La escritora Giselle Aronson en esta columna pone en evidencia la facilidad con la que se construyen estereotipos, como si ciertas características, cualidades y tipologías existieran solo a la medida de un único lugar, y que si son negativas, por supuesto no remiten al propio lugar. El eterno juzgamiento del otro, del desconocido, del exótico ¿La marginalidad es la condición del conurbano? Esto contesta la escritora al respecto.

Por Giselle Aronson*

Giselle Aronson

Alguien comenta un libro de un autor extranjero. Compara el ambiente marginal de la historia con el conurbano bonaerense. Busco reseñas del libro, no encuentro ninguna mención de territorialidad; más bien parece una trama ubicua. Pero la persona que lo comenta asocia marginalidad con conurbano.
Hace dos días terminé de leer El amigo de Baudelaire, de Andrés Rivera. La figura de Sarmiento, en ese libro, toda la antinomia civilización-barbarie está puesta en juego. Mediaba el 1800.
Y acá estamos, a diecinueve años de estrenado el siglo XXI, vinculando conurbano con marginalidad, como si no existiera en las metrópolis, las capitales. ¿Cuánto hay que recorrer para encontrar esos mismos márgenes en Capital? ¿Media cuadra?

Desde hace semanas me pregunto por esa especie de fascinación de ciertos sectores de la literatura por “lo conurbano”, así, entrecomillado, como si realmente se pudiera conceptualizar. Flashean por temáticas que les cuenten cómo es la vida en el conurbano, cómo se vive allá, del otro lado de la General Paz, donde todo es tan diferente a la Capital, tan civilizada. Se deshacen por conocer historias de desigualdad, exclusión, pobreza y delincuencia; más interesantes cuanto más lejanas las crean.
Se babean por autores del conurbano, tan exóticos, dueños de su rol de marginales que viven en Capital y no se suben a un tren desde 1996.

Se deslumbran por libros y escritores del conurbano cuando son legitimados por grandes editoriales y espacios capitalinos, e incluso, cuando les llega el eco de la difusión desde el extranjero.
Se llenan la boca ponderando el valor de los espacios culturales y la promoción de la literatura en el conurbano pero no vienen a los ciclos “porque queda lejos”.

*Escritora -autora de Modos de buscar refugio (Halley Ediciones, 2019)- y gestora cultural

Si te pareció útil la nota podes hacer una donación

Doná

Si te parece útil lo que lees en el portal de noticias podes donar este valor simbólico para ayudar a que sigamos informando. Gracias!!

$5.00

Anuncios