Un joven que va a apostar a las maquinas tragamonedas del casino Trilenium denunció que fue expulsado junto a una compañera de juego sin motivo, o lo que es peor, porque ganan demasiado y parece que no le conviene a la sala de juego tigrense, sobretodo por el hecho de que lo que ganan lo cobran raudamente y lo gastan fuera de la sala, no como un ludópata que por padecer la enfermedad de no poder controlar el impulso a jugar, gasta todo lo que gana y más en el juego.

Tigre fredes casino trilenium INTERNA 1
Nahuel: "(...) Esperamos que el casino nos llame y nos diga que fue un mal entendido y que tenemos de nuevo permitido el ingreso"

Nahuel y su compañera de juego no ganaron 20.000 francos en una noche en el casino ni vienen de jugar en salas de Honolulu a Berlín, ni jugaron en el salón del Rick´s Café en Casablanca tampoco, pero así y todo los expulsaron del casino Trilenium, y todo parece mostrar que es porque ganarón demasiado allí, claro, demasiado para el gusto de los que regentean el casino tigrense.

Nahuel le contó al periodismo que él y su compañera de juego (alguna vez fueron pareja, pero esto es pasado y no hace a la cuestión) hace dos años van al casino de Tigre y juegan en las máquinas tragamonedas. Eligen las que se llaman "especulativas", que permiten seguir la jugada de la persona que abandona antes la máquina; y en las que acumulan pozo (pozo con tope).

En estas últimas es interesante jugar cuando han acumulado un pozo muy cercano al límite (en un momento ese límite era $3.000, con lo cual toda cifra cercana, $ 2.9...digamos, es apetitosa para quien apuesta). En las primeras se "estudia" cómo dejó la máquina el apostador anterior, y si hay un porcentaje alto de que la próxima jugada "pagué" apuestan allí y no en otra máquina.

Tigre fredes casino trilenium INTERNA 3
Dos tipos de tragamonedas que usan los apostadores: las que se llaman "especulativas", que permiten seguir la jugada de la persona que abandona antes la máquina; y las que acumulan pozo (pozo con tope)

Ninguno de esos métodos son el descubrimiento de una panacea para vencer a las máquinas tragamonedas, ni la manera de "hacerse rico" con el juego, y esto lo enfatiza Nahuel firmemente, solamente es observar con más detalle la máquina que se elije para jugar, lo demás es la suerte. Eso si, cuando ganan van directo a ventanilla a cambiar los tickets por efectivo, no siguen.

Nahuel reveló que juegan hace dos años de esta manera y comenzaron a ganar entre $1.500 y $5.000 cada vez que van. "Jugamos en la máquina que creemos que nos conviene jugar para ganar, nada más" afirma Nahuel. Sin embargo días atrás, sin decir agua va, la seguridad del casino Trilenium les informó que estaban "expulsados", y no les dieron razones fidedignas.

A Nahuel primero -contó el propio desafortunado apostador (desafortunado porque lo expulsaron, claro)- le prohibieron la entrada por un día; luego al volver le informaron que la expulsión era por dos años. A su compañera de juego, en otro momento, cuando fue a cobrar unos tickets que había ganado le informaron lo mismo: debía abandonar el casino y no podía volver por dos años.

Tigre fredes casino trilenium INTERNA 2
"Jugamos en la máquina que creemos que nos conviene jugar para ganar, nada más" afirma Nahuel

Cuando el joven inquirió para que le digan la verdadera razón de la expulsión, un miembro de la seguridad le dijo que era por una denuncia de otra pareja "por un altercado", sin embargo ellos no recibieron ninguna denuncia formal, o por escrito de tal hecho, y ni siquiera pudieron conocer los nombres o el momento en que esa pareja supuestamente los había "denunciado", o cuándo ocurrieron esos hechos.

Nahuel siguió preguntando. "Es orden de los jefes de casino que a ustedes dos se los expulse por dos años" escuchó entonces del jefe de seguridad de Trilenium, sobre las razones de la expulsión. En ese momento confirmó su sospecha de que los expulsaban sin motivo; solamente por ganar al apostar; y decidido llamó a su abogada para que tome cartas en el asunto.

Tigre fredes casino trilenium INTERNA 4
Imagen ilustrativa Pinterest

A la letrada, relató Nahuel, tampoco le dieron razones suficientes, pero ella logró dejar asentada en el Libro de Reclamos y Quejas del casino Trilenium -un registro que es obligatorio para todo comercio habilitado- la constancia de lo que había sucedido con Nahuel y su compañera de juego. Lo escribió en el folio 23 del libro, el martes 4 de febrero de 2020, a las 17,58.

Nahuel es diseñador gráfico y a veces ayuda a su tío en una pescadería de barrio; su compañera es niñera. "La excusa para expulsarnos es que nosotros ganamos, por eso esperamos que el casino nos llame y nos diga que fue un mal entendido y que tenemos de nuevo permitido el ingreso" señaló el joven sobre lo que espera de la empresa de juegos de azar situada en Tigre.

Luego adelantó que irá a Defensa del Consumidor y a la Justicia civil con el reclamo. Algo que no pasó inadvertido para quienes escucharon el relato de los jóvenes apostadores sobre la expulsión, es que el casino Trilenium recientemente incorporó alrededor de 50 tragamonedas nuevas, con lo cual, más apostadores como Nahuel y su compañera los podrían poner en aprietos.                                                                                                                                                                                                                                                                                     Gustavo Camps