El área metropolitana buenos Aires AMBA es el conglomerado urbano con más contagios de COVID-19, sin embargo el AMBA también son dos geografías completamente distintas, una rica, hegemónica, corazón autoimpuesto del país, la capital, la CABA; y la otra el cordón de municipios de la provincia de Buenos Aires que la rodea, donde viven amplios sectores de trabajadores y se expande la pobreza. En esta columna el referente de Patria Grande, Juan Del Pino, en el contexto de la pandemia por coronavirus, pone en tela de juicio la autonomía capitalina .

Por Juan Del Pino

Juan del Pino

Los medios de comunicación, con sus matrices de análisis liberales y porteñas, reducen la cuestión a una supuesta tensión entre (el jefe de Gobierno de la CABA Horaio Rodriguez) Larreta  y (el gobernador bonaerense Axel) Kicillof...

Lo que sucede es que, entre otras cosas, este virus está poniendo sobre la mesa el engendro absoluto que constituye la autonomía porteña. Esa definición tomada por la constituyente neoliberal y partidista del 94, que le otorgó a un gobierno electo por una minoría (relativamente rica), la posibilidad de dirigir el centro de una mega ciudad, imponiendo sus decisiones a una mayoría mucho más pobre.

Hoy esa autonomía se traduce, básicamente, en que el gobierno porteño quiere obligar a cientos de miles de bonaerenses a elegir entre perder el laburo o correr el riesgo de enfermarse y llevar el virus a sus barrios. Tan naturalizado está el porteñismo, que nadie siquiera cuestiona la legitimidad del gobierno porteño para tomar semejante decisión de forma unilateral. Los medios, todos porteños por supuesto (los del palo y los que no), reducen el tema a in ternillas y pelotudeces. Qué bronca me dan.

Si se piensa en el bienestar popular, en el buen vivir de la gente, la autonomía porteña es un engendro sin gollete. Ojalá algún día vuelva el aluvión zoológico a copar el centro porteño para patear la mesa y torcer, nuevamente y esta vez para siempre, la historia de nuestro país.

*dirigente del partido Patria Grande