La comunidad de la parroquia Nuestra Señora de Carupá recordó al cura obrero, Pancho Soares -asesinado el 13 de febrero de 1976 por su compromiso social- con una celebración religiosa junto a sacerdotes del grupo Curas en Opción por los Pobres, la Comisión Memoria Verdad y Justicia Zona Norte y otros organismos de derechos humanos regionales, concejales de Tigre, San Isidro y San Fernando, y una conferencia donde se difundieron aspectos de la historia del comprometido padre Pancho.

Pancho Soares interna
Antes de la celebración religiosa, los padres Paco y Domingo se refirieron al cura obrero Pancho

Reconocemos en él la lucha...Personas como Pancho nos estimulan...formaba parte de una corriente dentro de la Iglesia que ofrendó su vida por un compromiso social y político” señaló sobre el cura obrero Pancho Soares, su colega el padre Domingo Bresci, de ochenta años, miembro del colectivo de Curas en Opción por los Pobres.

Pancho Soares interna 2
El padre Jorge (izq.) párroco de Nuestra Señora de Carupá

El miércoles último, al cumplirse el 43 aniversario del asesinato del padre Pancho, el 13 de febrero de 1976, vecinos y feligreses de la Parroquia Nuestra Señora de Carupá, donde el padre Pancho fue párroco (y en una casita humilde en el predio de la parroquia lo acribillaron junto a su hermano) lo recordaron junto al colectivo de sacerdotes y a organismos de derechos humanos.

El padre Domingo explicó que Pancho “constituyó un nuevo modelo de sacerdote” en los años ´70 dentro de “un nuevo modelo de Iglesia” lejos del poder “una Iglesia comunitaria servicial y con los pobres no “para” los pobres”. También destacó que esa corriente dentro de la iglesia no era solamente de sacerdotes sino de laicos también.

En esta línea, resumió sobre Pancho: “quiso ser un vecino como los demás y no sobresalir sino diluirse entre la gente; optó por vivir de su propio trabajo (Pancho fue traductor, zapatero, contable); promocionó el trabajo entre las personas (armó una cooperativa de baldosas) y se animó a ponerse al frente de la lucha de los trabajadores (denunció atropellos en los astilleros)”.

Pancho Soares interna 5

Luego, el padre Paco Oliveira reivindicó el trabajo social y político de los curas, y situó la tarea de Pancho en la línea de otros curas mártires como Enrique Angelelli (será beatificado el 27 de abril próximo) Carlos Mugica y el salvadoreño Arnulfo Romero (canonizado en 2018) y difundió una historieta realizada por los Anita Zen y Caito bajo el título: “Pancho Soares – El peón de Dios”.

El legado de Pancho

Pancho Soares interna 5 Roberto
Roberto (con micrófono), un vecino que conoció en persona al padre Pancho

La celebración religiosa se hizo bajo la advocación del cura obrero, se rescató su compromiso con el trabajo y los trabajadores. Cerca de la oración comunitaria, Roberto, uno de los varios feligreses que conocieron al Padre Pancho Soares lo recordó: “Le dolía la pobreza. Sabía que ser cristiano era luchar por los que menos tienen, y se entregó a una causa: los más necesitados”.

Antes de concluir la celebración se recordó e invitó a la beatificación, en La Rioja, del obispo Angelelli, que incluye también a Carlos de Dios Murias, sacerdote de la Orden de los Frailes Menores Conventuales; al laico Wenceslao Pedernera; y a Gabriel Longueville, sacerdote diocesano, todos víctimas del terrorismo de Estado.

Pancho Soares interna 3
La celebración religiosa

Tras la celebración, el párroco de Nuestra Señora de Carupá, Jorge Marenco, del colectivo de religiosos en Opción por los Pobres, explicó sobre la vigencia de lo sembrado por el padre Pancho en su sacerdocio: “Lo que Pancho representó sigue vigente hoy...Primero la búsqueda del servicio al más pobre y excluido, eso va a estar vigente siempre”, señaló el padre Jorge.

Pancho Soares interna 6
La comunidad y organismos de derechos humanos, concejales, funcionarios. El padre Pancho dejó un legado que interpela a muchos

Eso no pierde actualidad -enfatizó el cura párroco de Nuestra Señora de Carupá y amplió- más en sistemas económicos capitalistas y neoliberales, que lo que hacen es destruir a los pobres, como en nuestro país donde se sigue excluyendo a mucha gente de vivir mejor. Un tipo como Pancho en una iglesia de carácter profético sigue teniendo absoluta vigencia”.

Porque además -completó el padre Jorge- Pancho encarna una iglesia profética que, me parece, tenemos que recuperar inspirados en tantas figuras religiosas importantes en Latinoamérica (…) Muchos hermanos y hermanas que se comprometieron a fondo con el reinado de Dios y el evangelio y nos marcan el camino (…) Pancho es uno de ellos y en esa senda hay que seguir”.

Del homenaje al padre Pancho Soares participaron militantes de la Comisión Memoria Verdad y Justicia Zona Norte; el concejal sanfernandino, Ignacio Alvarez y su par de San Isidro, Marcos Cianni (ambos de Unidad Ciudadana), y el edil tigrense, Rodrigo Molinos (Frente Renovador); la directora de Derechos Humanos de Tigre, Verónica Caamaño; los referentes de la Asociación Judicial Bonaerense, Hubo Russo y Daniel Pérez Guillén.

Gustavo Camps