El Tribunal Correccional N° 5 de San Isidro, a cargo de la jueza Andrea Pagliani, condenó a dos años de prisión en suspenso, a la policía federal, Mariela Pérez Argüello, juzgada por amenazas a Gabriel Eiriz, un hombre que veinte días después de las amenazas fue asesinado en La Lonja, partido de Pilar. La agente es investigada, además, en la causa por el asesinato de Eiriz, junto a dos personas más. Hoy miércoles, durante la lectura de la sentencia, fueron reprimidos por la policía familiares y amigos de Eiriz que deseaban escuchar la sentencia, y otros que manifestaban en la vereda del Tribunal. La familia se mostró disconforme con el fallo. 

Caso Eiriz, sentencia INTERNA 1
Pérez Argüello en la televisión, un día antes de la condena por amenazas coactivas del Tribunal correccional N° 5

Ayer las señales del Canal 13 y de Crónica TV difundieron una "cadena de favores" y una policía que había auxiliado en la vía pública a un perrito llamado "Black". La agente de la federal era, Mariela Pérez Argüello, sobre la que hoy miércoles 26, el Tribunal Correccional N° 5 de San Isidro, a cargo de la jueza Andrea Pagliani, dictó condena a dos años de prisión en suspenso, por amenazas coactivas contra Gabriel Eiriz, al encontrarla culpable del hecho. 

Si el hobby de la agente parece casual en este caso, no lo parece tanto el hecho, según relata la familia Eiriz a quien quiera escuchar, de que tras las amenazas de Pérez Argüello, Eiriz fue asesinado después de que denunciara con nombre y apellido a la amenazadora. Por ese crimen, además, la agente es investigada en el marco de otra causa, que según las fuentes consultadas, involucra también a Amelie Alicia Storani Domínguez y a Ezequiel Salsamendi, .

Caso Eiriz, sentencia INTERNA 2
"No merecíamos que nos peguen. Veníamos a buscar justicia" dijo la madre de Gabriel Eiriz, a su lado Gisel Eiriz, su otra hija

Los familiares de Eiriz relataron que Gabriel denunciaba ruidos molestos por fiestas y eventos en una quinta vecina a su casa en La Lonja. La ocupante de la quinta es, Storani Domínguez, y el organizador de las fiestas es Salsamendi. Cuando Eiriz le reclamó a Storani Domínguez por los ruidos esta le adelantó que sería llamado por Pérez Argüello, luego recibió las amenazas, y a los 25 días de los llamados amenazantes fue asesinado en un propia casa.

Hoy miércoles, a la mañana, según revelaron los familiares en la puerta del juzgado de San Isidro, en Moreno 623, la jueza Pagliani dio a conocer el veredicto raudamente, pero no dio lugar a que escuchen los familiares, que finalmente pudieron conocer la decisión por boca de uno de los fiscales de la causa. Pero no solo eso, la policía apostada en el lugar maltrató y llegó a reprimir a los familiares y a varios amigos y militantes que acompañan a los Eiriz.

Caso Eiriz, sentencia INTERNA 3
La policía maltrató, y llegó a reprimir, a algunos de los familiares y amigos de Gabriel Eiriz que fueron a escuchar la sentencia para Pérez Argüello

"No merecíamos que nos peguen. Veníamos a buscar justicia" dijo muy angustiada, entre sollozos, la madre de Gabriel Eiriz, una mujer anciana, en la vereda del tribunal cercada por agentes de infantería armados de la policía y con escudos y cascos de combate. Su otro hijo, Gustavo, la secundaba con la camisa rota en la espalda producto de los forcejeos. Temprano, la policía no los había dejado ni siquiera transitar por la cuadra hasta el Tribunal.

La familia consideró "menor" la condena a Pérez Argüello, teniendo en cuenta que la máxima es cuatro años de prisión, y fue "en suspenso", con lo cual será excarcelable. "Nosotros queríamos la pena máxima" le dijo a denorteanorte.com Gisel Eiriz, otra de las hermanas de Gabriel. Para la familia, la represión de hoy, el desdoblamiento del crimen, en una causa de amenazas y otra por la muerte, y que casi hayan dejado prescribir la primera, encierra complicidad de la Justicia. Gabriel Eiriz fue asesinado el 8 de octubre de 2013.

Caso Eiriz, sentencia INTERNA 4
La familia de Gabriel Eiriz se mostró disconforme con la condena a Pérez Argüello

La noche del asesinato, recuerda la familia, la fiscal del caso, Cecilia Chaieb, no se apersonó al lugar del crimen y fue la policía de La Lonja la que actuó en el lugar. Desde 2013 recién estos días, por las idas y venidas de la familia, los reclamos en sede judicial y en medios de comunicación, es que la causa llegó a juicio, después de una audiencia pospuesta, y tuvo sentencia. Casi siete años pasaron. Ahora falta ver como actúa la Justicia en la causa del crimen.

Gustavo Camps