Cristina Fernández de Kirchner presentó su libro, Sinceramente, con Sergio Massa, Axel Kicillof -respectivamente precandidatos al Congreso nacional y a la gobernación bonaerense - y los intendentes del conurbano, entre ellos, Julio Zamora, de Tigre; Gabriel Katopodis, de San Martín; Luis Andreotti, de San Fernando; y el anfitrión Leo Nardini, solo por citar a los de la región. Fue ayer el Estadio DirecTV Arena, de Malvinas Argentinas. También, entre muchos otros dirigentes regionales estuvieron, Juan Andreotti, de San Fernando, y Lorenzo Beccaría de Vicente López, que se postulan a las intendencias de esos distritos.

Una Cristina punzante y atemperada -"Silbar no; pensar, hablar y trabajar" exhortó a la militancia ante un abucheo cuando nombraba a opositores- presentó su libro, Sinceramente, en el Estadio DirecTV Arena repleto, en Malvinas Argentinas, junto a intendentes del conurbano y a un abanico de precandidatos del Frente de Todos, para estas elecciones PASO (EPAOS en la provincia), acompañada en el escenario por el escritor, Marcelo Figueras.

Cristina en Malvinas Argentinas interna 1
Cristina ingresa al estadio colmado de militancia y dirigentes

Estuvo Sergio Massa, y no solo eso, pues Cristina se dirigió a él especialmente, en un tramo de la charla, en la que hablaba de la deuda pública contraída por el actual gobierno y le sugirió que desde la Cámara de Diputados -él encabeza la lista por Buenos Aires- elabore legislación con "un mecanismo para racionalizar la deuda". Una de las líneas, en su presentación, fue la valoración de la unidad a la que llegó el Frente de Todos para estas elecciones.

"Van a venir tiempos difíciles y van a requerir un gran espíritu de unidad nacional" dijo casi al final de la presentación Cristina Kirchner, precandidata a la vicepresidencia del país, junto al escritor, Marcelo Figueras, que ofició de partenaire y le iba sugiriendo temas del libro que fue todo un boom editorial, y con el que lleva hechas presentaciones en escenarios que convocan gran cantidad de público y militancia como ayer sábado, y luego se viralizan sus dichos.

Si como estrategia electoral el oficialismo explota la dimensión instrumental y emotiva del lenguaje -"Estamos a mitad del río entre el pasado que no da ninguna solución y el futuro que nos merecemos" ha dicho Mauricio Macri en un acto de campaña con el Metrobús San Martín para licuar el tenor de la crisis que enfrenta el país en su gestión- ayer Cristina también entró en el juego y le contestó: "Estamos en el medio del río pero los salvavidas no los tienen ellos".

Cristina en Malvinas Argentinas interna 2
Cristina les dedicó párrafos extensos a la provincia de Buenos Aires -"un país dentro de otro país" la definió- y al precandidato a la gobernación Axel Kicillof

En otro tramo en el que hablaba de cómo el oficialismo explica la realidad, Cristina también señaló: "Cuando Macri llegó al gobierno, y Vidal a la gobernación (bonaerense), todos estábamos en tierra, los empresarios en sus empresas, los comerciantes en sus comercios, los chicos iban al colegio a estudiar y no a comer, los científicos (...) Todos estaban en tierra haciendo su vida y de repente vino el sunami de estas políticas".

La ex presidenta que va por la vicepresidencia en fórmula con Alberto Fernández a la presidencia, al inicio, tras un planteo de Figueras sobre las mujeres, la felicidad y los políticos sostuvo: "El ámbito de la charla con mujeres siempre te remite a las cosas más simples de la vida en la que las mujeres somos administradoras (...) Te recuerdo que un político que se llamaba Juan Domingo Perón habló de la felicidad del pueblo y la grandeza de la nación".

Cristina en Malvinas Argentinas interna 2a
En varias oportunidades Cristina se situó en su rol de conductora, con ademanes y comentarios al auditorio para que no interrumpa la charla con aplausos, vivas o signos de desaprobación: "Silbar no; pensar, hablar y trabajar"

Unidad Nacional

"Tenemos que enchufar a la política con las cosas de la vida" exhortó en otro momento. Y Figueras la planteo el tema de la deuda pública y la relación con el FMI, que se lee en el libro. Allí Cristina recordó que en 2006 el gobierno de Néstor Kirchner canceló totalmente la deuda con el FMI, tras una negociación que encabezó el economista, Guillermo Nielsen. "Hizo una buena gestión" afirmó Cristina sobre Nielsen pero aclaró "con directivas claras".

