El columnista, Andrés Pavón, esta vez, propone analogías entre la campaña electoral que dio paso a que el “peronismo”, y el fundador del movimiento, Juan Domingo Perón, llegaran al gobierno con las elecciones de febero de 1946 y las actuales en las que el partido acaba de dar a conocer una de sus fórmulas más esperadas, la que contiene a la actual senadora y ex presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, a la que esta semana le tocó comparecer en los tribunales por un juicio de “corrupción” en la obra pública durante su mandato, muy cuestionado no solo por dirigentes políticos sino también por expertos del derecho.

Por Andrés Pavón*

Andrés Pavón

El motivo es el mismo: influir en el resultado de elecciones presidenciales, a favor de un candidato ¿El autor también? Luego de los históricos acontecimientos que culminaron con la recordada manifestación del 17 de octubre de 1945, exactamente el 25 de octubre, el secretario de Estado de los EEUU, James Byrnes, autorizó la formación de un equipo para elaborar un informe sobre nexos entre el régimen (Farrel-Perón) algunos diarios argentinos y Berlín (Alemania).

Este informe lo harían llamar "Libro Azul" y saldría a la luz días previos a las elecciones del 24 de febrero, por un pedido al Embajador norteamericano Spruill Braden. de Hugo Stunz, acérrimo antiperonista y dueño del diario, El Día, de La Plata, y del candidato a vicepresidente por la también antiperonista, Unión Democrática, Enrique Mosca.

Tal informe, en su primer momento, no iba a ser utilizado con fines electorales, sino que se iba a distribuir por las distintas embajadas, es decir por vía diplomática, a los presidentes de las repúblicas latinoamericanas. La idea era para poner de manifiesto “el peligro” que consideraban los Estados Unidos sobre el poder que acumulaba un coronel Perón, al que consideran pro-germano, fascista y sobretodo, un peligro para los intereses norteamericanos .

¿Por qué en su primer momento el "Libro Azul" no tenía un fin electoralista? Porque los Estados Unidos no estaban muy convencidos de que se llamase a elecciones. El régimen argentino contaba con amplio respaldo entre sus camaradas y los trabajadores que gozaban de un buen salario y habían conseguido derechos reclamados infructuosamente por años.

El Coronel Perón había "tejido", a través de su gestión en la Secretaría de Trabajo y Previsión, una excelente relación con los dirigentes sindicales y porque en el contexto de la guerra, donde la Argentina era proveedora de alimentos y pertrechos, las arcas del Estado contaban con enormes cantidades de oro y divisas ("libras congeladas").

Además cuando el Presidente Farrel llamó a elecciones y dió garantía de elecciones libres, muy pocos creían en un triunfo de Perón y el embajador norteamericano, Spruill Braden, seguía de cerca la campaña. Durante la campaña en muchos actos organizados por la Unión Democrática, hubo sabotaje, atentados y varios muertos, sin encontrarse los responsables ideológicos.

El encargado de Negocios de los Estados Unidos en Buenos Aires, John Gavot, entonces, consiguió que el departamento de Estado de EEUU dejara circular días antes de las elecciones (17 de enero) una parte preliminar del "Libro Azul" que constaba de 13 reproducciones de telegramas enviados desde la embajada de Alemania hacia Buenos Aires.

Con aquellas “fotocopias” el sector de la prensa "antiperonista", y por supuesto la Unión Democrática, pergeñaron múltiples hipótesis de espionaje y traiciones. No obstante lo cual el resultado de aquellas elecciones del 24 de febrero de 1946 fue favorable a la fórmula Perón-Quijano, 52,84%, y se recuerda de aquella campaña el interrogante ¿Braden o Perón?

El martes de esta semana empezó un juicio pergeñado en base a otras fotocopias de cuadernos, contra la ex presidenta, peronista y opositora, Cristina Fernández de Kirchner, también distribuidas convenientemente y a tiempo para que el hecho tenga efectos en los tiempós de las campañas electorales ¿El resultado de la elección será similar?

* militante y referente del peronismo de San Martín

** Fuente: El ejercito y la política en la Argentina. De Perón a Frondizi 1945-1962. Ed. Sudamericana 1980.