Lo presentó la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), que es querellante en la causa que investiga la desaparición de Facundo Astudillo Castro. El testigo es Marcelo González, ex cuñado de Facundo y testigo de la causa. El hombre, reveló la CPM, fue víctima de “reiterados hechos de amedrentamiento y hostigamiento por parte de la Policía de Buenos Aires”. Su familia se tuvo que mudar de Mayor Buratovich, la localidad donde vivía. El juzgado federal N 2 de Bahía Blanca dispuso la custodia de la Prefectura. Hace dos meses González fue sometido a un interrogatorio ilegal.

La policía hostiga y amenaza a Marcelo González, testigo en la causa

Mientras se espera la autopsia al cuerpo encontrado en la zona del Canal Cola de Ballena, en la localidad bonaerense de Villarino, en la causa por la desaparición de Facundo Astudillo Castro, la policía de la provincia de Buenos Aires sigue activa, no en esclarecer el caso, sino en amedrentar y hostigar a un testigo.

Así surge de la información que difundió la Comisión Provincial por la Memoria. La entidad provincial de derechos humanos es querellante institucional en la causa que investiga la desaparición –bajo la figura de “desaparición forzada”- de Facundo. Esta semana presentó un Hábeas Corpus preventivo a favor de Marcelo González.

González, informó la CPM, es ex cuñado de Facundo. Y desde que tomó estado público la desaparición del joven, González y la familia de su ex novia sufrieron “diferentes episodios de hostigamiento y amenazas por parte de la Policía” provincial. La medida se presentó y fue aceptada por el juzgado federal N 2 de Bahía Blanca.

Temor a represalias

La mamá de Facundo, en una videoconferencia con organismos de derechos humanos

La CPM denunció, por ejemplo, que González era seguido por patrulleros oficiales con las luces apagadas. También denunció que los automóviles policiales merodean la casa de González, y que, “en algunas oportunidades, se estacionaron frente a su casa sin ningún motivo”. Asimismo, reclamó que se tomen medidas urgentes de protección.

En ese sentido, el organismo recordó que, “en casos de violaciones a los derechos humanos, el Estado debe garantizar la seguridad de las víctimas, sus familiares y testigos”. En este contexto, la jueza Gabriela Marrón reconoció la gravedad de los hechos, y aceptó tratar el recurso presentado por la CPM.

La CPM también reveló que, no obstante la medida de protección, el hombre ya había decidido dejar su casa en Mayor Buratovich y mudarse a Bahía Blanca, por el temor a represalias. Y lo peor, que mientras tenía lugar la audiencia judicial, agentes policiales merodeaban nuevamente su vivienda, impidiendo que abandone la ciudad.

El organismo de derechos humanos, en esta línea informó que los hechos que dieron lugar al Hábeas Corpus no son nuevos. Y forman parte de amenazas que comenzaron al menos hace dos meses. Por caso reveló que el 26 de junio último González “fue sometido a un interrogatorio ilegal en la comisaria de Mayor Buratovich”.    

Interrogatorio ilegal

Gráfica Comisión Memoria Verdad y Justicia Zona Norte

Ese día, informó la CPM, sin autorización alguna, dos agentes de la policía bonaerense fueron a buscarlo a su casa. En la comisaría “cuatro agentes le exigieron que declare que Facundo estaba en Bahía Blanca, mientras amenazaban con golpearlo e inculparlo”.

Luego, “cuando fue citado a declarar como testigo en la causa que investiga la presunta desaparición forzada de Facundo, González narró este hecho ante el fiscal general adjunto Andrés Heim. Mediante oficio a la Fiscalía Federal N 1 de Bahía —que interviene en la causa—, se inició una investigación penal por apremios ilegales”.

La CPM pintó un cuadro aterrador en democracia. “En todo este tiempo –reveló el organismo de derechos humanos- los actos de hostigamiento no cesaron. Después de prestar declaración, Marcelo comenzó a recibir una serie de llamados intimidatorios y mensajes de teléfonos con identificación bloqueada y números desconocidos”.

“En las llamadas intimidatorias -reveló la CPM- le reiteraban en líneas generales la misma amenaza que recibiera por parte de los agentes de policía durante el interrogatorio ilegal”. Facundo Astudillo Castro desapareció de Mayor Buratovich a fines de abril, tras ser detenido por dos oficiales de la policía provincial en la Ruta 3.

La autopsia al cuerpo encontrado, en el marco de la causa que investiga su desaparición, tendrá lugar en el predio de la ex ESMA,  el martes 25 de agosto, en el laboratorio del Equipo Argentino de Antropología Forense, una institución intachable y experimentada, que determinará si se trata o no de Facundo Astudillo Castro.

GC