México; denunció también el rol de las empresas de comunicación para desinformar.

San Martín V. Ordoñez INTERNA XReconoció y mostró unos videos donde se podían ver la violencia en primer plano. Pero aseguró que mientras las empresas mediáticas decían que eran “sandinistas” en realidad eran fuerzas de la derecha, armados y con rostros tapados, que generaban el terror social, apoyados por las redes sociales se alimentaba el miedo “denunciando” situaciones inexistentes, hechos inventados.

El embajador denunció que tres obispos tenían armas en sus iglesias y la vecindad los denunciaba; los propios vecinos querían entrar a las iglesias para mostrarlo y ellos no dejaban hacer. También dijo que un nuncio enviado por el papa Francisco iba a las iglesias acusadas y hacía que los obispos las abran y se corroboraban las acusaciones.

También relató que las redes sociales se usaban para enviar "informaciones" falsas, por ej., “la muerte” de algún manifestante. En un video mostró testimonios de varios “asesinados” que desmentían lo difundido. No obstante, reconoció que el 19 de abril, en efecto, fue asesinado el joven Darwin Manuel Urbina, pero no por la policía.

Francotirador

Luego aseguró que se pudo dar con un francotirador que asesinó a un periodista -alcanzado por una bala que era para el jefe de policía, según confesó el agresor- y a un niño de 16 años -Matt Andrés Romero-; y que las empresas de medios trataron de imponer que los asesinos habían sido partidarios del gobierno. V. Ordoñez denunció a la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

San Martín V. Ordoñez PINEDA

Un testimonio, en video, de los más sentidos, fue el de la militante sandinista, Amada Pineda, del grupo de Campesinas del Cua, capturada y violada por somozistas en la revolución sandinista pero sobreviviente, pues otras 20 fueron asesinadas entonces. Esta vez Amada perdió a su hijo, asesinado por los opositores a Ortega, mostraron la imágenes.

También destacó el apoyo de China y Rusia para los embates de los EEUU contra Nicaragua en la ONU. Y puso de relieve que la embajadora, Nikki Haley (EEUU), dio paso a que se trate el tema en el Consejo de Seguridad, pero no prosperó por oposición de países como Rusia, China y Bolivia, entre otros y, finalmente, la propia embajadora renunció a su puesto.

Luego también señaló la “casualidad” de que los desmanes se produjeran en universidades y organismos públicos, no en empresas privadas ni en universidades privadas. Para el embajador, el estilo de “golpe blando” es similar al que ocurrió en países de la región como Brasil, Paraguay y Honduras; con intentos infructuosos en Venezuela, Bolivia y Nicaragua.

El embajador destacó finalmente, que para demostrar buena voluntad, el presidente Ortega dejó sin efecto la baja en los ingresos que había sido detonante de las andanadas contra su gobierno, sin embargo, la decisión no se difundió como sí se había hecho con lo acontecido para desestabilizar, y la campaña contra el país se mantuvo intacta. 

Gustavo Camps