El Centro de Salud Norte, en Villa Adelina -del lado de Vicente López- y el sanatorio Pelliza, en Olivos, dos clínicas privadas, de un mismo grupo empresario que entró en conflicto con la ley, están clausurados y sus trabajadores y trabajadoras suman a la incertidumbre de la pandemia, la incertidumbre por el futuro laboral. Ayer los y las trabajadoras le reclamaron a la intendencia de Vicente López, que clausuró preventivamente la Clínica Pelliza, que arbitre los medios para que más allá de lo referido al negocio, los trabajadores/as de la salud, la infraestructura y los equipamientos sanitarios de la firma, puedan ponerse al servicio de combatir la pandemia. En esta nota de opinión, la concejala local, Marcela Cortiellas Córdoba, que los acompañó, informa sobre la situación.

Por Marcela Cortiellas Córdoba*

Marcela Cortiellas Córdoba

Ayer acompañamos, junto a la concejala Milena Lamonega de San Isidro y a Carlos Ruggero, secretario de organización de la CGT Zona Norte, a 503 trabajadoras/es de la salud que se encuentran en la calle por la clausura de dos clínicas en el partido de Vicente López. Llevaron un petitorio al intendente, Jorge Macri, para encontrar soluciones desde el Estado. Lo mismo reclaman a Provincia y Nación.

Expresaron que tienen un buen acompañamiento, desde el ministerio de Trabajo bonaerense, a través de la delegada, Rocio Montes de Oca, que monitorea la situación. El propietario de los sanatorios, José Benjamín Teitelbaum, está detenido y la causa la lleva la jueza federal Sandra Arroyo Salgado. El sindicato de Sanidad reclama que se libere la clausura para poder buscar posibles soluciones para las y los trabajadores.

Clínica Pelliza por Marcela Cortiellas Córdoba 1

La inutilización de 230 camas, 46 de terapia intensiva, más todo el equipamiento para atender la pandemia generan una situación explosiva que consideramos debe ser revisada. La causa judicial que motivó el cierre del Centro de Salud Norte primero y del Mariano Pelliza está caratulada como asociación ilícita, propagación dolosa de enfermedad infecciosa y falsedad de instrumento público.

Son trabajadores y trabajadoras esenciales que están en la calle Son 503 familias afectadas por un empresariado irresponsable y corrupto. Esperamos que sean escuchados y que la Justicia actúe enérgicamente con los culpables.

*Concejala de Vicente López (Frente de Todos); prosecretaría de Cultura CGT Zona Norte; subsecretaria UPCN Interior Zona 10; referente de Mujeres Sindicalistas Zona Norte