Por Gustavo Camps*

Gustavo Camps JO2018

Si en el acto del presidente electo y la cúpula de la CGT, Alberto Fernández explícitamente ubicó a los trabajadores organizados como actores relevantes de su mandato, y ponderó la unidad para llegar al gobierno, lo cierto es que la cuestión es cómo y de qué manera el movimiento obrero, que no está unido, "será parte del gobierno que se va a instalar en la Argentina el 10 de diciembre".

"No es un acuerdo político, nunca lo hemos hablado. Es la convicción que siempre tuvimos: que al país lo arreglamos entre todos, trabajando juntos y los que trabajan son la piedra angular de esta sociedad" dijo el presidente electo, desde su perspectiva en el mensaje, sin embargo del lado del movimiento de los trabajadores el tema no está cerrado en absoluto y es complejo.

Fernández con CGT INTERNA WW
Fernández estuvo en el salón Felipe Vallese sentado entre dos secretarios generales de la CGT, Héctor Daer y Carlos Acuña

Fernández estuvo en el salón Felipe Vallese sentado entre dos secretarios generales de la CGT, Héctor Daer y Carlos Acuña, pero hacia un costado en la misma mesa central estaba el camionero Hugo Moyano, crítico de esa conducción como muchos de los secretarios y dirigentes sindicales que estuvieron en el acto, por caso, de la región, el municipal de Vicente López, Victorio Pirillo.

En el encuentro -que fue "el tema" del viernes último, junto con los avatares de Chile y Bolivia, amén de la liberación de Lula en Brasil- participaron Santiago Cafiero, Axel Kicillof, Sergio Massa, Wado De Pedro, José Luis Gioja y Gustavo Béliz. Y en primera fila se sentaron gobernadores peronistas e intendentes del Conurbano, de gran peso político tras los comicios.

El presidente electo valoró la construcción de un pacto social ¿Esperará que el movimiento obrero responda como lo hizo la conducción de Daer y compañía ante Mauricio Macri, que jamas se plantó férreamente ante las medidas antipopulares del gobierno saliente? ¿Cuál será la escala de Moyano, con el antecedente de hacerse plantarse contra Cristina en su segundo mandato?

Fernández con CGT INTERNA 2
Pirillo, entre los sindicalistas que esperan signos concretos. En la foto con Ricardo De Simone, de SMATA; y Daniel Ricci, de FEDUN, docentes universitarios

Qué Fernández haya nombrado nada menos que a Rucci abre un interrogante ¿Fue cuestión de protocolo o espera que todos le respondan incluso burócratas de oficio, los llamados gordos, los eternos oficialistas o los independientes, que por supuesto también estaban en el encuentro de los trabajadores, por caso Andrés Rodríguez (UPCN) o Armando Cavalieri (Comercio).

Para algunos de los sindicalistas críticos de la actual conducción, el momento de explicitar los puntos de un supuesto acuerdo debe ser antes de que Fernández asuma. Ya ungido presidente "con la chequera y la lapicera en la mano, después olvidate" graficó uno de los dirigentes críticos, que además especuló con que hubiera sido mejor que el moyanismo no vaya a la CGT.

Es que el hecho de haber confluido en un mismo escenario, decía el dirigente sindical, no implica en absoluto que haya unidad en el movimiento de los trabajadores ¿Fernández tendrá entonces que arreglar con el kiosco de cada uno, para llegar a un pacto social operativo, o contentarse con la foto al lado de Daer, y luego tener que lidiar en la calle con los díscolos, en la vida real?

Fernández con CGT INTERNA 1

Para el municipal Pirillo por ejemplo (secretario general del STMVL de Vicente López), un dirigente que ha demostrado autonomía y criterio propio para moverse en las aguas sindicales, "si estamos ante un país devastado, no se condice este diagnóstico, con los cirujanos que se proponen para enfrentar tremenda enfermedad que aqueja principalmente a los que menos tienen".

En esta línea que compara a la Argentina con un enfermo grave, Pirillo, que no ha ahorrado criticas a la conducción de la CGT, sobre todo a Daer, señaló: "al quirófano tienen que entrar los mejores cirujanos que tengan procedencia obrera, no los buenos amigos incluso muchos de estos con la misma mirada neoliberal igual a la del gobierno que se va por la voluntad popular".

Otro elemento no menor es el panorama internacional. El presidente electo Fernández dejó en claro que no se puede pagar la deuda al FMI en las condiciones en las que Macri deja el país. Ya en su cargo ejecutivo además tendrá que optar por una política de empleo, salarios, precios y gasto público que no aíslen al país del mercado internacional, y allí el organismo pesa.

Fernández con CGT INTERNA YY
Acuña, secretario de la CGT (estaciones de servicio)

La expansión de las exportaciones y la modernización del mundo del trabajo que esta requiere -Fernández propuso que el edificio de la CGT se convierta en un "centro de capacitación tecnológica para los que trabajan"- indudablemente se sostienen con inversión del Estado ¿Rusia, China, los EEUU, hacia donde virará el timón capitaneado por Fernández?

Macri deja devaluado como nunca el salario de los argentinos en términos internacionales. En 2015, según diversas fuentes periodísticas y de consultoras, rondaba los USD 580 y hasta hace poco no llegaba a USD 300 (USD 297 a marzo 2019). La evolución de este item también también se reflejará en las actitudes del movimiento obrero, según sean las nuevas políticas.

* Editor De Norte a Norte-Noticias las 24 Horas

Si te pareció útil la nota podes hacer una donación

Doná

Si te parece útil lo que lees en el portal de noticias podes donar este valor simbólico para ayudar a que sigamos informando. Gracias!!

$5.00

Anuncios