El Gobierno declaró ayer viernes, a través de un decreto de necesidad y urgencia (DNU), "servicios públicos esenciales y estratégicos en competencia" la telefonía celular y fija, internet y la televisión paga, informó la agencia oficial de noticias Télam. Asimismo, suspendió "cualquier aumento de precios o modificación de los mismos" hasta el 31 de diciembre. Según el DNU, además, no podrá haber aumento de tarifas sin previa autorización del Estado.

Este año no habrá nuevos aumentos en esos servicios

Mediante un decreto de necesidad y urgencia,  el presidente, Alberto Fernández, declaró la telefonía celular y fija, Internet y la TV paga como servicios públicos esenciales. Asimismo se congelan los precios hasta el 31 de diciembre. Fuentes oficiales dieron a conocer los lineamientos de la norma publicada en el Boletín oficial.

Según lo dispuesto por el DNU, tampoco podrán aumentarse tarifas sin autorización previa del Estado. Además se resolvió que el Estado recupere herramientas regulatorias. En la gestión anterior se redujeron a su mínima expresión, para priorizar el mercado y el negocio, antes que las necesidades sociales.

Comunicación, derecho humano

El DNU sostiene que “la educación, el acceso al conocimiento, a la cultura y la comunicación son derechos básicos" (Imagen Pinterest)

En esta línea, la agencia de noticias Télam, informó que en los considerandos, la disposición destaca que, durante la gestión anterior, otro DNU, el 267/2015, “derogó gran parte del andamiaje legalmente establecido en materia de servicios de comunicación audiovisual y de las Tecnologías de la Información y la Comunicación".

El DNU firmado por Fernández, también recordó que en aquellos tiempos se abandonó “la idea del acceso como un derecho humano” para esos servicios esenciales y “se los dejó librados a ley de la oferta y demanda como una simple mercancía” inclusive “contrariamente a lo previsto en la Constitución Nacional".

El decreto, además, en el mismo orden de ideas, sostiene que “la educación, el acceso al conocimiento, a la cultura y la comunicación son derechos básicos. Por eso se ha decidido que habrá planes inclusivos de prestación básica universal y obligatoria para los que menos tienen”.