En la segunda jornada de la Semana Social, por la mañana, el sociólogo sanmartinense, Jorge Benedetti; la teóloga y filósofa, Emilse Cuda, docente de la universidad pública nacional, Arturo Jauretche, de Florencio Varela, y el abogado, Matías Cremonte, titular de Asociación de abogados Laboralistas, analizaron desde diferentes perspectivas del trabajo, y criticaron la visión que lo entiende como factor de la producción en el sistema de explotación que impone el capitalismo. Al final, Mons. Jorge Eduardo Sheinig, obispo auxiliar de Mercedes-Luján, leyó un documento de los sacerdotes de la Pastoral de las Villas de Capital y Gran Buenos Aires, que criticó la utilización partidaria de dichos u opiniones del Santo Padre Francisco.

Semana social 2da jornada 29-06 mañana INTERNA 1 CUDA
Emilse Cuda propuso analizar la situación de “los jóvenes en las villas que reclaman vivir mientras su trabajo es en medio del narcotráfico, que exigen tener mejores oportunidades”

Sin duda una de las intervenciones que caló hondo, en el auditorio habituado de la Semana Social, el sábado a la mañana fue el de la teóloga, Emilse Cuda, sobre las «formas» de trabajo de los jóvenes de las barriadas postergadas por el sistema capitalista. Cuda propuso analizar la situación de “los jóvenes en las villas que reclaman vivir mientras su trabajo es en medio del narcotráfico, que exigen tener mejores oportunidades”

Primero el sanmartinense, Jorge Benedetti, empresario, sociólogo, había comenzado dando datos duros sobre los trabajadores de la Argentina –«un tercio de la población crece como descartados sociales: ancianos, pobres, los discapacitados y los jóvenes” enumeró-, describió un contexto global amenazante para los países de la región, y la Argentina, y tras citar al Papa Francisco en varios tramos de su ponencia exhortó, en su línea, a que «la patria grande se mantenga unida».

Semana social 2da jornada 29-06 mañana INTERNA 1 BENEDETTI
Benedetti, sociologo vecino de San Martín (centro)

Cremonte advirtió sobre la exclusión de trabajadores por la propia lógica del sistema capitalista, que para bajar costos excluye a los trabajadores para sustituirlos por capital físico y tecnología. El especialista en derecho laboral, y relaciones de trabajo, definió dos pilares sobre los que se funda el pacto social en la Argentina: uno, el salario digno, representado por el sueldo mínimo vital y móvil; otro, el sujeto colectivo, sindicalizado, que garantiza sus derechos.

Para Cremonte ambos pilares están en crisis. El salario digno no existe por las crisis económicas y las dictaduras militares. El trabajador no sabe cuanto vale su fuerza de trabajo, no solo para reproducirla sino con los agregados culturales como el derecho al descanso, la educación. Y la sindicalización se retrotrae por la lucha del neoliberalismo, que tiene la idea de volver al liberalismo, una relación sin intermediarios entre el poder del patrón, y el trabajador.

Semana social 2da jornada 29-06 mañana INTERNA 4
Luego del panel los presentes debatieron en diferentes talleres

El último orador del panel fue, Mons. Jorge Eduardo Sheinig, e hizo referencia al Día del Pontífice que se celebra hoy 29 de junio con la Solemnidad de San Pedro y San Pablo. Además de agradecer a quienes expusieron y valorar el magisterio de Francisco, el obispo Auxiliar de Mercedes – Lujan leyó el mensaje sobre el Santo Padre que dieron a conocer los sacerdotes de la Pastoral de las Villas de Capital y Gran Buenos Aires.

Amor

En diálogo con denorteanorte.com, Cuda explicó que la semilla de la salida para los desposeídos, y sobre todo los jóvenes en el contexto de descarte, debe ser desde su propia perspectiva. Líderes con sus programas, e intelectuales con sus teorías poco pueden aportar si no parten desde el lugar de esos jóvenes, si no se corren del lugar del que conoce las soluciones. «La perspectiva, primero, es la del amor, aunque parezca un lenguaje vacío» explicó.

Semana social 29-06 comisiones mañana tierra
Uno de los talleres luego de la conferencia general

Y agregó: «Cuando uno tiene amor, pensemos en nuestros hijos ¿Cuántas cosas disculpamos? A nuestros hijos les entendemos todo. Nos duele si les va mal pero los entendemos, no los juzgamos. Allí hay que llegar, ponerse en el lugar del otro y partir de que es una víctima del sistema. El sistema es el que mata y no los que vemos como delincuentes, y a ellos antes que a nosotros. Es difícil explicarlo porque se convirtió en un lenguaje vacío».

Sobre alguna pista para entender la propuesta explicó: «El camino sería cambiar el sistema, pero es algo que no se cambia de un día para el otro, es una conversión. Tampoco la revolución fue solución. Se puede lograr iniciando el proceso, dice el Papa, pero no se puede esperar que los resultados los veamos nosotros, y menos se logran los resultados en un periodo de gobierno, ni siquiera en una generación«, sostuvo la teóloga y continuó.

«Cuando Moisés salio de Egipto, tardó 40 años en llegar a la tierra prometida, y los que llegaron no fueron los esclavos que salieron sino sus hijos. Hay que confiar en que, el proceso que uno inicia, en mucho tiempo va a dar buenos resultados pero en lo inmediato nada. Y no tenemos que confundir la crítica al poder y al uso del poder, con la crítica a la autoridad, sin autoridad no se puede conducir ninguna nave; lo otro es liberalismo puro» explicó.

Gustavo Camps

Anuncios