Es una reproducción de autor anónimo de, La Última Cena, en la versión de Doménico Bigordi Curradi, el Ghirlandaio (1448-1494). El original es un fresco que el pintor florentino representó en conventos. El padre Santiago es párroco de la parroquia María Inmaculada y capellán del Hospital Municipal Houssay. En la pandemia suele ir regularmente a la zona del hospital donde se atiende a los infectados de coronavirus y acompaña a los trabajadores de la salud. La reproducción estaba en la sede del STMVL.

La sede del Sindicato de Trabajadores Municipales de Vicente López, en la calle Alberdi al 1.500, sin duda, ha sido centro de acaloradas asambleas, reuniones políticas, foros sociales, cónclaves. Pero entre sus iguales tiene la particularidad de que, en sus paredes, no faltan cuadros de toda índole para acompañar la estancia de los trabajadores y trabajadoras que están y llegan.

La obra, autor anónimo, tiene un marco italiano muy vistoso además

En el salón, donde además tiene su escritorio el secretario general, Victorio Pirillo, pueden verse originales de pintores locales, reproducciones muy variadas y fotos o retratos de líderes sociales y próceres, y hasta un planisferio. Esta semana quedó un espacio vacante en esas paredes, pero sin duda pasará poco tiempo hasta que otra obra ocupe su lugar.

El cuadro que falta es la reproducción de, La última cena, de Doménico Curradi Bigordi Ghirlandaio (1448-1494), con un marco italiano muy atractivo. Esta semana el STMVL le donó la obra (de autor anónimo) al padre Santiago Dithurbide, a cargo de la parroquia María Inmaculada, de Florida, y capellán del Hospital Municipal Houssay, en la misma vereda que el centro médico.

El Ghirlandaio

El Ghirlandaio -porque este no era su apellido sino que lo llamaban así, "fabricante de guirnaldas" relatan los historiadores del arte- pintó el fresco en 1476 en la Badia di Passignano, y entre 1482 y 1486 en el Cenacolo Di San Marco, en Florencia. De su técnica se nutrió nada menos que Miguel Angel, que fuera su aprendiz en 1488 aproximadamente.

Domenico Ghirlandaio (Foto Wikiarts)

Desde el STMVL quisieron reconocer el gesto del religioso que se ordenó en la década del ´80. El padre Santiago suele ir, todas las noches, por las salas destinadas al trabajo con la pandemia de COVID-19, y se interesa por los trabajadores de la salud, que como se sabe, por estos días tienen arduas batallas cotidianas para combatir al nuevo coronavirus.

"El STMVL ha donado un cuadro de La Última Cena al Padre Santiago Dithurbide de la iglesia María Inmaculada y Capellán del Htal Houssay, por acompañar a los trabajadores todas las noches" anunció el sindicato en su página de Facebook, donde además exhibe fotos del cuadro, y a Pirillo y al padre Santiago, como es usual en esta época: ambos con barbijo.

Gustavo Camps