A 63 años de los fusilamientos clandestinos de opositores políticos a la dictadura del general Pedro Eugenio Aramburu (1955-1958), en los basurales de José León Suárez, agrupaciones políticas de diversos espacios pero sobre todo peronistas, la central de trabajadores CGT Zona Norte, militantes, organismos de derechos humanos, familiares y el Partido Justicialista de San Martín recordaron y homenajearos a víctimas y sobrevivientes. El periodista, Rodolfo Walsh, desentrañó la trama de los asesinatos políticos en su libro fundante, Operación Masacre, en 1957.

Fusilados JL Suárez INTERNA 1a Berta Carranza y Soledad Valle
Lectura de un poema en homenaje a Susana Valle, hija del general Juan José Valle. A la izquierda escuchan Soledad Valle, su hija, y Berta Carranza (izq)

Berta Carranza es la hija de Nicolas Carranza, un opositor peronista a la dictadura militar de 1955 que en el contexto del levantamiento del general, Juan José Valle, el 9 de junio de 1956, fue fusilado clandestinamente junto a otros vecinos del conurbano -18 en total dicen los historiadores- en Lanús y en José León Suárez, donde fueron fusilados 12, incluido Carranza.

El periodista, Rodolfo Walsh, en 1957 escuchó la dramática frase, “hay un fusilado que vive”, entre las conversaciones vanas en un cafétín y así nació la investigación fundante del genero literario “periodismo no-ficción” donde Walsh reveló que no hubo uno, sino siete sobrevivientes, y que fue un acto ilegal de las fuerzas represivas, pues se cometió sin que lo sustente una ley marcial.

Fusilados JL Suárez INTERNA 2 Katopodis en el centro
Katopodis, presidente del PJ, cerró los discursos. “Nosotros, como peronistas, no vinimos a la historia de nuestro país ni para contarla ni para narrarla, vinimos a transformarla"

Carlos Lizaso, Francisco Garibotti, Vicente Rodríguez, Mario Brión y Carranza fueron asesinados. Sobrevivieron Horacio Di Chiano, Julio Troxler, Reinaldo Benavídez, Rogelio Díaz, H, Norberto Gavino, Miguel Ángel Giunta y Juan Carlos Livraga, que estaba a mala hora en el peor lugar, en una casa de Florida, y fue apresado y fusilado con el resto solamente por estar allí.

Berta estuvo en lo que fuera el basural donde se sucedieron los hechos -por 9 de Julio y av. Marquez, JL Suárez-. Allí se recuerda a los fusilados cada año. Militancia variada, pero sobre todo peronista, sindicatos, la CGT Zona Norte, el Partido Justicialista local (PJ), infinidad de agrupaciones, organismos de derechos humanos, se dan cita allí. Son muchos los que van.

Fusilados JL Suárez INTERNA 2b Katopodis en el centro
"(…) Tenemos la responsabilidad de que en los próximos cuatro años en San Martín no se sigan cerrando empresas, la gente no siga perdiendo laburo"

Estuvieron, con Berta; el intendente, Gabriel Katopodis, presidente del PJ local, la Abuela de Plaza de Mayo, Delia Giovanola; el titular de la CGT Zona Norte, Ricardo Lovaglio; el referente de docente privados SADOP, José Luis Casares; el médico y edil, Héctor Lanza, el diputado nacional, Leonardo Grosso, Magui Gagey de Mujeres Peronistas Bonaerenses (MOPEBA).

Berta observó la diferencia entre los fusiladores de 1956, que derramaron ilegalmente sangre de hermanos en ese lugar, para escarmentar a sus opositores políticos, y la gestión democrática de un partido, que con opositores también, en el mismo lugar supo fundar un amplísimo centro deportivo que alienta y fortalece la vida de los jóvenes. Dos maneras muy distintas.

