Por Florencia González*

Florencia González

Una vez más la conmoción por el asesinato de otra víctima de violencia de género (y por un femicida) se hace eco en la sociedad de mujeres desprotegidas. ¿De quién es la culpa? ¿Quiénes son los responsables? Ariel González había quedado detenido a las 48 horas de la desaparición de Camila y durante diez días se negó a declarar. A su familia le había confesado “maté a Camila”, difundieron varios medios de comunicación. Alguien rompió el pacto de silencio.

En la madrugada de este miércoles, fuentes policiales, confirmaron que el cuerpo encontrado en Moreno, es de Camila Tarocco. Estaba desaparecida desde el sábado 4. A las 22 del martes 14 comenzaron las versiones. Ya se habían hecho dos rastrillajes en el día: ambos negativos. Era la hora de un rastrillaje más: con datos del lugar exacto.

Hasta las 23 había dudas, a las 23:30 estaba confirmado el hallazgo de su cuerpo, semienterrado en un descampado de Monsegur y San Cayetano, cerca del Sindicato del Seguro. Su asesino mintió, hasta que los investigadores la buscaron con un dato certero a buscarla. La encontraron. Fue reconocida por tatuajes, pircing, color de cabello y vestimenta. Era ella. Desde que comenzó la cuarentena obligatoria hubo un femicidio cada 32 horas.

Justicia por Camila

El predio donde encontraron el cuerpo está a más o menos cinco cuadras de la casa de la familia de González. Ariel González violó la perimetral y la mató. Camila era madre de dos hijos: de 5 y 7 años, respectivamente. La encontraron semienterrada en cercanías de la casa de su ex pareja. La prima de Camila Tarocco, Daiana, pidió la renuncia de Gabriel Castro, titular del Juzgado de Garantías N°2 de Moreno.

El juez dejó en libertad a Ariel (González), el asesino, porque le otorgó prisión domiciliaria y lo mandó a la casa sin tobillera ni custodia. Queremos justicia y que el juez renuncie, o de una explicación pública, por haberle dado domiciliaria”, le dijo Daiana, una prima de Camila, a la agencia de noticias Télam; y dijo que González tuvo fecha para un juicio por violencia de género el 13 de marzo, pero por la cuarentena fue postergado a mediados de abril.

Hoy Camila ya no está para defenderse, ni para salir a denunciar. La Justicia no actuó. ¿Qué hace falta para que actúe? No hay justicia en un país injusto y desigual para las mujeres. Con la policía en las calles seguimos desprotegidas. En plena cuarentena se suma otro femicidio y atrás queda el grito invisible para que paren de matarnos. #NiunaMenos.

Desde la Campaña Nacional contra las Violencias Hacia las Mujeres, hoy miércoles, entre las 18 y las 20, organizarán una manifestación pública, teniemdo en cuenta las restricciones del aislamiento preventivo obligatorio por el coronavirus, para exigir justicia por el femicidio de Camila Tarocco.

Periodista. Autora de"OVARIOS Y PELOTAS (EDITORIAL APASIONARTE, SET. 2019)