Pudimos alcanzar un acuerdo con los acreedores que en su momento creyeron en nuestro país y la realidad hizo que se dificultara la posibilidad de pagarles”, anunció el presidente Alberto Fernández desde la residencia de Olivos. Además encabezó el acto de relanzamiento del plan ProCreAr para la construcción, refacción y ampliación de viviendas en toda la Argentina.

El ministro Guzmán, una pieza clave del acuerdo

Estamos cumpliendo con nuestra palabra de poner al país de pie”, exhortó el presidente Fernández, este mediodía, tras el acuerdo de reestructuración de deuda al que la Argentina llegó con tres grupos de acreedores: Grupo Ad Hoc de Bonistas Argentinos. Comité de Acreedores de Argentina. Grupo de Bonistas del Canje y otros tenedores.

Tal acuerdo, informaron fuentes oficiales, significan US$ 37.700 millones menos, que la Argentina deberá pagar en los próximos diez años. Según lo acordado, se permitirá el ajuste de las fechas de pago para los nuevos bonos, sin aumentar el monto total de los pagos de capital o interés.

Fernández recordó lo mal que le fue al trabajo y a la producción, por las políticas del último gobierno neoliberal. “Veníamos de dos años de caída de la economía, 25.000 empresas cerradas, desempleo creciente, pobreza que rozaba el 40%”, enumeró el Presidente. Y afirmó del nuevo contexto: “Podemos decir con tranquilidad que el objetivo que nos fijamos lo hemos logrado”.

Plan Procrear

El país que queremos -expresó luego- es uno donde el Estado se une al sector privado para desarrollar viviendas que lleguen a los que las necesitan, y donde el crédito esté ligado al ingreso de cada familia”. Y reafirmó: “Estamos cumpliendo con nuestra palabra: poner al país de pie y de que la deuda no nos impida un proceso de desarrollo para la producción y el trabajo.”

Durante la jornada, asimismo, el Presidente anunció el relanzamiento del Programa de Crédito Argentino PROCREAR. “Existen muchas familias con las que estamos en deuda” reconoció Fernández al anunciar una inversión de $25.000.000.000 este año. El fondo otorgará 300.000 créditos para construcción, refacción y ampliación. Y se realizarán 44.000 unidades de viviendas.

Cuando llegué al Gobierno -informó Fernández- quedaban alrededor de 10.000 viviendas sin terminar y sin adjudicar ¿Cómo pudo haber pasado esto sabiendo del déficit habitacional que hay en cualquier rincón de la Argentina?”, se preguntó el mandatario y valoró que “volvamos a traer esta herramienta al presente para resolver el problema de miles de argentinos”.

Las líneas de créditos personales

Fernández informó también que el anuncio estaba previsto "desde antes de que conociéramos que pudimos acodar con los acreedores”. Y reveló que "una de las preocupaciones que tenía era cómo poner en marcha un plan tan vigoroso como fue aquel PROCREAR de los últimos años de la presidencia de Cristina (Kirchner)".

Fernández reconoció que "siempre aparecía el impedimento de la deuda”. Pero explicó una visión gubernamental que, sin duda, debiera ser la que contextualice cada decisión: "Todos somos necesarios en la reconstrucción de la Argentina. Pensemos cuántas familias existen con las que todavía estamos en deuda: esa es la deuda que vamos a empezar a pagar a partir de hoy”.

Nueva edición

El mandatario destacó el rol del Estado"para impulsar la construcción y la generación de empleo en todo el país". Estuvo con la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa, y con la directora Ejecutiva de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), Fernanda Raverta.

Las líneas de créditos hipotecarios

El Gobierno nacional, explicaron fuentes oficiales, se propone recuperar e impulsar una iniciativa federal, que busca reafirmar el rol del Estado en políticas de planificación urbana y uso del suelo. La mira está puesta en "garantizar el derecho a la vivienda y promover el acceso igualitario al mejoramiento en las condiciones de vida de miles de argentinas y argentinos".

La nueva edición del programa PROCEAR tendrá una fórmula de actualización crediticia vinculada a la variación salarial (HogAr), se informó. En esta línea la visión es "proteger el ingreso de los adjudicatarios y brindar mayor previsibilidad, transparencia y claridad en el acceso a las soluciones habitacionales". Estará a cargo de la cartera de Desarrollo Territorial y Hábitat.

El programa, según se difundió, tendrá nueve líneas de préstamos (entre hipotecarios y personales). La ministra Bielsa precisó que generará aproximadamente 218.000 puestos de trabajo directos y 84.000 indirectos. Y explicó: “Permanentemente el Presidente nos recuerda que cada programa que hagamos lo tenemos que pensar en su capacidad de generar trabajo”.

Uno de los objetivos que tuvimos -reafirmó luego la funcionaria- es vincular el derecho a la vivienda con el derecho al trabajo". Esto para Bielza, asimismo, está "ligado a la posibilidad, y a la capacidad de la industria de la construcción, de poder motorizar la economía rápidamente”.

Abierta la inscripción

Entre los créditos personales se encuentran los Microcréditos, Mejoramientos Refacción, Mejoramientos Gas y Mejoramientos Sustentables. En tanto, los créditos hipotecarios se dividen en: Desarrollos urbanísticos, Desarrollos habitacionales, Construcción, Ampliación y Lotes con servicios.

martín, en nuestra región, uno de los territorios donde se licitarán obras

La nueva modalidad del plan, también difundieron fuentes oficiales, amplía las características de un grupo familiar para ingresar al programa, con el fin de que puedan calificar familias monoparentales y de bajos recursos. Además incorpora criterios de sustentabilidad ambiental.

La titular de la ANSES tras el lanzamiento consideró que "después de la pandemia va a venir un tiempo de trabajo y producción para que podamos vivir mejor”. Luego exhortó: "si algo aprendimos, los argentinos y argentinas, es que nadie se salva solo. La salida es colectiva, en comunidad. Y el Estado tiene un rol fundamental para garantizarla”.

El Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat dejó abierta en su página web (argentina.gob.ar/habitat) la inscripción de las dos primeras líneas: Microcréditos, de hasta $50.000 para pequeñas mejoras (para propietarios e inquilinos); y Mejoramientos Refacción, de entre $100.000 y $500.000.

GC