Una multitud de vecinos y militantes se acercó a las vecindades de la sede de los Bomberos Voluntarios de San Fernando en la colectora del acceso Norte y la Ruta 202. La seguridad era férrea pues venían nada menos que el presidente de la Nación y el gobernador bonaerense a un mismo escenario. Se retardó demasiado el ingreso masivo a las instalaciones de los bomberos, un predio amplio y aireado. Finalmente, el calor y y las ganas de ver al presidente hicieron ceder hasta las vallas.

La llegada de funcionarios de alto nivel gubernamental, y del presidente de la Nación aún más, agudizan las normas de seguridad en los actos políticos y siempre en bambalinas hay idas, vueltas, consultas y directivas férreas pues es complejo coordinar las diferentes modalidades de cada jurisdicción. En este caso la tarea involucraba al municipio, la provincia y la nación.

Porque el acto de ayer en Bomberos de San Fernando juntaba al presidente la Nación, Alberto Fernández, con sus ministros de Obras Públicas, Gabriel Katopodis; de Interior, Wado de Pedro; y de Mujeres, Géneros y Diversidad: Elizabeth Gómez Alcorta; al gobernador bonaerense, Axel Kicillof, con el intendente, Juan Andreotti, y a la presidenta de AySA, Malena Galmarini.

Nación acreditó al periodismo -el municipio convocó bajo las pautas de acreditación de Nación- y aclaró que al recinto del acto solo ingresaban cronistas y fotógrafos, no así cámaras pues para las imágenes la oficina oficial publicó los parámetros de presidencia para tomarlas. La convocatoria al acto era entre las 16,30 y las 17,15. Los vecinos y militantes también llegaron a esa hora.

La jornada estaba organizada para ser de fiesta y así marchaba todo, aunque la seguridad -si se permite resumir en una palabra la compleja red que involucra la actividad para un acto como el de ayer- por algún motivo hizo retrasar el ingreso masivo de los visitantes y esto causó rispideces en las barras y grupos que esperaban entrar, cánticos contra las fuerzas de seguridad  y algunos forcejeo, todo bajo un sol fulminante.

Los grupos afuera pedían ingresar a la explanada techada donde se realizaría el acto, que no estaba al tope de su capacidad, pedían agua, algunos referentes se acercaron a calmar los ánimos. Obviamente, la cosa no pasó a mayores, entretuvo al periodismo que observaba, más que alarmarlo, y alrededor de las 18,30 la columna hizo ceder las vayas e ingresaron al acto por fuerza propia.

Dentro del amplísimo galpón de Bomberos Voluntarios -una construcción sólida de techos muy altos totalmente aireada- solamente subió un poco más la temperatura porque había más gente. Hubo cánticos y vivas de todos al presidente, hasta que un locutor, alrededor de las 19, anunció la llegada de los esperados para dar inicio al acto de lanzamiento del programa "Argentina Hace".

GC

Anuncios