El martes 4 se inicia la 5ta. Marcha por la Soberanía a Lago Escondido. En pleno siglo XXI un curioso empresario ingles, Joe Lewis, compró en 1996 mediante subterfugios legales tierras lindantes al Lago Escondido, en Rio Negro, y pretende apropiarse del lago completo. La Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua, presidida por el marino retirado, Julio Urien, organiza una travesía al lago público, para dar cuenta del derecho a los espacios públicos de los argentinos, donde participarán más de 300 personas, la mayoría militantes políticos, sindicales y ambientalistas.

Marcha a lago escondido INTERNA 1
El sanfernandino Mayer (izquierdas con remera blanca) y Gustavo Pérez a su derecha (remera roja), de la Fundación FIPCA, en una reunión organizativa de la 5ta. Marcha, en Club Banco Nación, de Vicente López

La quinta marcha por la soberanía al Lago Escondido, en Río Negro, está en la recta final. Muchos partieron hacia El Bolsón para iniciar el martes 4 el camino por montaña -estos estarán de regreso en El Bolsón, el 11- , y el resto irá el jueves 7 y viernes 8 por el "camino de Tacuifí", para volver en el día; este recorrido más corto rondará los 200 participantes; el de montaña los 60.

 Alejandro "Vikingo" Mayer (41), docente de educación física, vecino de San Fernando; y Gustavo Pérez (54), arquitecto, vecino de Monte Grande; están entre los más avezados participantes, de hecho, son miembros de FIPCA Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua, presidida por el marino retirado, Julio Urien, la entidad que organiza la travesía desde 2017. 

Entre los que van por primera vez están los varones de la familia Pavón, vecinos de San Martín. El papá, Andrés Pavón, militante del peronismo local y estudiante de Ciencias Políticas en la UNSAM, con su hijo Marcelo Pavón, también militante, irán por el tramo más corto, el camino de Tacuifí; el otro hijo de Pavón, Martín, irá con su amigo, Sergio Perelló, por el camino de montaña.

Marcha a lago escondido INTERNA 2
Desde San Martín (adelante) Marcelo, Andrés (centro) y Martín Pavón; atrás Sergio Perelló; es el primer año que van a la 5ta. Marcha

"El tema convocante es el de la soberanía. -explica Pérez en diálogo con denorteanorte.com- Este es un claro ejemplo de cuando la soberanía es pisoteada, en este caso por Joe Lewis, un inglés, que quiso apropiarse ilegalmente de un lago ¡Otra vez los ingleses! ¿No? Las islas Malvinas están en el mar, el Lago Escondido está en el continente, pero son casos equivalentes".

La mayoría de los que van a la marcha son militantes políticos, gremiales y ambientalistas. Hay edades heterogéneas, y lo normal es que los más grandes vayan por el camino corto y los más preparados, por montaña. "Existe el compromiso y hay compañerismo y espíritu de cuerpo muy marcados. Es un desafío, se genera empatía entre todos y un clima solidario" describe Pérez.

Mayer -que además capitaneó el velero oceánico de FIPCA, La Sanmartiniana, actualmente en reparación- relata que la travesía nació en 2017 cuando el ex presidente Macri, en Casa Rosada, defendió a su amigo, Joe Lewis, un empresario inglés, multimillonario, que había comprado unas tierras lindantes a Lago Escondido en 1996 durante el menemismo, con muy malas artes.

Marcha a lago escondido INTERNA 3
Mayer (izq.) y Pérez: "En esta quinta marcha vamos mejor organizados y será la más numerosa. Pero no son vacaciones, el objetivo político, de hacer efectiva la soberanía, es muy claro"

Es público que Lewis compró esas tierras a través de sociedades y testaferros pues, por razones de política y seguridad exterior de la Argentinas, era ilegal la adquisición por un extranjero. Por otra parte, una vez que adquirió las tierras, puso un montón de trabas para que cualquier ciudadano pueda acceder al Lago Escondido, que por supuesto, no es de su propiedad.

"Hasta 1996 -relató Pérez en la charla- el Lago Escondido era un lago más de la Patagonia, donde mucha gente iba a pasar el fin de semana, el día. Pero llegó Lewis y dijo: "este lago es mío", y a partir de entonces no pudo pasar nadie. De hecho antes de 1996 había un puente que cruzaba un río, que no está más. Lewis hizo tirar abajo el puente para evitar que lo usen para llegar al Lago, he hizo dragar el río".

