Es la causa que juzga delitos de lesa humanidad cometidos por las fuerzas armadas de la última dictadura, y sus cómplices civiles, en la guarnición militar de San Miguel por donde pasaron aproximadamente 5.000 victimas de la última dictadura, muchas de ellas asesinadas y cremadas allí mismo. La audiencia virtual de mañana miércoles 10 es por víctimas que trabajaban en la empresa Ferrocarriles Argentinos, de entonces, de los ramales de Mitre y Belgrano, en su mayoría militantes de base.

noticia_ferroviarios-1_620
Mañana miércoles 10, desde el TOF N°1, de San Martín, en Pueyrredón 3728 (Foto Asoc. Abuelas de Plaza de Mayo)

En el TOF N° 1 de San Martín se desarrollará mañana otro tramo del juzgamiento de crímenes de lesa humanidad cometidos por la última dictadura cívico-militar en Campo de Mayo, anunció en un comunicado la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo. En la megacausa Campo de mayo se juzgan delitos contra más de 323 víctimas entre 1976 y 1978, en el Centro Clandestino de detención y Exterminio Campo de Mayo (CCD), y secuestradas en la región.

Mañana miércoles 10, desde las 10, habrá testimonios referidos al caso conocido como Ferroviarios, informó la reconocida entidad de derechos humanos que leva restituida la identidad de 130 niños/as apropiados ilegalmente; en la actualidad varones y mujeres adultos). En este tramo las víctimas son obreros de la firma Ferrocarriles Argentinos, de entonces, en su mayoría militantes de base de los ramales Mitre y Belgrano.

La información difundida indica que algunas de las víctimas integraban la Juventud de Trabajadores Peronistas. También fueron detenidas -y algunas aún permanecen desaparecidas- las compañeras (tres de ellas embarazadas) y otros familiares de estos militantes. Los secuestros se produjeron entre la madrugada del 31 de agosto y el 6 de setiembre de 1977. En esta audiencia, declararán Isabel Parra y Marcos Gómez, ambos hijos de desaparecidos.

campo de mayo lesa humanidad

El 1º de setiembre, a las 0.45, difundió la entidad de derechos humanos, fueron detenidos ilegalmente Enrique Horacio Gómez Pereyra y Nilda Acosta, en su domicilio de Boulogne, en San Isidro. Los llevaron al CCD de Campo de Mayo. Allí, Enrique fue golpeado brutalmente y continua desaparecido. Nilda fue dejada en libertad tras cinco días. Ese día, Carlos Raúl Parra también fue secuestrado, mientras trabajaba en los talleres del Ferrocarril en Boulogne.

Luego, fue detenida la mujer de Parra, Georgina del Valle Acevedo de Parra, en su domicilio de Don Torcuato. Ambos permanecen desaparecidos. Por estos hechos, señalaron desde la Asociación, Abuelas de Plaza de Mayo, están imputados los represores Carlos Javier Tamini, Carlos Eduardo José Somoza, Hugo Miguel Castagno Monge, Carlos Francisco Villanova, Luis Sadí Pepa y Santiago Omar Riveros.

Los jueces Daniel Omar Gutiérrez, Silvina Mayorga y Nada Flores Vega juzgan a 22 imputados, de los cuales trece no tienen condena previa y nueve ya han sido sentenciados por otros delitos. La asociación Abuelas de Plaza de mayo querella contra 8 miembros, del Ejército, la Policía Federal y la Gendarmería Nacional, por crímenes cometidos contra 46 víctimas, entre ellas 14 embarazadas, 9 padres de niñas y niños apropiados, y otros 23 casos vinculados.