Se trata de trabajadoras contratadas, a las que se les venció el contrato y, en un principio la comuna no se los renovó, aunque luego, tras negociaciones propuso recontratarlas con jornadas más reducidas. El plantel del área de Fortalecimiento Familiar de Tigre tiene alrededor de 70 agentes, la mitad son monotributistas con contratos laborales, y otra miad pertenece a la planta transitoria, solamente 2 trabajadoras son de planta permanente.

Tigre conflicto con contratadas INTERNA 1
La comuna ofreció reducir horas de trabajo que representan bajas entre el 22% y el 25%

Con distanciamiento y barbijos, el lunes último cerca del mediodía trabajadores territoriales y del área de Fortalecimiento Familiar reclamaron a las puertas de la comuna de Tigre la reincorporación de 14 trabajadoras a las que el municipio no les renovó el contrato, en función de la emergencia económica municipal decretada por la intendencia, por el coronavirus.

El 24 de mayo último el intendente, Julio Zamora, dio a conocer los alcances de la Res. 446/20 que por la crisis generada por el aislamiento social reestructuraba funciones, bajaba sueldos, y en síntesis, achicaba gastos para enfrentar "la delicada situación económica y financiera que generó la abrupta caída en la recaudación" municipal producto de la pandemia de COVID-19.

La situación no es privativa de Tigre y en mayor o menor grado todas las comunas adoptaron medidas transitorias en la contingencia, más allá del apoyo de Provincia, pues todos los recursos se usan para enfrentar la pandemia y acompañar a los sectores de menores recursos; y la caída de actividad en hogares, comercios y empresas es un dato objetivo e ineludible.

Tigre conflicto con contratadas INTERNA 2

El área de Fortalecimiento Familiar tiene alrededor de 70 agentes, la mayoría trabajadoras territoriales, la mitad son monotributistas contratadas, la otra mitad tiene un estado intermedio llamado de planta transitoria y solo dos agentes están en planta permanente. El municipio tomó la decisión de no renovar (despedir, de hecho) 14 contratadas y no definir la situación de otras 21.

En este contexto se dio la protesta del lunes, y según información de CICOP Tigre, la asociación de profesionales de la salud bonaerense -uno de los sindicatos involucrados en el tema, el otro es de trabajadores municipales- la comuna ese mismo lunes ofreció renovar los contratos, pero bajar las horas de trabajo, de 24 semanales a 18 semanales, algo que las trabajadoras no aceptaron.

Tigre conflicto con contratadas
Tras el rechazo de la oferta municipal las trabajadoras quedaron en situación de despido, hasta tanto las negociaciones den lugar a un nuevo status; pero no hubo nuevas negociaciones

La baja en las horas, según cálculos de la CICOP Tigre, implica una reducción salarial de entre el 22% y el 25% para las trabajadoras. Desde la entidad también reclaman que el resto de las contratadas, 21 en total, permanecen pero no se les renovó formalmente el contrato y les redujeron el horario de trabajo, con lo cual quedaron en una situación al menos, "precaria".

Tras el rechazo de la oferta municipal las trabajadoras quedaron en situación de despido, hasta tanto las negociaciones den lugar a un nuevo status; pero no hubo nuevas negociaciones. "Estamos dispuestos a dialogar" expresaron desde la CICOP Tigre, e informaron que para resguardarse legalmente denunciaron la situación ante la delegación del ministerio de Trabajo regional.

Tigre conflicto con contratadas INTERNA 3
El intendente Zamora al anunciar la reducción de sueldos y secretarías para volar recursos a la prevención y lucha contra la pandemia

En declaraciones sobre el conflicto, el intendente Julio Zamora, explicó: "Nuestro principal objetivo, que tenemos como municipio, es el garantizarle a los vecinos de Tigre los servicios básicos como la salud, seguridad, servicios públicos y acción social directa (...) este esfuerzo lo tenemos que hace entre todos. No puede haber lugar para ventajistas o acciones mezquinas".

Luego enumeró varios de los recortes que la intendencia decidió en la emergencia: “Desde el 20 de marzo, que declaramos la emergencia municipal, redujimos el salario del intendente y secretario general al 50% y entre el 25% y el 50% el de nuestros funcionarios, achicamos nuestro gabinete de 14 a 7 secretarías y redujimos los contratos grandes que teníamos.”

Y exhortó: "La organización gremial, que representa a estos trabajadores no nos permite llegar a una solución pero esperamos que entren en razón. Estamos dispuestos a mantener a todo el personal y a no despedir a ningún trabajador ni a cortar ningún contrato (...) Desde hace seis años que soy intendente trabajamos por la dignificación de nuestros trabajadores”.

GC