Macri había dicho que no era cierto que a Lago escondido no se podía llegar desde que lo había adquirido Lewis, y hasta llegó a decir que el empresario inglés mejoró la vía de acceso. Urien tomó al pie de la letra la defensa del ex presidente Macri y comenzó a organizar las travesías al Lago Escondido, cuatro desde 2017; la que se inicia la semana entrante será la quinta.

Marcha al lago escondido INTERNA 4
En la foto Javier Urien, Mayer, y Andrea Gatabria. En 2019 la seguridad de Lewis golpeó el gomón donde navegaba la mujer y terminó en las aguas del lago público

"Para cuando nosotros hicimos el primer ingreso en 2017 -recordó Vikingo Mayer- la Justicia le había dicho a Lewis en 2009 que tenía que abrir el camino, para el libre acceso. El, o sus testaferros, recurrieron aquel fallo ante la Corte Suprema de Justicia y fue rechazado, porque la Corte interpretó que el fallo de 2009 era claro y no había ningún motivo para recurrir en queja".

Aquella primera travesía fue por el inhóspito camino de montaña. "Que no es para todos -aclara Mayer- porque hay que tener el estado físico, tiempo, recursos. Ellos dicen que ese camino es la "servidumbre de paso" hacia el Lago, pero no es así, sobre todo cuando la Justicia también les dijo, en dos oportunidades, que abran el camino por el que llegas en tres horas en un vehículo".

"El tema de la Justicia -agrega el capitán de la Sanmartiniana- arranca con la senadora Magdalena Barba, en Río Negro. En 2005 se denuncia y empieza una batalla legal, que se dirime con un primer fallo en 2009 y otro luego, que dice que tienen que señalizar el camino al Lago, como camino público, porque el camino ese de montaña no garantiza el derechos de todos".

Marcha al lago escondido INTERNA 5 (Foto FIPCA)
Foto de una de las primeras travesías, con el padre, Paco Oliveira, de Curas en Opción por los Pobres, Mayer y Javier Urien (Foto FIPCA)

Luego recuerda: "Los empleados de Lewis, el abogado (José Luis) Bianco o el testaferro (Nicolas) Van Ditman, conocido esquiador de Bariloche, dijeron del Lago "este es un enclave británico" y que lo iban a defender "con los winchester" (fusil). A este punto llegan la provocación. Nosotros vamos con la Justicia de nuestro lado, no provocamos ni respondemos provocaciones".

El recorrido corto llega a la cabeceras este del Lago Escondido; y por montaña se llega a la cabecera oeste del espejo de agua. De las cuatro travesías siempre hay anécdotas de contar. Y siempre hay resistencias de la seguridad privada de Lewis, para que se recorra el lago público, o de allegados a Lewis que tratan de encontrar subterfugio legales para evitar el derecho.

"En la cabecera oeste -recuerda Mayer, sobre la travesía de 2019- nos atacaron cuando el contingente recién llegaba. Con unos gomones, a motor, le pegaron a un kayac con el que unos compañeros recorrían el lago, lo dieron vuelta y nos robaron todo. En la cabecera este, otra vez, un juez mando de vuelta a la costa a los compañeros. Siempre hay resistencias".

Marcha a lago escondido INTERNA 6
Otra de las travesías a Lago Escondido, por la soberanía

"En esta quinta marcha vamos mejor organizados y será la más numerosa. Por el camino de Tacuifí irán más de 200 personas- Pero no son vacaciones, el objetivo político, de hacer efectiva la soberanía, es muy claro. Lo hacemos para manifestar la soberanía. Somos celosos de la seguridad, mayoritariamente cada uno se lleva su propio equipo; y gestionamos un seguro por todos los que van" agrega Pérez.

Mañana lunes 3 la totalidad del contingente que va por montaña estará en El Bolsón para partir en dirección al poblado El Foyel -a 40 kilómetros aproximadamente- y de allí al Lago Escondido. "Se disfruta del paseo, si bien es exigente. Atravesamos lugares de una belleza asombrosa, los bosques, los ríos, no solo es el Lago Escondido. Se disfruta la noche, la comida, la charla" describe otra vez Pérez.

Gustavo Camps