Jorge Cabezas (53) es el delegado regional de la Asociación Gremial de Computación (AGC) en la zona norte. En esta entrevista, el vecino de Olivos que se especializa en tecnologías educativas, explica cómo los trabajadores informáticos han subvencionado por años al empresariado del sector, uno de los más pujantes en las últimas dos décadas, a través de negarse a discutir un convenio colectivo de trabajo y tercerizar a la mano de obra para eludir derechos laborales y cargas empresarias. Además, sostiene que la ley de Economía del Conocimiento que discute en forma virtual, por estos días, el Congreso nacional, con importantes beneficios fiscales a la industria informática, adolece de la ausencia de la visión de los trabajadores.

AGC INTERNA 1
"La digitalización de la economía es transversal, incluye a todas las ramas de la producción, del agro a la siderurgia; incluso, bienes culturales"

¿Qué abarca el sector informático en la economía?
Los productos y servicios de la industria del conocimiento no son moleculares, no es una mesa una silla, un lavarropa, una heladera. Al tratarse de conocimiento estamos en una dimensión abstracta donde lo que los trabajadores producen son aplicaciones de sofware, a través de la programación, para una variedad de bienes. La digitalización de la economía es transversal, incluye a todas las ramas de la producción, del agro a la siderurgia; incluso, bienes culturales, porque en la actualidad una película, un audiovisual, una pieza musical necesitan de la informática para su producción. Hoy todo es digital, todo son bits y bytes (unidades de medida de información electrónica).

No debe ser fácil definir la especificidad del sector laboral...
La definición que maneja la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos internacional), para las TICS, tecnologías de informática y comunicación, es: hardware (los aparatos físicos, un ordenador, una tableta); sofware, escrito en lenguaje máquina que permite al hardware funcionar; y los servicios informáticos. Es una industria específica que tiene roles ocupacionales, dentro de un mapa específico que es el de la industria informática. Pero nunca se ha aclarado, con propiedad, adecuadamente, y en el marco de la legislación de nuestro país, el alcance de los roles ocupacionales, competencias laborales, dentro de la industria informática. Porque ese ha sido el interés de la contraparte empresarial. Entonces, nuestros compañeros están divididos en diferentes representaciones sindicales, que nosotros denominamos exógenas, porque son de otras industrias y ramas de la producción, comercio, metalúrgicos, hay tercerizados, en bancarios, en seguros, y hasta algunos hay en la asociación de autores. Ordenar es una gran tarea que tiene por delante la AGC.

AGC INTERNA 2
"El sector del trabajo ha venido subvencionando el crecimiento de la industria informática"

Es una de las industrias pujantes sin duda...Hablemos de antes de la COVID-19, porque la pandemia pateó el tablero...
El sector del trabajo ha venido subvencionando el crecimiento de la industria informática. El sector de la industria informática creció a expensas de los trabajadores. Ya desde de 2003, 2004, cuando comienza el régimen de promoción para el software (programas que permiten el funcionamiento de ordenadores de todo tipo) a través de las primeras líneas de crédito que la gestión Néstor Kirchner puso en marcha, el fondo fiduciario para promoción de las industrias del software, el FONSOF, una línea no reembolsable. Esto no es antojadizo sino que lo demuestran los pocos estudios que existen, por ejemplo, el de los investigadores del CONICET, Andrés Rabosto y Mariano Zukerfeld, que observaron que solamente en el período 2003-2011, cuando se verificó un geométrico crecimiento de la cantidad de industrias informáticas superior al 400%, mientras otros trabajadores organizados conseguían una mejora salarial del 600% nosotros, los informáticos, retrocedimos el 22%. Fue un periodo de precarización y retroceso laboral, fuimos para atrás.

Esta semana se iba a discutir en el Congreso el proyecto de ley de Economía del Conocimiento ¿Eso los puede beneficiar a los trabajadores del sector?
Se está por definir la ley de Economía del Conocimiento, que es un régimen promocional para el sector empresarial, donde los trabajadores somos el pivote generador de riqueza. La economía del conocimiento, la informática, no es una industria sin trabajadores, y nosotros no participamos ni en la discusión, ni en la elaboración de los anteproyectos. Solamente pudimos meternos en las deliberaciones parlamentarias, donde llegamos con los textos ya labrados, casi sin posibilidad de introducir modificaciones, y allí logramos introducir que para ingresar a este régimen promocional, que exime del impuesto a las ganancias, libera de cargas sociales -se trata de un régimen muy beneficioso para los empresarios- las empresas tengan la obligación de mostrar un libre deuda sindical, no importa donde hayan aportado, en cualquier sindicato donde estén afiliados nuestros trabajadores, no del nuestro nada más.

