En un comunicado el organismo de derechos humanos regional repudio “enérgicamente” la “injerencia de EEUU en los asuntos internos de Venezuela” también “la avanzada en su contra” de los presidentes de la Argentina, Brasil y Chile y advirtieron que “Trump, Macri y Bolsonaro han reconocido un gobierno inexistente desde el punto de vista de la legalidad y la legitimidad” lo cual constituye “un hecho: ¡Vergonzoso e inaceptable!”.

Tras conocerse que en Venezuela el titular de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se autoproclamó “presidente encargado” del país, y desconoció al verdadero presidente, Nicolás Maduro, que ganó las últimas elecciones, la Comisión Memoria Verdad y Justicia Zona Norte (CMVJ) repudio “enérgicamente” la “injerencia de EEUU en asuntos internos de Venezuela” y “la avanzada en su contra” de los actuales presidentes de la Argentina, Brasil y Chile.

images

La comisión regional de derechos humanos advirtió en un comunicado: “Que el vicepresidente de los EE UU, Mike Pence, arengue a los venezolanos a salir a la calle contra Nicolás Maduro es una injerencia en los asuntos internos de un país de nuestra Patria Grande que debe ser denunciado, no sólo porque atropella su soberanía sino también porque el objetivo del imperialismo es quedarse con los recursos naturales de esa nación”.

En su comunicación la CMVJ explicó: “Venezuela es un país soberano y no deben otros países violar su derecho a la autodeterminación”. La Comisión repudió: “También la avanzada en su contra que (Mauricio) Macri (actual presidente de la Argentina), Temer (de Brasil), Piñera (de Chile) y otros cipayos (incluido Luis Almagro -actual secretario de la OEA-) sin la menor autoridad moral ni política, vienen promoviendo en sintonía con el patrón del norte!”.

Asimismo, la CMVJ advirtió: “La caterva de cipayos que gobierna gran parte de nuestra región gracias a mentiras y maniobras incompatibles con la ética y la democracia, se han puesto al servicio del imperialismo interviniendo en conflictos y decisiones internas de Venezuela. El gobierno bolivariano, viene sufriendo un acoso que tiene antecedentes conocidos por nosotros como cuando en 1973 se confabuló y derrocó a Salvador Allende en Chile, pasando por el histórico bloqueo a Cuba”.

La Comisión -que localmente comenzó a organizar el “Siluetazo”, una pegatina de siluetas de personas secuestradas y asesinadas por la última dictadura en la Argentina- resaltó “la actitud de México y Bolivia que no se han plegado a esta conspiración infame”; afirmó que se encuentra con “los ojos abiertos y alertas ante la escalada intervencionista que se está produciendo” y señaló que “acompaña la resistencia y las luchas populares del país hermano”.