El jueves 14 de marzo se estrena, Alicia, el primer largometraje de ficción de Alejandro Rath, director del film de tono social, ¿Quién mató a Mariano Ferreyra?, un docudrama que dirigió junto a su colega, Julián Morcillo, sobre el asesinato del militante del Partido Obrero, el 20 de octubre de 2010, por el cual fue juzgado y condenado el burócrata sindical de la Unión Ferroviaria, José Pedraza (1943-2018). Alicia, en cambio, es una pelicula de ficción casi autobiográfica. En esta nota el director adelanta como nació la obra, donde actúan Martín Vega, Leonor Manso, Patricio Contreras y Paloma Contreras.

Por Alejandro Rath*

Alejandro Rath
(Fuente: Colectivo de Artistas)

Nací y crecí en un entorno de militancia de izquierda. Fui incorporando con “naturalidad” ideas cuya dimensión política recién fui comprendiendo a medida que maduraba. Años después, cuando mi mamá me preguntaba si yo tenía intenciones de hacer una película yo le contestaba, en medio del fervor de la rebelión de principios de siglo de nuestro país, que no, que no soy un artista, que hago cine social, que lo que busco es colectivizar una toma de conciencia. Paradójicamente, su muerte me llevó a escribir un guión en donde ella es el motor de la historia.

Un tiempo antes de su fallecimiento, mientras negaba la posibilidad de ese desenlace, comencé a pensar en la muerte, en la imposibilidad de pensar nuestra no existencia, en los recuerdos y en la trascendencia. Mis inseguridades, mis miedos y mis dudas son las del personaje de Jotta. En el tiempo que me llevó escribir él iba cambiando a medida que yo me adentraba en mi duelo, iba siguiendo mis pasos. Todo ese proceso está expresado en la película.

Alicia Tapa Fuente DSPrensa & Acciones para la cultura 2
Leonor Manso, como Alicia (Fuente DS/Prensa & Acciones para la cultura)

Además de ese interés inicial, que puede sonar triste y egoísta, fue surgiendo en el proceso la necesidad de jugar con estas contradicciones y reírse de ellas en el camino de restarle solemnidad a la historia. Esa búsqueda y cierta fascinación por la religión, no en términos ideológicos pero sí en cuanto a lo estético de sus imágenes y relatos, fueron metiendo en la película esos recorridos del personaje por lo sacro en la búsqueda de respuestas a su dolor.

La incorporación de lo popular de los cultos, de cierto humor, de lo onírico encontró su apoyo en una fuerte referencia en el cine italiano. Hay una cita específica en la película que hace juego con un texto que fue inspirador para la escritura. Se trata del “Discurso sobre el plano secuencia o el cine como semiología de la realidad” de Pier Paolo Pasolini, donde realiza una comparación entre la vida y el cine: la muerte, en tanto última acción, es la encargada de darle sentido a nuestra vida así como el final de una película le dará un sentido al film.

* cineasta egresado de Diseño de Imagen y Sonido (UBA). Miembro de la comisión directiva de Doca (Documentalistas de Argentina

Fuente: Denise Salvador. DS/ prensa & acciones para la cultura