Unión y responsabilidad

También se homenajeó a Susana Valle (1936-2006), la hija del general, Juan José Valle, en presencia de su hija, Soledad Perusset Valle, nieta del militar, alguien que también está siempre en las demostraciones de afecto y admiración por quien se levantó contra la dictadura, más allá de la conveniencia política de la acción o la opinión del líder del movimiento político.

Fusilados JL Suárez INTERNA 3 Delia Giovanola
Delia Giovanola, una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo (centro, entre dos mujeres)

Además, en el acto se leyó una carta de Livraga -que este año la fecha le coincidió con una indisposición de su mujer y no pudo estar- donde pidió “un fuerte aplauso mirando al cielo” por los asesinados, y además exhortó: “Yo, Juan Carlos Livraga, el fusilado que vive, muy lejos pero más cerca que nunca, los convoco a unirse para que en nuestra patria vuelva a salir el sol para todos”.

Esto también tienen los actos frente al monumento a los fusilados. No recuerdan un hecho delictivo sino un hecho político, el exterminio de los opositores como método. La mano dura. Un gobierno de fuerza que usó las fuerzas armadas -cualquiera de ellas- para lograr librarse del peronismo. Y se pone de relieve el valor y el amor de la militancia por las causas populares.

Fusilados JL Suárez INTERNA 3a lugar
Muchas y variadas representaciones de la militancia, sindciatos, organizaciones de derecvos humanos

En esta línea el intendente Katopodis, que cerró la lista de oradores, en su rol de presidente del Partido Justicialista local, explicó que los fusilamientos de JL Suárez descubiertos por Walsh, y el del general Valle, buscaron que no existan en la historia, y en la memoria de nuestro pueblo, los años cuando se conquistaron los mejores derechos para nuestra gente”.

Katopodis explicó también: “Nosotros, como peronistas, no vinimos a la historia de nuestro país ni para contarla ni para narrarla, vinimos a transformarla, es lo que hicimos, hacemos y vamos a hacer todos los días poniendo lo mejor de nuestro corazón (…) pensando en un país en grande y con un sueño en grande. Ellos no entregaron su sangre por una promesa chiquita”.

Fusilados JL Suárez INTERNA 4 REAL CGT Zona Norte
Katopodis (centro) con Ricardo Lovaglio (izq.) secretario general de la CGT; Casares de SADOP (der.) Graña de Bancarios (izq.) y Ruggero (FOETRA) (der.)

Y luego destacó: “Lo hicieron convencidos de que hay una patria grande, una Argentina que debía garantizar una promesa de bienestar y felicidad para todos. Y esos son los sueños que tenemos que volver a tener hoy más que nunca (…) para luchar, para organizarnos (…) para volver a poner el peronismo de pié (…) y cambiar las políticas que hoy se aplican en este país”.

Fusilados JL Suárez INTERNA 4 TULA
"El Tula" (izq.) un ícono del peronismo, con el edil Héctor Lanza

(…) Tenemos la responsabilidad -exhortó Katopodis- de que en los próximos cuatro años en San Martín no se sigan cerrando empresas, la gente no siga perdiendo laburo. Esa es la responsabilidad de cada compañero y cada compañera. Por eso venimos a cargarnos de fuerza, entusiasmo, a recordar esta memoria que es nuestra, peronista, y también a dar testimonio".

Un grupo de jóvenes del Polo Social San Martín también se hizo escuchar con bombos y consignas. La juventud también fue parte de los homenajes y el recuerdo a los fusilados de JL Suárez, de hecho muchos conocen la historia que se cuenta en los claustros universitarios, en comunicación social, cuando se analiza el libro de Walsh. 

Tras el acto se sucedieron los saludos, abrazos, encuentros entre militantes de diferentes campos, y generaciones. Se fotografiaron con los celulares. Un grupo repartió claveles. Hubo cánticos, consignas variadas, y para las 2 de la tarde, aproximadamente, la calle 9 de Julio volvió a tener su paisaje normal, y el monumento a los fusilados quedó con un arreglo floral también.
                                                                                                                                                               Gustavo Camps

Anuncios