La decisión de suspender o no suspender las clases por prevención del COVID-19 es el tema del momento. Otros también se preguntan qué hacer con quienes ante la adversidad siempre están en las peores condiciones y aislados, por definición más allá de cualquier contexto. En esta nota, Alberto César Croce, maestro, educador popular y director de la Fundación Voz, una entidad dedicada a la transformación de la escuela secundaria, aporta una reflexión integral, sin las apuradas de un micrófono enfrente, sin necesidad de vender o hacer proselitismo y sin desconocer que se vienen semanas difíciles.

Por Alberto Cesar Croce*

Alberto Cesar Croce

La CTERA acaba de pronunciarse pidiendo la suspensión de clases hasta que el ministerio pueda garantizar que lleguen a las escuelas las medidas sanitarias y los elementos necesarios para proveer a la profilaxis de estudiantes, docentes y auxiliares. En la práctica, esto es el pedido de suspender las clases en todos los niveles educativos. El ministerio de Educación de la Nación tiene la voluntad -y hasta los recursos en estos momentos- para atender a este pedido, que se hizo claramente en la reunión del viernes.

Sin embargo, es muy difícil para el ministerio de Educación poder hacer operativa esta voluntad, porque los procedimientos administrativos reales llevarían seguramente más de 15 días para poder efectivizar estas intenciones: enviar el dinero a las jurisdicciones, luego que lleguen a las escuelas y se puedan comprar los insumos necesarios…La coyuntura actual no nos da esos 15 días de plazo.

Como dijo el representante de CTERA en la reunión extraordinaria, si se pudiera garantizar y visibilizar esta voluntad con claridad, seguramente muchas y muchos docentes estarían dispuestos a continuar con las escuelas abiertas… Pero al no poder hacerlo porque las escuelas no tienen lo elemental para garantizar la desinfección de lugares, equipamientos, ambientes… es muy difícil que, con el nivel de información circulante y las presiones que existen en la sociedad, sea posible que las escuelas continúen abiertas más allá de todas las consideraciones científicas que así lo aconsejen desde el punto de vista sanitario.

a7f37d9966dd8c89aebd16f8144e0a42
Croce: "La prioridad, como muchos están señalando, es cuidar la salud. Aún a costa de otros derechos que están en juego, como el derecho a la educación. Pero la educación puede ser una forma muy importante de cuidar la salud" (Imagen ilustrativa Pinterest)

Por otra parte, varias jurisdicciones, municipios e instituciones educativas están tomando la decisión por sí mismas, generando una situación que complejiza aún más todo. Será prácticamente imposible para el ministerio de Educación de la Nación sostener una decisión en medio de un fuerte desgaste que tampoco es aconsejable en estos momentos en el que se necesita un fuerte y claro liderazgo. Y, muy probablemente, evaluando todos estos elementos, el comité de expertos recomiende, en las próximas horas, cerrar las escuelas, por razones que exceden a las recomendaciones estrictamente sanitarias.

Queremos insistir en la importancia -valorando el trabajo hecho hasta ahora por los equipos del ministerio- de asegurar un espacio virtual de enseñanza y aprendizaje para los estudiantes durante todo el tiempo que pueda durar la suspensión. Pero, como señalábamos días atrás, hay que seguir apurando la disponibilidad de estos recursos para no llegar demasiado tarde y ojalá que las y los docentes hayan logrado conformar los grupos virtuales y preparar a sus estudiantes para esta eventualidad que era esperable en cuestión de días.

Insistimos en la importancia de que sea un trabajo colaborativo con la participación de todos los docentes que puedan sumar guías, materiales, clases virtuales, proyectos… para que otras y otros docentes puedan utilizarlos como recursos de apoyo a la educación en tiempos de aislamiento preventivo. Esto será muy importante porque, además, estar todo el día dentro del hogar, será mucho más difícil si no se cuenta con actividades y tareas para ser realizadas mientras se esté “en casa”. Y el aislamiento que viene será más fuerte de lo que imaginamos, y ojalá no sea muy extenso.

Coronavirus opinión Croce INTERNA 2
Croce: Insistimos, la tarea debe ser colaborativa

La prioridad, como muchos están señalando, es cuidar la salud. Aún a costa de otros derechos que están en juego, como el derecho a la educación. Pero la educación puede ser una forma muy importante de cuidar la salud. Volvemos a destacar el enorme compromiso del ministro de Educación, Nicolás Trotta, para mantenerse al frente de las decisiones necesarias y le manifestamos todo nuestro apoyo y reconocimiento, al tiempo que nos ponemos a disposición para colaborar en todo lo que pueda requerírsenos.

Por último, quiero compartir con ustedes, más que mi preocupación, mi dolor. Pienso en los miles y miles de niñas, niños y adolescentes que viven en hogares muy pobres -en ranchitos- y que no tienen ni espacio, ni ninguna condición para vivir en situación de aislamiento cuidado. Y que, además, no contarán con el comedor escolar en los próximos días. Hago un llamado especialísimo a todas y todos los que puedan dar respuestas generosas, responsables y solidarias para atender a esta situación que es dramática de veras. Y que no es suficientemente considerada por los que exigen la suspensión de clases a veces arrastrados por un temor que no pueden manejar adecuadamente y al que son arrastrados por un tsunami informativo deplorable.

Imagino que, como siempre sucedió. en los sectores populares, en los barrios periféricos de nuestras ciudades, los pequeños centros comunitarios, los comedores barriales, los locales de las organizaciones comunitarias, se transformarán en trincheras de solidaridad y generosidad para luchar en la emergencia, más allá de todos los temores que se buscan generalizar por casi todas partes. Vienen semanas difíciles. Ojalá podamos encontrar las maneras de tomar las mejores decisiones y llevarlas adelante con responsabilidad e inteligencia social.

*Maestro, educador popular, directivo de la Fundación Voz/CADE (Campaña Argentina por el Derecho a la Educación)