A propósito de lo que sucede en el presente latinoamericano, el periodista y psicólogo social, Román Mazzilli propone comprender y aceptar la complejidad de los procesos, y dejar de lado la famosa grieta en la que los extremos se ocupan mutuamente de que las tonalidades, los grises, los distintos de toda distinción, no les disputen el poder, y así ejercerlo sin competencia real. Liderar no es manipular para mantener el poder. Mazzilli propone que los procesos verdaderamente transformadores crecen desde el pie, para evitar los resultados que están a la vista, muy cerca.

Por Román Mazzilli*

Román Mazzilli

Necesitamos pensar cómo se resuelven los conflictos entre los distintos sectores del pueblo. Cómo se contemplan múltiples intereses, cómo se da lugar a las diversidades, a las disidencias, a las distintas maneras de ver los procesos. A la luz -y a la sombra- de los acontecimientos en Bolivia, en Brasil, en Chile, en Ecuador y también a la nefasta experiencia de los cuatro años de macrismo en la Argentina. Hay mucho para conversar.

En varios de los gobiernos progresistas de las dos últimas décadas, en Latinoamérica, se optó desde el Estado por desarticular los movimientos sociales contestatarios, en dividirlos, en no hacerlos partícipes protagónicos de las políticas de gobierno. Así, se excluyeron posibles competidores y se desarticuló la emergencia de nuevos liderazgos.

Roman-Masilli-crece-del-el-pie.jpg

Al mismo tiempo -y esta es la paradoja- se debilitó de ese modo la base de sustentación de estos gobiernos progresistas que terminaban cayendo por golpes, lawfare, trampas institucionales o perdiendo electoralmente. Necesitamos entender que llegar al Estado no es detentar el poder, sino acercarnos a la posibilidad de construirlo.

Construcción que necesita previamente de una deconstrucción del poder real, y esto no se hace solo por arriba, entre dirigentes, en las instancias de las instituciones estatales. Es necesario un entramado con las construcciones territoriales, de base, horizontales. Un diálogo con las experiencias sociales, con sus movimientos, quienes cotidianamente son las manos, los brazos, el cuerpo y la inteligencia colectiva de la política popular. La vanguardia de los procesos transformadores...está en la retaguardia.

*periodista, psicólogo social, editor de la revista Campo Grupal

Doná

Si te parece útil lo que lees en el portal de noticias podes donar este valor simbólico para ayudar a que sigamos informando. Gracias!!

$5.00

 

Anuncios