Son grupos de teatro independiente y gestores culturales que le piden al Estado -en su tres jurisdicciones, la municipal la provincial y la nacional- que los subsidie para afrontar los gastos corrientes de alquiler y manutención de los espacios, y que bajo protocolo les permita trabajar en funciones y talleres y cursos, virtuales y a distancia, pues corren el riesgo real de desaparecer debido a que por la pandemia no pueden actuar ni enseñar públicamente. Julio Bocca actualmente vive en Uruguay pero nació y pasó su infancia en Munro, y los apoya.

Ir a la carta de los artistas de Vicente López: click acá

"Los espacios de arte y cultura de Vicente López estamos en situación de emergencia" dice una de las y los artistas de este distrito de la zona norte, pegado a la CABA, en un video donde varios teatristas -actores, directores, docentes dramaturgos- y gestores culturales exhortan a que el Estado los asista en esta situación tan dura que los separa del público, su principal aliado.

También difundieron una carta, que tiene como destinatarios al intendente, Jorge Macri, y el gobernador Axel Kicillof, entre otros funcionarios, acompañada con firmas de la población, con cinco puntos donde explican el rol del arte y los artistas en la sociedad y en la pandemia, enumeran las necesidades y se ponen a disposición para ayudar a que se concrete el pedido.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Son muchos los artistas locales y regionales que avalan el pedido también, además del propio público, pero como muestra vale la actitud del gran bailarín, coreógrafo y maestro internacional de ballet, Julio Bocca, que en la actualidad está radicado en Uruguay, pero nació y dio sus primeros pasos en la danza desde Munro, su ciudad natal y donde pasó parte de su infancia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los artistas y la pandemia

El arte es una actividad especial de los humanos que amalgama y articula ideas, emociones, visiones del mundo, pero solo tiene razón de ser si esa creación, que la mayoría de las veces es obra colectiva, se muestra en sociedad. En ese encuentro, la sociedad, los propios artistas, la vida se transforma y crece por obra del arte y los artistas. Pero sin público nada de esto es posible.

La pandemia de COVID-19, amenaza la salud de los artistas como la de cualquier ser humano. Pero la falta de público, para resguardar la salud que se cuida con el aislamiento social, es otro mal que deben afrontar los artistas. Y en tanto dura el aislamiento, el mal de la falta de público perdura Por eso los artistas necesitan asistencia constante, regular, no un parche, una sola vez.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los artistas se lo piden a las tres jurisdicciones del Estado sin desconocer, que en el mejor de los casos, algunos de los grupos recibió una exención impositiva, un ingreso, un crédito o una financiación fiscal de alguna de las tres jurisdicciones. Pero hay gastos corrientes, alquileres, manutención de espacios, la vida y la familia de cada uno, que necesitan asistencia regular, constante.

En este trance los artistas dejan de lado ese exquisito don aprendido para comunicar con símbolos, metáforas, formas y colores y expresan claramente, en lenguaje llano para que no haya equívocos, que corren el riesgo de dejar de existir si no se los asiste concretamente."Frente a esta emergencia, y con el deseo de seguir existiendo, pedimos (...)" dice otro de los artistas en el video colectivo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hacia el final del video, otra de las artistas también da cuenta de que esas actividades que faltan de los artistas, y corren el riesgo de no volver, son importantes para ayudar a la comunidad a afrontar el aislamiento y a mitigar los efectos negativos. Y luego el maestro, Julio Bocca, recuerda que nació en Munro y afirma su apoyo al arte y la cultura de Vicente López en este trance.

Gustavo Camps