También reveló el enojo de Néstor Kirchner por el conflicto con el campo, tras la gestión con la Res. 125, por parte de Martín Lousteau -entonces ministro de Economía (2007-2008) de Cristina Kirchner- , y el hecho de que aquel ministro le dijera sobre el sector de campo en cuanto a las retenciones: "Si. Si. están de acuerdo"; cuando aquella medida desembocó en un descomunal conflicto político por el cual hasta perdió una elección aquel gobierno.

Cristina-en-Malvinas-Argentinas-interna-3.jpg
Cristina: "Van a venir tiempos difíciles y van a requerir un gran espíritu de unidad nacional" dijo casi al final de la presentación

Recordó al ex canciller Héctor Timerman (1953-2018) que en 2015 logró que la Asamblea de la ONU aprobara una resolución para la creación de un marco regulatorio para la reestructuración de deudas soberanas -los fondos buitre la vieron muy mal esa decisión-; y ponderó -para diferenciarlo de Losteau, indudablemente- la negociación de Axel Kicillof con el llamado Club de París (acreedores internacionales de la Argentina) sobre la deuda externa.

Cristina les dedicó párrafos extensos a la provincia de Buenos Aires -"un país dentro de otro país" la definió- y al precandidato a la gobernación Axel Kicillof. Además celebró que un economista, conocedor de la macroeconomía, tenga posibilidades de conducir una jurisdicción como la bonaerense. Sobre el ex ministro de economía recordó que ideó el plan de cuotas Ahora 12 y ponderó "la sensibilidad de saber como vive el pueblo" del candidato.

Cristina en Malvinas Argentinas interna 4
Cristina: ""Cuando Macri llegó al gobierno, y Vidal a la gobernación (bonaerense), todos estabamos en tierra, los empresarios en sus empresas, los comerciantes en sus comercios, los chicos iban al colegio a estudiar y no a comer, los científicos en el CONICET y en los laboratorios (...) Todos estaban en tierra haciendo su vida y de repente vino el sunami de estas políticas"

Cristina se situó varias veces en su rol de conductora, con ademanes y comentarios al auditorio para que no interrumpa con aplausos, vivas o signos de desaprobación. Y hacia el final reflexionó: "Hemos podido desendeudar la Argentina, con aciertos y errores, no acertamos en todo, también nos equivocamos -y lo repitió al menos tres veces, y hasta se disculpó- (...) pero nunca le erramos en la defensa de los intereses de los argentinos (...)".

"Pese a las dificultades -expresó Cristina Fernández de Kirchner- estoy absolutamente convencida de que con los compañeros, compañeras, de la provincia y todo el país, los que nos habíamos distanciado y nos volvimos a juntar, porque vemos que es mucho más importante la Argentina que nuestras diferencias (...) bueno quiero decirles que hemos aprendido que cuando nos peleamos entre nosotros nos devoran los de afuera así que a trabajar y mucho".

Cristina en Malvinas Argentinas interna XX
Cristina Fernández, entre Sergio Massa y Axel Kicillof, tras la charla se mostraron ante el público que había quedado afuera del estadio

Estuvieron, entre muchos, Julio Zamora, de Tigre; Gabriel Katopodis, de San Martín; Luis Andreotti, de San Fernando; el anfitrión Leo Nardini, de Malvinas Argentinas. También estuvieron, Juan Andreotti, de San Fernando, y Lorenzo Beccaría de Vicente López, candidatos a intendente; los sanisidrenses, Milena Lamonega, de SADOP y Mujeres Sindicalistas; el edil Marcos Cianni; el dirigente de SUTEBA, Julio Ceresa, dirigente de Vicente López...

Estuvo la referente de derechos humanos de Tigre, Verónica Caamaño; también hubo organismos de derechos humanos como la Comisión Memoria Verdad Justicia Zona Norte; Barrios por la Memoria; el Ateneo Néstor Kirchner, de San Martín. Tras la presentación, Cristina firmó algunos ejemplares del libro, Sinceramente, y junto a Kicillof y otros dirigentes saludaron a quienes no habían ingresado al estadio DirectTV por razones de capacidad del espacio.

Gustavo Camps

Anuncios