El centro de adicciones y asistencia del Bajo Boulogne (Anchorena 2665) funciona tras un convenio entre el Obispado de San Isidro y el municipio. Tiene un grupo multidisciplinario de especialistas compuesto por psicólogos, psiquiatras, asistentes sociales, docentes y operadores barriales para contener a chicos y abordar problemáticas como adicciones y violencia intrafamiliar, entre otras cuestiones. En el lugar también funciona un Punto Digital, que capacita en nuevas tecnologías y posee conectividad internet.

San Isidro Casa del Joven Bajo Boulogne interna 1
La Casa del Joven en el Bajo Boulogne (Anchorena 2665)

La Casa del Joven, en el Bajo Boulogne ((Anchorena 2665) tiene un grupo multidisciplinario de especialistas compuesto por psicólogos, psiquiatras, asistentes sociales, docentes y operadores barriales para contener a chicos y jóvenes, y abordar problemáticas como adicciones y violencia intrafamiliar, entre otras cuestiones, informó el municipio en un comunicado de prensa.

La Casa funciona todos los días de 10 a 17 y tiene un centro de adicciónes, destacó la infomación, para los jóvenes que participan allí. En el centro los jóvenes buscan recuperarse de diferentes problemáticas como violencia intrafamiliar, adicciones de alcohol y drogas. Así, reciben contención y realizan tratamientos a cargo de psicólogos y especialistas, señaló también la información.

La asistencia juvenil incluye capacitaciones con cursos de percusión, peluquería, cocina, huerta, panadería, computación, formación en call center, entre otros, se informó. Además, de 18 a 22, pueden practicar fútbol, boxeo y hockey. En el centro de adicciones desde hace dos años también funciona el primer “Punto Digital” del distrito.

San Isidro Casa del Joven Bajo Boulogne interna 2 Nicolas Galas
Box, uno de los deportes que pueden practicar los jóvenes

El punto digital es "un espacio de inclusión digital, con conectividad, capacitaciones y acceso a nuevas tecnologías", describió la comunicación e informó que los centros surgen tras un convenio entre el Obispado regional y el municipio para gestionar dos centros de tratamiento de adicciones y contención situados en zonas consideradas vulnerables, en Beccar y el Bajo Boulogne.

Desarrollamos el programa, De la esquina del trabajo, con operadores barriales que recorren la zona, y generalmente, en las esquinas, se contactan con los jóvenes. Establecen vínculos, logran la confianza de ellos, y a partir de allí, los invitan a participar de las diversas actividades que se brindan en el centro”, explicó, Arturo Flier, secretario de Integración Comunitaria de San Isidro.

Hacemos charlas, tomamos mates en las esquinas para generar un vínculo y para que puedan confiar en nosotros. Si bien al principio cuesta mucho, se logra insistiendo y yendo cada día a hablar con ellos”, señaló, asimismo, Edith Sosa, conocida como “Bochi”, una mujer que trabaja como operadora barrial desde 2014 en la Casa del Joven.

Anuncios