Se llama "El Principito" y la donó el escultor, Martín Graziano, para homenajear al joven víctima de violencia institucional un 21 de setiembre del año 2.000. Raquel y Jorge Witis, sus padres, con hermanos de Mariano, la familia, amigos, amigas, y la comunidad, la inaugurarán mañana sábado 21, a las 11, en la plaza 9 de Julio, de Martínez, en Berutti, entre Córdoba y Larumbe. Luego, como todos los años, habrá un festival musical.

San Isidro Witis escultyura en plaza INTERNA 1
El Principito, escultura de Martín Graziano, en homenaje a Mariano Witis

En la plaza 9 de Julio, de Martínez, Mariano Witis (23) "jugó, se divirtió, usó la calesita y disfrutó de la sortija" recuerda su mamá Raquel en un video donde invita a la inauguración de la escultura, El Principito, en homenaje a su hijo, victima de la violencia del Estado, un cruel 21 de setiembre de 2.000. Muchos 21 de setiembre, desde entonces, familiares y amigos recuerdan a Mariano con actividades artísticas y música, pues él era músico. Este año volverán a recordarlo.

La escultura es creación del artista local, Martín Graziano, compañero de coros de Mariano; y también cuenta Raquel que la obra simboliza el resguardo de la vida, la libertad, la música y la alegría. Hay que decir que tanto Raquel como el papá de Mariano, Jorge, son referentes en el cuidado social y comunitario de esos valores, a través de sus luchas comprometidas en organismos de derechos humanos como la Comisión Memoría Verdad y Justicia Zona Norte.

Las actividades en homenaje a Mariano comenzarán a las 11. Este año, particularmente, habrá autoridades municipales, el intendente, Gustavo Posse, también será de la partida; pues la escultura se instalará permanentemente en esa plaza pública, situada en Berutti, entre Córdoba y Larumbe, y para eso hubo que cumplimentar tramitaciones, que incluyeron una resolución del Deliberativo, que gestionó el concejal, Marcos Cianni.

"Con mi marido -explicaba Raquel en 2009, cuando el Senado bonaerense le otorgó el premio «Mujer innovadora 2009»- siempre pensamos que tiene que existir un mundo más justo y solidario, más benevolente, porque todos cometemos errores. Por los errores graves hay que poner límites. Para esto existe el derecho, pero siempre tuvimos claro que debe ser protector, para devolver la dignidad a la víctima y que la sanción sea acorde al daño. Nunca pensamos que alguien se tiene que pudrir en la cárcel, al contrario, hay que rehabilitar a quien se equivocó y reinsertarlo. Esto puede hacerlo una sociedad solidaria, con una mirada fraterna, sobre todo que proteja a sus niños y jóvenes que son el futuro".
                                                                                                                                                               Gustavo Camps

San Isidro Witis El Principito
El flyer que invita a la inauguración de la escultura