Así -aislamiento administrado- llama el presidente de la Nación, Alberto Fernández, a la etapa de aislamiento que se inicia hoy lunes 13 -continuidad del que se inició el 19-3-. Empresas de diferentes sectores convocaron a personal que hasta ahora se mantenía en sus casas. Los bancos van a comenzar a atender público mediante consultas programadas; algunas empresas de salud convocaron a administrativos -tal el caso de Diagnóstico Maipú con sedes en San Isidro y Vicente López- y la cuestión es qué tarea es esencial o secundaria en una empresa, más allá de su rubro general, y a quién beneficia lo que produce.

Olivos
Desde hoy lunes comienza una etapa de aislamiento administrado

Como en otras empresas, hoy lunes a Gabriel lo convocaron a trabajar en Diagnóstico Maipú, aunque es administrativo. La actividad sanitaria de la clínica le permite hacerlo. La mujer de Gabriel trabaja en otra actividad de las consideradas esenciales, ella en rigor nunca paró, y la primera pregunta es quien cuidará a Noel, el hijo de ambos, ahora que los dos deben salir.

En el sector alimentación también los trabajadores, a través del sindicato STIA, plantearon dudas sobre la característica de "esencial" ¿Las golosinas son esenciales? Pues en la industria los trabajadores de esa área también fueron convocados a trabajar, sin poder protegerse de la COVID-19 con el aislamiento preventivo obligatorio.

"Los trabajadores de las actividades esenciales deben trabajar en un ambiente seguro, limpio y con todas las garantías para su salud y los materiales necesarios, alcohol en gel, protectores, todo; y denunciar cualquier falta, pero tienen que ir a trabajar" informó una fuente de la central de trabajadores CGT Zona Norte, que estos días recorre empresas para ver que se cumpla la ley.

20200408_104136
Los bancos comenzarán a atender con cita previa

Desde los primeros momentos, los trabajadores de la industria de la alimentación, según difundieron desde el sindicato STIA, pusieron en tela de juicio que firmas que fabrican golosinas no le den asueto a su personal. En el caso de Diagnóstico Maipú el mensaje fue claro y revela que la prioridad es el ahorro y no la salud: "el que no venga puede pedir licencia sin goce de sueldo", le plantearon al trabajador administrativo.

Sobre la temática el especialista en epidemiología crítica, Jaime Breilh, en una entrevista que publicó el sitio Canal Abierto (ir a la nota click: acá), al analizar las determinaciones sociales de la salud, propone -citando a Naomi Klein- evitar que la pandemia sirva para enriquecerse más, aumentar la inequidad social y la vulnerabilidad epidemiológica.

En la nota de Canal Abierto se le plantea a Breilh por la paradoja de tener sociedades desarrolladas y a la vez más vulnerables inmunológicamente, y él responde: "Cuando se convierte la tecnología, que es un bien común, en una aceleración de la acumulación y del enriquecimiento, deja de tener efectos protectores, pasa de ser un recurso para la vida a ser un recurso para el deterioro de los ecosistemas y las formas humanas".

Para el experto ecuatoriano: "Estas pandemias, que yo llamo del siglo XXI, se dan en sociedades donde las condiciones para la generación de nuevos virus se dan en contextos del extractivismo agrícola o del trabajo con animales en gran escala, en ciudades neoliberales hechas a la medida del gran capital y no a la medida del buen vivir de las mayorías. Se da en sociedades que están profundamente segregadas en clases sociales (...)".

Gustavo Camps