El Centro Político Cultural, La Jauretche, de Carapachay (Borges 5399), proyectará el documental, Antonio Puigjané el piru (un franciscano a contrapelo), sobre el comprometido cura franciscano, hoy viernes, a partir de las 19, con la presencia de su realizador, el cineasta, Fabio Zurita. En esta columna publicamos una entrevista exclusiva que en la semana del estreno del filme, en febrero de 2016, Gustavo Camps publicó en el semanario regional Prensa Libre, donde Zurita cuenta como llegó a filmar el documental y otras particularidades de la obra y el personaje, como por ejemplo, que se tomó 15 años para filmarla; o que a Puigjané lo defendió el reconocido abogado de derechos humanos, Julio Viaggio, oriundo de San Fernando, acá cerquita en la zona norte. 

Por Gustavo Camps*

Gustavo Camps JO2018

Nunca le faltaron propuestas desafiantes al cineasta, Fabio Zurita. Investigó el funcionamiento de las barra bravas futboleras en la dictadura, por años llevó adelante el Festival Internacional de Cine de Temática Sexual. También ganó el concurso Series para TV, del Plan Operativo de Promoción y Fomento de Contenidos Audiovisuales Digitales 2015, con “La lucha continúa” historia del pueblo peronista, un audiovisual para TV de ocho capítulos.

Formado en animación en la Univ. de Avellaneda, historietista, director teatral, guionista, actor, escritor, esta semana se estrena su documental: “Antonio Puigjané, el piru, un capuchino franciscano a contrapelo”. En la entrevista Zurita cuenta cómo se relacionó con el franciscano encarcelado por una justicia cómplice de la dictadura, que lo sancionó por su relación con los militantes y el partido que a sangre y fuego tomaron el cuartel de La Tablada en 1989.

El director revela que tuvo que elegir entre mucho material, para lograr la síntesis de 75 minutos que muestra el documental, que la producción le llevó 15 años de trabajo y que el formato documental le permitió mostrar sin prejuicios quién es el padre Puigjané.

Vicente López Zurita La Jauretche Puigjané
En la foto el director Zurita, claqueta en mano, Fray Puigjané en su silla y a su lado, Norita Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo línea fundadora

-¿Qué te interesó del padre Puigjané?
-Sobre todo la temática, la causa de por qué estuvo preso. Lo conocí a través de Osvaldo Bayer. Lo fui a visitar a la cárcel. No lo encontré pues ya estaba por obtener la libertad condicional por la edad. Igualmente me quede charlando con unos compañeros de él; también con (Enrique) Gorriarán Merlo. Hice un documental chiquitito para ellos, pues estaban en huelga de hambre, para mandar a organismos de derechos humanos. Después me desvinculé de los muchachos y me volví a vincular con Antonio, que ya estaba en libertad condicional. Fui y no sabía con quien me iba a encontrar. Fue súper humano, muy amable, muy igual. Noté que en él no había cómo, para meterlo 20 años en prisión. A partir de esto empecé a investigar.

-¿A qué recurriste para investigar?
-Entrevistas filmadas. En 1985 había leído una nota de Mona Moncalvillo en la Revista Humor. Leí cosas en diarios uruguayos pues allá se publicaban cosas que acá no. Acá se hablaba de Antonio como el ideólogo del copamiento de un cuartel militar, sin piedad, hablaban malas cosas acá. El escribía cartas y las publicaban en Uruguay. El me iba contando cosas mientras lo filmaba también.

-Elegiste componer una puesta referencial, un documental al estilo clásico ¿No te tentaste en utilizar tus experiencias literarias y en animación?
-Hubo muchas razones. La animación es cara, por ejemplo; los tiempos son muy largos, me pasa con las historietas. Igualmente había un montón de cosas preparadas, dibujos de Antonio, pero había tanto material de archivo, tanta información muy buena; fueron 15 años que me llevó filmar el documental. Tuve mucho que limpiar para llegar a la duración (75 minutos) y que se entienda, que sea una síntesis potente. Queríamos contar por qué estuvo preso Antonio, por qué se ensañaron en condenarlo. Tampoco busqué tantos contrapuntos, o que el contrapunto sea la propia vida de Antonio. El peso es Antonio Puigjané; yo por ahí quería entrar de una manera más sutil, pensé en titularla “El Piru”, como le decían a él familiarmente, pero a veces las sutilezas confunden, hay que ser directo, concreto y frontal. El documental encierra todo esto.

Vicente López Zurita La Jauretche Puigjané interna 1
El flyer que invita a la proyección

-¿Qué perfil del padre se plantearon mostrar?
-Quisimos tomar a un Antonio silencioso, reflexivo. Un tipo que habló siempre, en varias oportunidades de su vida, que tuvo una palabra para los más necesitados. Una de las veces que habla es cuando se encuentra con Nora (Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo) y dice algo fundamental que encierra todo su pensamiento: “la revolución es que no haya más hambre”.

-¿Te sorprendió que gran parte de los católicos condenaran al padre por prejuicios?
-Gran parte de la iglesia lo condenó, si. Hubo pase de facturas; decían: -bueno, tuviste una desobediencia… Pero él no renuncia a sus convicciones, se siente parte de la iglesia, la ama con sus errores. A él lo van echando de los lugares donde se instala; lo sacan de los barrios humildes porque no querían que la iglesia esté metida en las villas.

-¿En lo personal te cambió la visión que tenías del padre el recorrido que hacés para lograr el documental?
-Yo soy muy desconfiado. En esa fantasía onírica que uno tiene, el ideólogo del copamiento de La Tablada era un coleccionista de armas, no sé. Pero me fui convenciendo de que Antonio no es hombre para eso, sino para algo mucho más valioso, respeta a los que lo hicieron, le da pena. En la cárcel su misión fue ayudar a los demás, afeitar al que tenía SIDA, ayudaba, evangelizaba. Se bancó la represión de la cárcel.

*Editor de De Norte a Norte-Noticias las 24 horas (denorteanorte.com)

Si te pareció útil la nota podes hacer una donación

Doná

Si te parece útil lo que lees en el portal de noticias podes donar este valor simbólico para ayudar a que sigamos informando. Gracias!!

$5.00

Anuncios