20200527_144414
"La economía del conocimiento, la informática, no es una industria sin trabajadores, y nosotros no participamos ni en la discusión, ni en la elaboración de los anteproyectos"

¿Qué visión tienen de la ley?
Primero, una ley de economía del conocimiento, sin que el sector tengas definido un convenio colectivo de trabajo, sin que los trabajadores tengamos voz y voto en la discusión de nuestro sector, es un acto de injusticia social ¿Cómo van a organizar la industria del conocimiento sin consultar a los trabajadores de esa industria? El Estado debe ser el ordenador, pero en la mesa deben estar sentados los empresarios y los trabajadores. Pero además, hasta acá fueron las cámaras empresarias las que hicieron y deshicieron a su único exclusivo criterio, e interés, lo que acontece en la industria del conocimiento, y no ha sido todo positivo. En el área de formación, por ejemplo, ha habido un cuantioso aporte de fondos públicos, supuestamente para desarrollar capacidades, crear las habilidades de los trabajadores calificados que necesita el sector. Sin embargo, escuchamos lamentarse a los empresarios, por los puestos sin cubrir, con el argumento de que "no hay mano de obra calificada", cuando hay ingenieros de software, licenciados en informática, también técnicos de los terciarios y muchísima gente idónea que no se graduó pero se ha formado en el oficio ¿En qué se fueron entonces los fondos que recibieron para capacitar? Dinero público gastado que no tiene un correlato tangible. Por eso nosotros exigimos que el dinero que se entregue en subsidios, y los beneficios fiscales que asuma el Estado, tengan como contralor a la organización sindical.

cabezas
"Queremos otro futuro para nuestros jóvenes, y para el talento argentino, que son los trabajadores. Por eso creemos que las condiciones de trabajo precarias no deben ser el futuro en la Argentina"

Actualmente con la pandemia, los recursos del Estado son más escasos que nunca ¿Necesita el sector esa promoción?
Nosotros no nos oponemos a una ley que beneficie y potencie al sector, uno de los más pujantes y que más contribuye al PBI de nuestro país, porque es un sector netamente exportador que genera divisas que el país necesita para salir de la situación de virtual default, en la que nos dejaron cuatro años de neoliberalismo. Nosotros somos partidarios de un régimen promocional y de fomento. Todo lo que hacemos es para consolidar la industria informática. Pero, a diferencia de ciertos sectores empresariales, no creemos en un modelo basado en competir por los salarios a la baja, con India, con China. Nosotros creemos en un modelo de desarrollo de alta especialización como el de Irlanda, donde grandes empresas como Facebook y Twitter abrieron oficinas de desarrollo en Dublín; o Finlandia, países que eligieron especializarse en determinadas tecnologías de vanguardia, y con esa alta especialización crean puestos de trabajo altamente calificados y tienen las condiciones ideales para invertir. Con empresas que no vengan a especular con el bajo costo salarial, porque al trabajador argentino puedan pagarle menos que al indio. Todo esto tenemos que revisarlo y los trabajadores tenemos mucho para decir. Queremos otro futuro para nuestros jóvenes, y para el talento argentino, que son los trabajadores.

¿Y el camino hacia el convenio colectivo de trabajo?
Nosotros somos la representación legal y legítima de los trabajadores informáticos. Y como tal exigimos que el gobierno nacional convoque a una mesa sectorial, como existe en cualquier otra actividad. Nosotros somos profundamente respetuosos, creemos en el diálogo social y pretendemos discutir el marco normativo, los marcos salariales para los trabajadores informáticos. Lamentablemente no hemos encontrado eco en la patronal, en sus muchas representaciones porque no es solamente la cámara CESSI (Cámara de la Industria Argentina del Software) la que se ha negado al diálogo. Estamos es esta tarea, porque creemos que las condiciones de trabajo precarias no deben ser el futuro en la Argentina. Nosotros convocamos a los trabajadores informáticos de la zona norte y a los empresarios a que vayamos construyendo este diálogo. En las redes sociales nos encuentran como Trabajadores Informáticos Zona Norte.

Gustavo Camps